Crítica

Crítica “Es la acción dirigida, del intelecto crítico, expresada como opinión formal, fundada y razonada, necesariamente analítica, con connotación de sentencia cuando se establece una verdad” (extraído de Wikipedia).

Los razonamientos esgrimidos por una serie de intelectuales revolucionarios respecto a la “crisis de identidad” que hoy posee la Revolución Bolivariana y el Socialismo del Siglo XXI en Venezuela (y principalmente en individuos en funciones de gobierno, que ejercen el poder como si fuera una herencia particular, sin humildad y haciéndose oídos sordos a cualquier opinión emitida desde fuera de su entorno de adulancia y “sigüismo”), son condenados en los medios de comunicación, en una especie de alteración inaceptable de la dinámica auto-impulsada por genios en el ejercicio del gobierno.

El hecho, la perdida escandalosa de las curules parlamentarias en las elecciones del 6 de diciembre pasado, es solo la “punta del iceberg” de la problemática causada por quienes han conducido este proceso de mala forma y fondo, quienes acallando las voces críticas a todo lo largo de estos últimos años, no han permitido rectificación alguna.

Ha sido una práctica permanente, acusar y desprestigiar a quien discrepa de acciones divorciadas de moral y ética revolucionaria. Siendo además un lema de estos individuos el establecer que: “no podemos denunciar hechos irregulares en este momento, debido a que podemos perder las siguientes elecciones”, y todos los años hubo de una a dos elecciones. Pero ahora se perdieron sin haberse realizado las denuncias.

Se escucha que hay un “destape de ollas podridas”, habrá que preguntar: ¿Quién tenía estas ollas tapadas?

Hoy dicen que, con nuestras opiniones, le damos armas a la oposición para acabar con la revolución. Es comprobable que quienes le han dado argumentos a la oposición y le siguen dando, son quienes con descaro han ejercido desde el gobierno acciones casadas con el capitalismo y la burguesía.

Responsables de la corrupción, hay; responsables de la pérdida electoral, hay; responsables de no combatir con eficiencia la guerra económica, también los hay. Hoy es muy cómodo inculpar al pueblo que no votó, inculpar a quienes emiten su opinión crítica desde los pocos espacios que permiten las redes y el internet.

Es hora de quitarles las mascara, condenarles y hacerles pagar penas por los ilícitos y delitos cometidos.

rlhernandezmoya@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1387 veces.



Rodolfo León Hernández Moya


Visite el perfil de Rodolfo Leon Hernández Moya para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Rodolfo Leon Hernández Moya

Rodolfo Leon Hernández Moya

Más artículos de este autor