¿Sesudos analistas, críticos incómodos o caballos de Troya?

El comandante Chávez siempre calificó de sesudos analistas a los actores de la derecha, ante la crítica de estos sobre su pensamiento y acción; de alguna manera resumía en esta expresión su respuesta, pero antecedida de una prolífera y demoledora base argumental, ahora resulta, que algunos “líderes del PSUV” y del gobierno, poco permeables a la crítica necesaria que debe acompañar todo proceso revolucionario, califican a la gente que dentro del PSUV se identifican con diversas corrientes revolucionarias como “sesudos analistas” o “caballos de Troya”, esto con la intención de descalificar cobardemente la crítica desde las posiciones apoltronadas del poder, antes analizarlas y procesarlas, con la valentía y gallardía revolucionaria que nos enseñó el Comandante Chávez.

En realidad, no es necesario ser un “sesudo analista” para expresar lo que el hombre del pueblo siente en la piel todos los días en esta severa crisis por la que atraviesa nuestra patria; crisis económica, producto de una combinación de guerra económica y autogoles de nuestro gobierno en materia de economía(sintetizados en alta inflación, desabastecimiento y escasez); ya uno de los protagonistas de esta crisis, como si él no tuviera nada que ver en el asunto, Nelson Merentes, expresó en alguna oportunidad, palabras más, palabras menos, que habíamos salido raspados en economía; por otra parte, es cierto que se dio incremento en la producción de bienes y servicios en la última década, pero por debajo del consumo, esta brecha entre producción y consumo se agiganta con la estrategia del poder económico burgués al hacer desaparecer de los anaqueles cualquier producto que les dé la gana de manera programada, todo con el fin de mantener continuamente la arrechera de la gente.

Con esta estrategia se pretende cobrar electoralmente en el 2015; así que, siempre hay un producto que no se consigue, en estos momentos por ejemplo, no aparecen los detergentes y suavizantes para la ropa, solo se consigue el llamado jabón azul en pasta, del cual solo venden dos por persona, insuficientes para lavar la ropa de una familia promedio de cuatro personas; cuando estos aparezcan, desaparecerá el jabón de baño, papel toilette o la crema dental, si estos últimos aparecen, no se encontrará el desodorante; y la gran tragedia con efecto punzo penetrante en el alma, corazón y la conciencia de los ciudadanos y ciudadanas está representada por la escasez de las medicinas y repuestos de vehículos, entre estos los cauchos y baterías.

Que el PSUV, ha sido un instrumento al servicio de la mayoría de , alcaldes y altos funcionarios públicos, que ahogan cualquier crítica del poder popular a la gestión gubernamental, es una realidad inocultable; como también lo es la utilización de las UBCH solo con propósitos electorales, lo cual trajo como resulta la poca participación en las elecciones para III Congreso del PSUV, donde la mayoría de los delegados natos impusieron a su antojo todo lo que se les ocurrió en el proceso electoral interno, donde en varios estados, se desencadenó la más fina estrategia adeca de manipulación, intimidación y trampa; que al gobierno le fue fácil sentarse a negociar con la burguesía e imposible hacerlo con los sectores que arrecian la crítica dentro del Chavismo, es una realidad fácilmente demostrable. ¿A quién han llamado para escucharle?

Que la corrupción y la burocracia son entre otras, las bases del contrabando de extracción y del bachaqueo que se llevan a Colombia un poco más del 30% de los alimentos y otros bienes, criminal acción dolorosamente de carácter cívico-militar, quien lo puede negar. ¿Será que un camión cisterna de gasolina se puede llevar como un dedil en el estómago? ¿En cuántos dediles se puede dividir una paca de harina precocida? ¿Como llegan a grandes restaurantes la leche, harina y otros productos bajo el “control” del Ministerio de Alimentación? ¿Por qué no se ha incrementado la producción petrolera? ¿Por la defensa de los precios o porque no hemos construido los mejoradores de crudo, que estarán listos en el 2020?

Cualquier ciudadano medianamente inteligente sabe que en la inversión social somos los campeones, principalmente la realizada en todas las misiones, y que además, se han dado grandes avances en lo social y lo político en este proceso revolucionario, pero también sabe del estancamiento de la llamada economía social y que ahora somos más rentistas y más capitalistas; entonces quién podría demostrar lo contrario.

Todas las interrogantes y consideraciones planteadas acá solo podrán ser discernidas por una poderosa dirección colectiva, verdaderamente revolucionaria y democrática de carácter tecno político, con un marco ideológico claramente definido. ¿La tenemos?

La Dirección Nacional del PSUV, con su presidente a la cabeza debería tomar un tiempo, que nunca será perdido para convocar a todos los que hoy algunos dirigentes PSUV y del gobierno califican peyorativamente como “sesudos analistas”, “caballos de Troya” o “intelectuales de izquierda” a escucharlos, plenamente convencidos de que ellos son la voz de miles de cientos de militantes y no militantes del PSUV que no van a las redes sociales a dar a conocer su parecer.

En el 2015, se requiere la confluencia de todos los factores alrededor del Chavismo, solo con la escasa participación en las elecciones del III Congreso del PSUV, no derrotaremos a una derecha que hoy luce casi desaparecida, pero que en el rigor de la lucha de clases se unirá circunstancialmente, y se logran mayoría en las futuras elecciones parlamentarias será el principio del fin para el proceso revolucionario.




Esta nota ha sido leída aproximadamente 1674 veces.



Roger Lázaro


Visite el perfil de Roger Lázaro para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: