Nombran jefe de las Fuerzas Armadas al general que capturó a Zelaya

René Arnoldo Osorio Canales

René Arnoldo Osorio Canales

Caracas, 27 Ene. AVN .- El presidente de Honduras, Porfirio Lobo, cumplió este jueves un año de gestión en medio de protestas contra su gobierno y nombró jefe de las Fuerzas Armadas al general René Osorio Canales, quien dirigió la captura y el destierro del mandatario constitucional Manuel Zelaya durante el golpe de Estado del 28 de junio de 2009.

Mientras tanto, el propio Zelaya aseguró en una carta que en estos últimos 12 meses empeoró la situación económica, social y política del país.

Osorio Canales fue nombrado como jefe del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas después de varias semanas de tensión y especulaciones con respecto a quién sería designado en ese cargo, destacó el portal del Frente Nacional de Resistencia Popular (FNRP) y la Red Morazánica de Información, reseño la agencia Telam.

Para hacer posible su nombramiento, agregó el reporte, Osorio Canales debió ser integrado "de manera expedita" a la Junta de Comandantes, requisito que hacía falta para poder ascenderlo, lo que generó malestar en otros militares de mayor antigüedad.

La información fue corroborada por el abogado Hugo Suazo, exviceministro de Seguridad, quien recordó a un canal de televisión local que Osorio Canales fue el encargado de ejecutar el arresto y el posterior destierro de Zelaya el 28 de junio de 2009, lo que le habría valido el visto bueno de Lobo.

El abogado también aseguró que Osorio Canales es un hombre de confianza del general Romeo Vásquez Velásquez, que condujo el golpe de estado contra Zelaya como jefe de las Fuerzas Armadas y quien aún "mantiene una influencia decisiva dentro del estamento militar".

Osorio Canales, egresado de la Escuela de las Américas estadounidense, sustituirá a partir de mañana a Carlos Cuéllar, quien había reemplazado interinamente a Vásquez Velásquez, que luego fue designado por Lobo al frente de la estratégica empresa de telecomunicaciones del Estado, Hondutel.

Por su parte, el contralmirante José Eduardo Espinal Paz hizo evidente el malestar militar al decir públicamente que su antigüedad "es la número uno de todo el grupo en servicio activo".

En tanto, desde tempranas horas de esta mañana miles de manifestantes afines al FNRP se desplazaron desde la Universidad Nacional Pedagógica de Tegucigalpa rumbo a la Corte Suprema de Justicia, que estaba rodeada por la policía, y se estimaba que la marcha podría culminar en el aeropuerto Toncontín, informó el diario local La Tribuna.

Además, grupos de campesinos, organizaciones del magisterio y miembros de la resistencia realizaron tomas de carreteras en puntos claves de Honduras en contra de la política del gobierno, informó el diario hondureño La Prensa.

Entre esos bloqueos sobresalía, según el periódico Tiempo, el del paso entre la ciudad de San Pedro Sula y el litoral atlántico, a la altura del Puente La Amistad, en la localidad El Progreso, en demanda, entre otras, de la promulgación de un nuevo decreto que autorice las expropiaciones de tierras para sustituir el que la Corte Suprema consideró "inconstitucional" a pedido de la federación de ganaderos.

“Nuestra manifestación de hoy conmemora un año de lucha continua, celebra el espíritu combativo de los hondureños y exige de manera vehemente que se eliminen las trabas para el retorno seguro del compañero Zelaya y los demás exiliados y exiliadas políticas”, indicó un comunicado del FNRP.

La Resistencia también abogó por una solución de la crisis que vive Honduras “cesando la represión y la persecución política” que sufren su pueblo y los que fueron desterrados a raíz del golpe de estado de 2009.

Por su parte, Zelaya hoy dio a conocer una carta en la que afirma: "El balance del gobierno de Lobo a un año de mi exilio forzado e ilegal muestra resultados desalentadores y negativos".

Al asumir el gobierno, Lobo permitió ese mismo día la salida de Zelaya de la embajada de Brasil en Tegucigalpa, donde estaba refugiado. El exmandatario reside hoy en la República Dominicana.

"El desempeño económico del país ha sido negativo, con todos los indicadores básicos mostrando declive, endeudamiento, aumento de la canasta básica, combustibles, energía eléctrica, y con la inseguridad jurídica y el crimen que han convertido a Honduras en uno de los tres países más violentos del mundo", continúa la carta de Zelaya, actual coordinador general del FNRP.

El exmandatario sólo reconoce como positiva la reciente reforma al artículo 5 de la Constitución que realizó el Congreso para permitir la reelección presidencial.

Paradójicamente, la intención de Zelaya de efectuar una consulta para evaluar la posibilidad de convocar a una reforma constitucional que incluía la reelección presidencial fue utilizada por los golpistas como excusa para romper el orden institucional.

Una encuesta divulgada este jueves por el periódico hondureño La Tribuna asegura que "la inseguridad, la delincuencia, el alto costo de la vida y el desempleo" son los principales problemas que más resiente la población de Tegucigalpa a un año de la posesión de Lobo, quien tampoco logró reincorporar a su país a la Organización de Estados Americanos (OEA), tal como se propuso al asumir el cargo.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 7765 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter