Tercerviandante

Tercera Vía

En la política, la tercera vía es el nombre que se ha dado a una variedad de aproximaciones teóricas y propuestas ideológicas que, en general, sugieren un sistema económico de economía mixta, y el centrismo o reformismo como ideología.

En mis tiempos juveniles, haciendo los "pininos" dentro de la formación ideológica marxista, siempre estaba expectante de una reunión, alguna presentación, conferencia, foro u opinión, de políticos, economistas, cultores, sindicalistas y muchas otras personas quienes eran referentes de la doctrina revolucionaria.

Lo importante para mí, nunca me hice ilusiones, y por lo cual ahora no me decepciono en cuanto aprecio declaraciones y artículos de ciertos referentes del pasado en la izquierda, quienes se decantan por la TERCERA VÍA.

La Tercera Vía de Tony Blair, Ricardo Lagos, Bill Clinton, Fernando Henrique Cardoso y de intelectuales como Antony Giddens, planteada en la década de los ’90 del siglo pasado, fue tropicalizada en Venezuela por Hugo Chávez y quienes le han acompañado en este experimento. Hoy es mucho más visible debido a los resultados obtenidos. La "tropicalización venezolana" ha incluido ejemplarizar el sistema con la consigna "China, un país dos sistemas", obviando las condiciones objetivas de la nación China y su sociedad (la cual no pretendo analizar en este escrito).

En el empeño reformista, se ha institucionalizado un esquema de justicia social (que se vende como "socialismo") dentro del permanente Estado Unitario capitalista-burgués. Y en lo mediático a este reformismo se le llama "proceso revolucionario en construcción del socialismo". Pero los hechos muestran otra cosa. Sabemos que en el enfrentamiento con el "status quo" imperialista, en el empeño de conformar una nueva élite criolla, nuestra Nación ha sido agredida y sometida a coerciones económicas y políticas; mas la totalidad del descalabro tiene un desarrollo de mediana data, respondiendo a la teoría del Caos Programado.

En el presente, podemos apreciar el colapso tecnológico, debido a que el desarraigo de las tecnologías provenientes de Estados Unidos de América y sus sistemas de producción y control tributarios, se realizó de una manera abrupta y sin el equivalente sustitutivo que permitiera mantener en funcionamiento los medios de producción tanto en manos del Estado como muchos privados.

Las funciones de los Ministerios, Institutos Adscritos y Empresas del Estado, han decaído y en algunos casos, desaparecido. Se hace notable la debacle de PDVSA (al igual que la CVG), con el inconmensurable desmantelamiento de la gran infraestructura de producción de gas y petróleo, incluyendo sistemas de transporte (ductos), refinerías, terminales, maquinarias, equipos, embarcaciones, y hasta las edificaciones. Todo esto con el acompañamiento de pomposos Presidentes, Directores y Gerentes de la empresa, quienes entre unos y otros, nunca han presentado un resultado de gestión donde se explique dicha destrucción, amén de quienes están señalados y procesados por delitos variados, cometidos en funciones.

El aspecto social es algo peliagudo de evaluar, con avances y retrocesos, y al final comprometido con el Plan elaborado por las élites internacionales de cobrarle al pueblo venezolano haberse alzado en contra del Fondo Monetario Internacional (FMI) en febrero de 1989. Lo logrado con los enormes ingresos petroleros entre los años 2006-2014, reducción de la pobreza, incrementos de salarios y por ende del poder adquisitivo de los trabajadores, hoy presenta la otra cara de la moneda; y como siempre lo he comentado, hemos tenido 60 años de gobiernos asistencialistas, que solo han tributado efectivamente hacia la población general una porción mínima del presupuesto del Estado, aunque se muestran enormes sumas y porcentajes apreciables para los organismos ligados a la salud, la educación, la vivienda, la cultura y el bienestar social, estos dineros se quedan en algunas manos privadas como efecto de contratos, comanditas, comisiones, gastos suntuosos, negociados y diversas trampas que les ha permitido esquilmar el Presupuesto de la Nación.

En lo político, empiezan a mostrarse contradicciones y disidencias debido al establecimiento del centrismo como ideología, además de la inclusión de la formación castrense como elemento de control gubernamental. La configuración de dos polos centristas, presenta condiciones directas de la reedición del bipartidismo, del cual, quienes tenemos ideas y actuamos en pos de la revolución socialista, estamos excluidos.

Si estás palabras expresadas anteriormente, determinan que alguien actuando en defensa del adefesio de la Tercera Vía, me cataloga de traidor, contrarrevolucionario o antichavista, solo me queda llamarle a la revisión de su pensamiento y acción. Es momento de definiciones, para luego es tarde y la historia no perdona.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 676 veces.



Rodolfo Leon Hernández Moya


Visite el perfil de Rodolfo Leon Hernández Moya para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Rodolfo Leon Hernández Moya

Rodolfo Leon Hernández Moya

Más artículos de este autor