Cuando el “Qué dirán” es una fiera asesina

El capitalismo es muerte, desolación, robo, depredación y utiliza cualquier recurso para proveerse de todo lo que le apetece, o le hace falta a su insaciable voracidad, y para lograr esos propósitos crea cualquier cantidad de normas y leyes.  Además, justifica esos procedimientos que le permiten ejercer su hegemonía bajo un velo de legitimidad, sin escatimar razones que  serán aceptadas y a veces aplaudidas por las víctimas de esas tropelías, que no son otros que el resto de la población mundial,  incluida la Pachamama.

En nuestra sociedades empobrecidas, derivadas de seculares políticas de dominación por parte de los hegemónicos, es común ver y oír argumentos disuasivos contra cualquier tímida intensión de emanciparse o simplemente protestar contra escandalosa opresión,  la muletilla “que dirán", si tratas de defenderte del abuso hegemónico. El “qué dirán”, actúa como un comando que está colocado en la mente del pueblo oprimido, y que activa cualquier herramienta que cercena cualquier intensión de revelarse. Así como ese comando nuestra mente  tiene muchos comandos que la controlan cada vez que se hace pertinente.

El socialismo liberador y emancipador ha venido actuando como un acto de justicia, que viene a destruir la influencia nefasta que ejerce sobre nuestras vida el hegemónico “propietario” del planeta, es por ello que la campaña feroz de descrédito y calumnia acerca del socialismo produce en gran parte de la  población un  odio visceral contra los iconos de la justicia social en el planeta, como Fidel Castro, Nelson Mandela Hugo Chávez, Mohamed Al-Gadafi, Nelson Mugabi, Mao Tse Tung, el Ayatholla Jomeini, Daniel Ortega y muchos otros. Mientras la ristra malévola de presidentes de USA y de monarcas y dirigentes acólitos del imperio son  categorizados como civilistas y humanista, aun cuando, solo han regado muerte y destrucción a todo lo ancho del planeta, noten esto en Irak, Libia, Siria, Ucrania, Los Balcanes, Yemen, Sudan Palestina y otros.

Comandante, llegó la hora de hacer caso omiso al que dirán y radicalizar la revolución, el pueblo mayoritario revolucionario lo apoyará y le seguirá en esa  ruta. Los escenarios están servidos, y a la vista. Imposible concebir y aceptar tanta saña demostrada con insultantes, ofensivos y denigrantes actos de maldad, que el imperio perpetra contra pueblos enteros, niños, niñas, hombres y mujeres de cualquier edad, raza o religión, solo porque están ubicados en la diana de tiro de los deseos,  y designio del imperio y cómplices. La decisión firme de la revolución bolivariana junto con otras revoluciones de igual índole en el mundo, debe hacerse notar con fuerza y contundencia, hasta  acabar con este escenario desolador, impugnando por todos los medios no violentos posibles, resistiendo,  promoviendo y preconizando una actitud de irreverencia y rechazo total de cualquier acto lesivo a la condición humana, somos mayoría y tenemos la razón, y llegado el caso la fuerza de nuestras convicciones deberán sumarse al cierre de nuestras exportaciones de materia prima, productos elaborados y mano de obra.

La agresión  feroz, que despliega el imperio contra la humanidad, debe ser respondida con superior fuerza por parte de los pueblos justos y justicieros,  no es solo resistir hay que pasar a la ofensiva. El imperio justifica su agresión con una manida guerra contra el terrorismo, cuando ellos mismos, lo practican hasta la saciedad y con brutal eficiencia, contra la humanidad. Podemos observar, la cuantía y la variedad de ataques y su eficiencia en provocar miseria y muerte en la población en todos los aspectos ¿acaso no podemos responder contra ese tropello?

El imperio ataca la economía Argentina y pretende convertirla en un ensayo que le permitirá engullir la economía de otras naciones, con razones arbitrarias que no están en ningún código legal mundial ni siquiera soportan el más mínimo análisis, por otro lado invaden militarmente pueblos enteros con el pretexto de protegerlos de un supuesto peligro de comunismo y terrorismo de sus justos gobernantes y para salvarlos los masacran y destruyen su hábitat y su forma de subsistencia. Por otro lado, invaden sus conciencias con propaganda que  vende  al imperio como los héroes salvadores en nombre de una falsa Libertad y Democracia, con la ayuda de traidores y sátrapas que se venden por unas míseras monedas y prebendas y cuotas de poder maloliente y corrupto, así van por el mundo sembrando muerte y desolación, justificados y amparados con su aparato militar y su caterva de juristas y leguleyos que le proveen de herramientas “legales” que le permiten bloquear y humillar pueblos. Allí está el escenario, allí está el campo de batalla, no aceptemos sus políticas, y actuemos castigando de forma ejemplar donde haya que castigar, ellos no tiene la fortaleza de la cual hacen gala.

La revolución bolivariana en solos 15 años y sobre todo en los últimos meses se ha dedicado a desbaratar cada uno de sus ataques. El ataque contra la economía venezolana, dirigido a demostrar que el modelo que quiere implantar la revolución ha fallado, solo ha permitido, que en el caso del modelo cuartorrepublicano, demostrar que en Venezuela no existía ninguna economía productiva sino una economía parasitaria y de puertos, hecho que se demuestra cuando el pueblo ahora con mejor poder adquisitivo reclama sus satisfacción de necesidades ese falso aparato productivo que tanato hizo gala de eficiencia es desbordado por la demanda, y acude a la mentira para justificar su ineficiencia y patriotismo. ¿Acaso no es cierto que ni siquiera sabían gerenciar o producir con eficiencia en cien años de explotación y robo petroleros o quienes se dedicaron a meter la mano en el saco del erario público y robar descaradamente asumiendo una “calidad” de empresarios? ¿Acaso no es cierto? ¿Que siempre han depredado al pueblo con sus delincuenciales procedimientos comerciales  sumiéndolo en pobreza y miseria?  ¿Acaso, no es cierto? ¿Que con motivo de la inspección para verificar, las razones de la supuesta escases esta arrojó que estos bocones productores y empresarios ni siquiera tienen capacidad productiva y si la tienen no la usan?, y el gobierno revolucionario se ha visto en la necesidad de inyectarle recursos para que puedan cumplir con el mercado que ni siquiera cubren ellos, que tanto se jactan de seguir las nefasta ideas economicistas imperiales.

Nuestro gobierno revolucionario con el autobusero Maduro al frente ha acudido en auxilio del “exitoso” empresario de la Polar  http://wcastilloperez-oligarcastemblad.blogspot.com/2014/08/ministro-gil-desnudo-empresas-polar-y.html, para que no siga depredando y burlando al pueblo con sus inexistente eficiencia. A ello podemos agregar las ayuditas al Tunal en Lara para que produzca más huevos y abarate este producto, o  los aportes a los laboratorios farmacéuticos que tienen hasta 100 años y más operando en Venezuela y no han sido capaces de incrementar la producción al ritmo de crecimiento de la demanda, solo siguiendo directrices de sus matrices según intereses foráneos. Todo ello ha quedado demostrado por el gobierno revolucionario, que de paso debemos recordar que esta es la etapa, cuando le tocaba el turno a los cambios que el comandante Chávez había planificado para el gobierno correctivo y emancipador para la patria venezolana, y que el imperio no ha podido ni podrá destruir, mucho menos ahora,  con el Presidente Nicolás Maduro  al frente del gobierno revolucionario.

Hoy  la revolución le ha quitado la cartea a estos mentirosos apátridas opositores, que  han estado obstaculizando la justicia, el progreso, la libertad y la soberanía del pueblo venezolano. No son demócratas, no son tecnócratas, no son humanistas, no son civilistas, no son patriotas, no son dignos de llamarse venezolanos. Son salvajes, son barbaros como todos los conquistadores, razón tenía Guaicaipuru, cuando lanzaba su célebre grito de guerra. Ana Karina rote (solo nosotros somos gente).

Debemos radicalizar la revolución bolivariana y socialista, porque el mal ejemplo de la cultura capitalista neoliberal, ha llegado a pervertir hasta a los humildes ciudadanos sujeto y objeto de la revolución, es común ver gente humilde hacer delitos contra la patria o el pueblo venezolano solo por meterse unas cuantas monedas  en el bolsillo mediante la raspadera de cupos en dólares, o vendiendo en el mercado informal artículos que está prohibida su venta en este sector de la economía y con sobre precio usura y condiciones higiénicas deplorables y atentatorias contra la salud pública,  otros se convierten en contrabandistas o cómplices necesarios del mismo, todo ello con el argumento de que los demás lo hacen ellos lo pueden hacer . http://wcastilloperez-oligarcastemblad.blogspot.com/2014/08/esto-es-lo-que-le-puede-pasar-los.html,

http://wcastilloperez-oligarcastemblad.blogspot.com/2014/08/esto-es-lo-que-le-puede-pasar-los.html

Debemos castigar las faltas ejemplarmente con absoluta contundencia, para que el ejemplo surta efecto. Cuándo alguien pregunte ¿Por qué fulano está preso? o ¿Por qué le quitaron su licencia? o ¿Por qué le  quitaron su negocio?, La respuesta sea. Porque atentó contra la economía y/o la seguridad alimentaria del pueblo. La impunidad debe erradicarse de la sociedad venezolana, sobre todo del sector “productivo” que viola impunemente. Nuestro pueblo es sabio y paciente como dijo Alí Primera, reduzcamos entonces a los camaleones hasta su mínima expresión, será otro buen ejemplo que el Planeta seguirá.

 

¡INDEPENDENCIA Y PATRIA SOCIALISTA Y SOBERANA!

¡CHÁVEZ VIVE!

¡LA PATRIA SIGUE!

¡VIVIREMOS Y VENCEREMOS!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1108 veces.



William Castillo Pérez


Visite el perfil de William Castillo Pérez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



William Castillo Pérez

William Castillo Pérez

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /contraloria/a193044.htmlCd0NV CAC = Y co = US