Los comerciantes no conversan ni dialogan, sólo negocian

Llámense banqueros, fabricantes o intermediarios, por su condición común de capitalistas, ninguno de ellos sabe lo que es conversar con sus clientes, y sus hábitos son tales y se les desarrollan tanto que tampoco llegan a hacerlo ni siquiera con sus propios familiares; de hecho, sólo negocian con estos. 

 Por ejemplo, cuando usted le pregunta a un detallista cualquiera por el precio de alguna mercancía y él le contesta, digamos por caso, Bs.F equis, está marcándole el monto de la posible transacción a convenir según el correspondiente contrato oral o escrito de compraventa

 Por lo demás, se trata de la personalidad propia de esas personas dedicadas al lucro en una sociedad atrapada en las tupidísimas redes del modo capitalista de producción y vida. Esa personalidad camina al lado de la persona del burgués, aunque suele terminar privando sobre la persona y convertirle-trocarle-la vida en un tremendo negocio de sí para sí y por sí misma.  

Esa personalidad, pues, termina viviendo para negociar y su persona negocia para vivir  en una monstruosa simbiosis socioeconómica    sufrida y contagiada por los asalariados del capitalista y por quienes terminan trabajando para vivir [i], en lugar de vivir para trabajar. Estas últimas personas, como tales, suelen intentar en vano conversar y dialogar con sus esquilmadores sin darse cuenta que ellos tampoco practican conversación alguna, salvo en las habituales frases expresivas de sus transacciones comerciales aunque asimiladas en ambas partes a interlocuciones recíprocas fonéticamente semejantes a las empleadas como personas no comerciantes



[i]  P.D.: En Valencia, buena parte de los expendios de comida perecedera animal y otras. lo hacen sin respeto a las más elementales normas de higiene. El desamparo sanitario local es proverbial, lamentablemente, y a pesar de tener gobernantes muy chavistas, tal vez por hallarse impotentes ante su anquilosada tradición mantuana. En Valencia coexisten parroquias enteras con una desactualización civilizatoria de 100 años y hasta más años. Nos gustaría ver en Valencia unas acciones correctivas como y  con alta frecuencia diaria vemos por TV en otras ciudades.

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1099 veces.



Manuel C. Martínez


Visite el perfil de Manuel C. Martínez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Anticorrupción y Contraloría Social


Revise artículos similares en la sección:
Economía