Chavistas que no quemarán sus visas americanas

Días atrás se le pidió al pueblo chavista que quemaran o tiraran a la basura sus visas americanas. La mayoría de nuestro pueblo vive del salario o de actividades por cuenta propia, lo cual (según mi libro de cabecera El Capital) significa que son proletariado o clase obrera.

Ocurre que quien trabaja para comer y cubrir gastos esenciales no tiene fondos para viajar al exterior, de modo que la destrucción de las fulanas visas es un pedimento que solo cabe a los altos burocratas predicadores de ideas socialistas que curiosamente se encuentran en otra clase social más elevada.

Pero la paradoja surge cuando los personajes de guayaberas rojas de lino que cuestan no menos de 20 mil bolivares y a la vez ocupan altos cargos en el Estado, confiesan su admiración por el modelo norteamericano mediante viajes frecuentes a EEUU, poniendo a sus hijos a estudiar en el norte así como abriendo cuentas bancarias y comprando inmuebles en ese país.

Hemos dicho que el chavismo no es uno sólo, pues su verdadera división no es entre las supuestas corrientes de Maduro o de Diosdado, sino una basada en clases sociales: Hay un chavismo de smoking y otro que es proletario y anda en chancletas.

Una cosa es el gobierno gringo y sus hostilidades pero otra cosa es el pueblo de EEUU el cual no es enemigo Venezuela, de hecho el intercambio entre ambos países es de muchos años en materia cultural, social y económica. En mi caso viajando a ese país aprendí su idioma, lo cual me llevo a ser traductor del partido comunista de Venezuela durante varios congresos de aquella dogmática iglesia roja en la que milité 15 años y cuyo cónclave actual no se parece a lo que pregona. También en lo laboral, desde 1998 doy clases de inglés a nivel universitario.

En fin, una vez el ex presidente de la URSS Mikhail Gorbachev dijo que escuchaba musica de los Rolling Stones, pues yo desde joven escuchaba con agrado la música de Michael Jackson luego de finalizar mis reuniones sobre marxismo en el PCV con los insignes Pedro Ortega Díaz y Jerónimo Carrera.

Si buen me fui de la iglesia roja, primero por su inefable pacto con Rafael Caldera y años después por petición de Hugo Chávez a los revolucionarios, hoy en version moderna soy más marxista que antes y sigo oyendo a Michael Jackson, lo cual para mi son elementos que pueden coexistir. Ya con madurez politica adquirida creo que el discurso del anti-americanismo es obsoleto en el siglo XXI y Venezuela debe verse en el espejo de Cuba donde verdaderos socialistas marxistas como los hermanos Castro buscan negociar la paz con EEUU.

Soy uno mas de los venezolanos de clase media que no necesitan quemar su visa gringa para ser un revolucionario, mejor contribución doy a mi patria y el género humano mediante la lucha frontal contra el burocratismo, la corrupción, las roscas de altos funcionarios, el nepotismo y otros vicios que golpean severamente a la revolución desde adentro y al prestigio del socialismo científico.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 10151 veces.



Jesús Silva R.

Doctor en Derecho Constitucional. Abogado penalista. Escritor marxista. Profesor de estudios políticos e internacionales en UCV. http://jesusmanuelsilva.blogspot.com

 jesussilva2001@gmail.com      @Jesus_Silva_R

Visite el perfil de Jesús Silva R. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: