Para el MOTEP- MoMAC la tarea principal de los trabajadores/as de la economía popular

Es el combate al burocratismo

Ante la penosa situación por la que atraviesan los/as trabajadores/as de la economía popular se asume el Movimiento de Trabajadores/as de la Economía Popular (MOTEP), en estrecha alianza con el Movimiento de Medios Alternativos y Comunitarios (MoMAC), como el instrumento de lucha fundamental de este sector del pueblo trabajador de la ciudad capital; en primer lugar, para poner en evidencia que las pésimas condiciones de vida y de trabajo que padecen son consecuencia directa de la negativa gestión que ha desarrollado la parte de la burocracia municipal (INMERCA, Dirección de Economía Informal y Dirección General de Control Urbano) a la que le compete las funciones de  relacionamiento con el sector de la economía popular; en segundo lugar, para poner de manifiesto que, por encima de cualquier consideración, son trabajadores de esos que se sudan el cuerpo para llevar el sustento diario a sus hogares, trabajadores  no asalariados, por cuenta propia y con ingresos precarios ; y en tercer lugar,  para dejar sentado su compromiso militante y solidario con la Revolución Bolivariana, con el liderazgo del Comandante Chávez y con el esfuerzo colectivo  que viene desplegando la mayoría del pueblo trabajador venezolano por el forjamiento de una sociedad superior caracterizada por relaciones  sociales en las que prevalezcan valores humanos antes que intereses mercantiles.

La acción negativa del burocratismo municipal sobre los /as trabajadores/as de la economía popular se expresa de distintas maneras según sea el área, sector o rubro en el que actúa, pero en todos los espacios se refleja en la descalificación permanente y en el desconocimiento de su condición de trabajadores, tildándolos como cuasi delincuentes, negándoles el derecho a organizarse y a autogestionarse, y a considerarlos como menores de edad incapaces de tomar decisiones pertinentes; todo un cúmulo de atropellos que conllevan a la violación sistemática y flagrante de numerosos artículos de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela., con el agravante de que esta errática práctica la realizan los burócratas en nombre de la Revolución y del Socialismo; dicha práctica burocrática se manifiesta, en términos concretos, en:

- En las Ferias  y Centros de Trabajo de la Economía Popular,  con el desconocimiento de los acuerdos suscritos con la Administración Municipal anterior (gestión Bernal) que contemplaban, entre otros compromisos, el desarrollo de un plan de promoción (en los Medios del Estado)  de estos espacios de tal manera de estimular la afluencia de usuarios a los mismos; la concepción y  aplicación de unos Decretos- 61y 62-írritos en su origen y de naturaleza anticonstitucional pues pretenden cercenar y coartar el derecho al trabajo; en la pretensión de aplicar un Contrato de Concesión leonino en la que se le asigna, prácticamente, al trabajador la condición de empleado de Ia sociedad mercantil INMERCA pero sin los beneficios que ello implicaría; tomando como base jurídica el mencionado Decreto 62 se pretenden legalizar unas llamadas Juntas Administradoras, conformadas “dedocráticamente” y aún así con preeminencia de funcionarios de la burocracia; se les niega el derecho a los trabajadores a organizarse en Consejos de Trabajadores/as con la intención de impedir el proceso irreversible de la autogestión  y la instauración del Poder Popular. Y por último, la burocracia, en estas Ferias o Centros, “masajea” la idea de los proyectos socioproductivos pero con tanto desánimo que evidentemente lo que resalta es su no creencia en los mismos y en consecuencia, el resultado, ha sido el más rotundo fracaso.

- En cuanto a los “Manteleros”, son en su mayoría trabajadores que desertan de las Ferias en virtud de lo poco productiva que estas resultan ser, no quedándoles otra alternativa que retornar a las calles, a donde no quieren regresar, pero al no tener otra salida quedan sometidos o a merced de los policías matraqueros o ladrones.

- Con relación a los/as trabajadores/as de los Rubros, en especial a los/as “Perrocalenteros”, la burocracia los/as tiene sometidos/as a un régimen por demás oprobioso que los obliga a estar junto al puesto de venta por más de 10 horas diarias sin posibilidad de moverse incluso para hacer sus necesidades fisiológicas so pena de que les quiten el permiso, el cual, por cierto, anteriormente, se otorgaba por un año y ahora cada tres meses, manteniendo así a los trabajadores en una zozobra permanente; los lacayos de la burocracia pretenden imponerle a los trabajadores el aporte de una “colaboración” semanal bajo la justificación de que con lo recaudado se adquiriría máquinas y material de oficina para la flamante Dirección de Economía Informal ahora llamada Social; a los trabajadores/as de algunas parroquias, en especial a los del Recreo, les han impuesto un sistema de rotación semanal desconociendo  el tiempo y el trabajo que les ha costado construir una clientela y  crear un punto de venta, todo ello bajo la amenaza de que pueden perder el permiso correspondiente; en El Recreo, en menos de un año, a más de 22 trabajadores/as se les revocado el permiso; en el fondo, lo que tiene planteado la sesuda burocracia es eliminar esta actividad en base al criterio de que la misma no se corresponde con la tradición alimentaria de los venezolanos, semejante absurdo es equiparable a la decisión que tomaría la burocracia respectiva de prohibir la práctica del beisbol en Venezuela porque no es un deporte oriundo de nuestro país  o erradicar el consumo del mango porque este autóctono de aquí y comenzó a cultivarse en el territorio nacional en 1861, proveniente de la India. Si, esta es una burocracia que además de inepta es inculta.

- Así mismo en los llamados “mercados de cielo abierto”, han pretendido desalojar a trabajadores que tienen incluso más de 40 años en esa actividad, como es el caso de los de la Avenida Andrés Bello, sin ofrecerles alternativas válidas salvo la de ofrecerles incorporarles a las alicaidas Ferias o Centros de Economía Popular. Es una burocracia incapaz de dialogar con los afectados y mucho menos ponerse en los “zapatos” de los demás, claro como tienen garantizada su quincena más el consabido “ñemeo”, que les va a motivar conversar con los/as trabajadores/as

Por estas razones, más otras que serán expuestas en próximas  oportunidades, para el MOTEP-MoMAC la lucha contra el burocratismo  enquistado en el gobierno municipal pasa a constituirse en un eje fundamental de nuestra razón de ser estratégica, conscientes como estamos del nefasto papel que han jugado las desviaciones burocráticas en todos los procesos revolucionarios que se han planteado transformar las sociedades, muchos de los cuales han sido obstruidos y truncados, precisamente, por la acción perversa de la burocracia, que siempre dice  actuar en nombre de la Revolución. Estamos claros que con el imperialismo y sus lacayos locales no se debe ni se puede bajar la guardia, y allí siempre estaremos prestos para aportar nuestro concurso, pero igualmente estamos más que prestos  para darle combate a una burocracia que cual “ caimán en boca e’ caño” siempre está dispuesta a clavarle sus fauces al pueblo trabajador, que en el caso concreto de los/as trabajadores/as de la economía popular son muchos más de miles de miles pues están ubicados no sólo en Caracas sino en todas las ciudades del país, en muchas de las cuales están sometidos también a los más viles atropellos.

miguelugas@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1811 veces.



Miguel Ugas

Miembro de la coordinación nacional del MoMAC

 miguelugas@gmail.com

Visite el perfil de Miguel Ugas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Miguel Ugas

Miguel Ugas

Más artículos de este autor