Frenazo del Crédito=Colapso del consumo

Venezuela vive una monstruosa crisis económica, posiblemente única para un país que no ha enfrentado en meses recientes, guerras convencionales o tragedias naturales de consideración. Posiblemente, la situación económica de Venezuela en este momento es si acaso comparable con la devenida en las postrimerías de la Guerra Federal que azotó al país en el siglo XIX. Aunque hoy el consenso es abrumador en cuanto al reconocimiento de la crisis –sólo un reducido grupo de quienes ejercen el poder pretende ignorar su gravedad- hasta hace muy poco muchos venezolanos negaban la existencia de tal crisis. El mejor argumento para demostrar la buena salud de la economía venezolana era señalar los notables flujos de turistas en las épocas de vacaciones, las inmensas colas para comprar en comercios de todo tipo, la ocupación de hoteles y restaurantes entre otros indicadores informales proxy del nivel de actividad económica.

¿Cómo se mantuvo esa enorme capacidad de consumo del venezolano promedio en un contexto de recesión económica, alza vertiginosa de precios y deterioro general de todos los indicadores económicos del país? Emulando al slogan de Clinton podemos decir “Es el crédito, estúpido”

¿Cuál es la realidad hoy?

A partir de una forzosa visita que realicé a un Centro Comercial por motivo de la celebración cuasi religiosa del Día de las Madres en mayo de este año, pude ser testigo del notable enfriamiento de la actividad económica en una fecha que, en años anteriores, había presenciado igualmente como un festín de consumo y compras desenfrenadas.

Este año la realidad observada fue distinta y comentaba a algunos colegas y familiares que el problema estaba en el crédito. Desde hace tiempo la economía doméstica del venezolano estaba pasando aceite, pero con el boom de crédito, la creciente bancarización y la masificación del uso de la tarjeta de crédito, los niveles de consumo pudieron mantenerse sólidos por algunos extrainings. Al revisar las cifras del Boletín Mensual publicado por la Superintendencia de Instituciones del Sector Bancario SUDEBAN puede observarse lo siguiente:

La cartera de crédito de la banca, que venía creciendo en términos reales de manera constantes en los últimos años parece haber frenado abruptamente su crecimiento. En particular, los créditos al consumo (Tarjeta de Crédito y al consumo por cuotas) crecieron 27% en un lapso de 6 meses en términos nominales. Si asumimos una inflación de 65% en ese lapso (recordemos que en Venezuela, el Banco Central no ha divulgado las cifras oficiales de inflación en lo que va de 2.015, pero los analistas muestran un amplio consenso que en ningún caso estará por debajo de 140% al cierre de año) el crecimiento del crédito entra a terreno negativo en una magnitud de 37,6%. El notable colapso de la comercialización y ensamblaje de vehículos en el país, así como la paralización de la construcción residencial privada con el exponencial crecimiento en el precio de las viviendas ha producido que los créditos destinados a vehículos y sector hipotecario, se hayan desplomado 60% y 55% respectivamente en términos reales. En períodos abiertamente recesivos de la economía la demanda de créditos se contrae fuertemente, como lo muestran las variaciones reales en los destinos microcréditos y sector manufacturero.

Es necesario recordar que el gobierno nacional estableció diferentes gavetas crediticias, que consiste en el direccionamiento obligatorio y en condiciones preferenciales, de buena parte del crédito otorgado por la banca, con base en la cartera de créditos bruta al cierre del año anterior. En este momento, más del 50% del crédito de la banca debe dirigirse de acuerdo a lo establecido en las diferentes disposiciones gubernamentales que establecen esas obligaciones:

En un contexto de baja demanda de crédito y considerando las prácticas de evaluación del riesgo que debe mantener el sector bancario, se dificulta el cumplimiento de los volúmenes de crédito dirigido por lo que las instituciones al incurrir en incumplimientos, son sancionadas por los entes reguladores.

¿La trampa de la liquidez?

La caída en la demanda de créditos no obedece a un problema de precios o costos del financiamiento. En Venezuela tenemos, por causa del proceso inflacionario que se vive en los últimos tiempos y que ha caracterizado buena parte de nuestras historia económica de los últimos 30 años, tasas de interés reales negativas. Es decir, la tasa de interés que los bancos cobran por los créditos – y por ello, las que pagan a los ahorristas- son inferiores a la tasa de inflación de la economía, lo cual hace altamente atractivo el apalancamiento con recursos del sector financiero para el emprendimiento de proyectos, para el consumo, para la expansión de capacidades productivas etc. No importa cuanto más bajen las tasas de interés en el país, eso no reactivará la demanda de créditos hasta tanto se superen otros problemas del complejo panorama económico actual. Bajar las tasas de interés no reactivará la demanda de crédito, al menos no la del crédito productivo y provocará mayor inflación. El gobierno sin embargo, parece tener incentivos para obligar a la banca a seguir financiando el consumo abaratando el crédito y relajando su otorgamiento; ojalá prive la sensatez y no llegue a tomar medidas de esta naturaleza, que pondrían en severo riesgo al sector bancario nacional. La política de intervención gubernamental en el sector bancario a través de control de tasas y comisiones, así como la imposición de gavetas obligatorias tuvo un impacto positivo en el desempeño del sector y apoyó considerablemente la etapa de expansión –con sus bemoles- de la economía en el lapso 2.004-2.011.

 

En resumen, así como la bonanza petrolera y el enorme endeudamiento contratado por el país permitió financiar una insostenible situación de bienestar material de la población, del mismo modo, una expansión del crédito a las familias mediante tasas reales negativas, permitió mantener impetuosos niveles de consumo durante varios años. La severidad de la crisis económica actual parece estar obligando a la banca a racionalizar la entrega de créditos –hace unos meses aumentaban el límite de las tarjetas de crédito con mucha frecuencia, parece que ya no- para mantener controlado el riesgo de impagos por parte de una población a la que cada vez le sobra menos (ó le falta más) dinero al llegar a fin de mes. Es muy probable que en los próximos meses se incremente la morosidad en la banca, veremos las cifras en los próximos meses.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1794 veces.



Javier Hernández

Economista (UCV). Candidato a Msc en Gerencia.

 jhernandezucv@gmail.com      @jhernandezucv

Visite el perfil de Javier Hernández para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /contraloria/a211039.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO