(Locuras de "El Negro Chua")

Personal de Confianza en la administración pública

Definitivamente comprender y tratar de entender los caprichos hormonales de las personas, es un asunto bastante complicado, y mucho mas complicado se torna, cuando quien lo tienen que entenderé y comprender, posee alguna limitaciones intelectuales que determinan su capacidad de entendimiento, es decir, yo. Si; como lo han leído, esa persona soy yo, y es que, por mas que he puesto de mi parte, para no cometer algunos errores, siempre retorno al mismo punto de siempre, y es que de verdad, verdad, verdaita, verdadera lo que soy es un señor “un pajuo a tres tablas”… ¡Aja! Ahora bien; aquí viene la pregunta de las mil lochas… ¿Pajuo por que?...pues bien, permítanme tratar de explicar, en mi dialéctica mundana de barrio pobre, y con mis expresiones fuera de todo contexto, de sentido y toda lógica; mis pareceres en cuanto al tema…

Dentro de ámbito filosófico y teórico pragmático de la Sociología y; de acuerdo a las enseñanzas recién adquiridas en las aulas de clase de las Aldeas de la Misión Sucre de la enseñanza parroquializada, y de la Universidad Bolivariana de Venezuela (UBV), por este ser humano denominado “El Negro Chua”; se dice y se sostiene y es aceptada generalmente por los entendidos en la materia; que DIZQUE QUE: LA CONFIANZA se define como la creencia que se tiene en una persona para realizar actividades propias y de su índole, para ser capaza de actuar de forma adecuada en determinadas circunstancia, y que la misma, es decir, la confianza, se vera reforzada en la función del individuo ante las responsabilidades inherentes a sus condiciones humanas; o al menos eso fue lo que entendió este cristiano en su escasa capacidad de raciocinio…En sentido y en virtud de tratar de ser lo mas comedido posible, para que los que se encuadren en el contexto de estas elucubraciones mías resaltadas en este escrito, se valla a ofender, voy a dejar muy bien especificado, que lo expresado y dicho en el mismo, nada tiene que ver con los CUMPLE ORDENES de los ministerios e instituciones gubernamentales, y que el mismo solo es una reflexión que atañe, a los responsables y administradores de esas instituciones del Estado. Es por ello que, traigo a colación el caso o el tema de EL PERSONAL DE CONFIANZA.

Se trata pues de que, la desconfiguración, descontextualización, distorsión y la mala interpretación que se le ha dado al concepto: “Personal de Confianza”, han convertido la función de los servidores públicos o prestadores de servicios, en una total y absoluta aberración; porque del dicho al hecho, en cuanto a que el individuo que goce de la confianza de otro individuo para realizar ciertas y determinadas tareas o funciones inherente a su competencias; se ha venido degenerando el sentido lógico de la definición del termino CONFIANZA, y esta figura social tan noble, algunos administradores y administradoras, de las instituciones gubernamentales, con su actitud y prepotencia, la han convertido en una aberrante, humillante y descabellada figura RAMPLONA, lambiscona y sumisa de la CORRUPCION…pongamos por ejemplo, para ver si nos entendemos; lo siguiente:

Para no entrar en controversias con los lambiscones y lambisconas, me voy a permitir para dar este ejemplo, realizar una cita muy textual de los expertos en la materia. Cito

Se dice que: “Se entiende como personal de confianza o de dirección, aquel trabajador que por su capacidad, por su cargo y por las funciones que presta, tiene una gran responsabilidad dentro de la estructura administrativa de las instituciones, en cuanto poseen mando y jerarquía frente a los demás empleados”.

Ahora bien “El Negro Chua”:

Pues bien, tal pareciera que dentro de las instituciones del Estado, los administradores, encargado y responsables de las mismas, están dispuestos y decididos a acabar, con todos los protocolos habidos y por haber de los principios fundamentales de las funciones propias de un personal de confianza, para convertir al servidor publico o el prestador de servicio publico, en una figura gubernamental, meramente aguantador de sus y sostenedor de los actos de corruptelas que los primeros realizar, convirtiendo a las instituciones del Estado, en simples figuras decorativas de la administración publicas, puesto que los prestadores de servicio o empleados o funcionarios publico del mas bajo nivel, por no perder el diezmo sacramental de nuestra señora la quincenas, guardan silencio ante los desmadres de su patroncitos…

Por ahí existe una ley que habla de la simplificación de tramites administrativos; pero, es tanto el poder que ejerce el temor de perder la teta de nuestra señora la quincenas, que en las instituciones gubernamentales se impone por encima de cualquier ley, código, reglamento o convenio que exista, el criterio particular de quien ejerce el cargo de administrador de la institución a la que usted se dirija para realizar alguna diligencia de emergencia, puesto, que “EL PERSONAL DE CONFIANZA” labora en las instituciones del estado, en lugar de cumplir con sus funciones, como lo establecen la normas legales de las funciones administrativas, pues lo señores y mas que todo las señoras, solo se limitan a cumplir las desordenes del administrador de turno…

…Seguro estoy que me van a patear, porque a nadie le gusta que se le coman el queso, porque si la culpa es de la vaca, entonces quien fue que mato a Aureliano Buen Díaz, cuando que la muerte era para Santiago Nasar en la crónica de una muerte anunciada…

Estas son parte de mis locuras, a conciencia

CHAVEZ vive, en la consciencia y en la memoria de todos los pueblo pobres del mundo


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3720 veces.



Jesús Chua Espinoza


Visite el perfil de Jesús Chua Espinoza para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: