¿Quién dijo que no había pasajes?

El bloqueo aéreo puesto en marcha por las aerolíneas comerciales extranjeras ha dejado en evidencia lo vulnerable que es Venezuela ante una medida de esta naturaleza. No se trata solamente de la imposibilidad de hacer turismo en el exterior, sino que se reduce, de manera radical, la participación de nuestros ciudadanos en eventos, congresos, seminarios o actividades deportivas internacionales.

Personalmente, no he podido asistir a impartir presentaciones en foros prestigiosos, en los cuales debería haber mostrado resultados de investigaciones relacionadas con las políticas de inclusión puestas en marcha en los últimos años. Aunque, paradójicamente, por ser excluido y no pertenecer a los privilegiados que pueden acceder a un pasaje aéreo, me resultó imposible cumplir y dejar en alto nuestra bandera.

Digo lo de la exclusión, pues las líneas aéreas han tomado una medida que perjudica a la inmensa mayoría de la población. Han decidido comercializar los pasajes hacia el exterior directamente en dólares. De esta forma, únicamente, unos pocos "elegidos" pueden acceder a un boleto que les permita salir de nuestras fronteras. Y los precios son tan elevados que se hacen impagables. Por ejemplo, para Lima rondan los 3000 verdes, un costo similar para Santiago de Chile. Y si se trata de Europa, es aun mas caro. Si eso se multiplica por la cotización del Sicad 2, entonces resulta evidente que no se pueden comprar.

Desde luego, que grandes Corporaciones, estatales y privadas, sí tienen los recursos para enviar a su personal a responder a sus múltiples compromisos en el exterior. De esta manera, la tan ansiada inclusión se va diluyendo, mientras el Ejecutivo luce indefenso y sin iniciativa para enfrentar las diferentes aristas de la guerra económica.

Hasta ahora se han llevado a cabo varias reuniones entre las autoridades nacionales y representantes de las aerolíneas. Al finalizar cada encuentro se repite, una y otra vez, que la línea aérea tal "mantiene su compromiso con Venezuela" pero, la realidad es que ese "compromiso" no se traduce en pasajes.

De igual manera, se desconoce el monto total de las divisas que estas empresas desean repatriar. Se dice que la deuda alcanza los 4 mil millones de dólares, pero no existe una cifra oficial. Asimismo, se ha hablado de acuerdos para liquidar ese monto, pero el problema se mantiene.

A eso se debe sumar la reducida oferta de las aerolineas nacionales, empezando por Conviasa, la cual elevó el precio de sus pasajes a niveles alarmantes que rondan los 60 mil bolívares para Madrid, por ejemplo. Eso sin contar el mal servicio que ha prestado nuestra línea bandera en los últimos tiempos.

Esperamos que el Gobierno Nacional brinde una respuesta a este problema, que nos perjudica como país, además de afectar nuestra imagen en el exterior. El comandante Chavez estaba consciente del enorme potencial de Venezuela por su posición geográfica, la cual nos hace atractivos para interconexiones aéreas por ser la entrada natural de América del Sur. El comandante también quería contar con una línea aérea bandera sólida, poderosa y confiable. Sin embargo, parece que esas ideas se estan desvaneciendo.

Por ahora, algo es verdad: Pasajes sí hay pero en dolares.


Revolucionario y luchador social


Esta nota ha sido leída aproximadamente 4648 veces.



Moisés Reyes


Visite el perfil de Moisés Reyes para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: