Pildoritas 339 (año 02)

UNA PAYASADA CON FACTURA GRINGA

La verdad que no sabe uno cómo llamar lo sucedido en Honduras, si una mascarada, una patraña, una jugada magistral del Imperio para mantener un enclave colonial en Centroamérica, tanto que si en otro planeta existieran seres inteligentes deberían estarse riendo de nosotros los terrícolas, por lo que aquí sucede, pues es más que inconcebible que después de veinte siglos se estén dando espectáculos ilógicos como el de que regresen de nuevo a nuestro continente, los gorilas y lo que es peor bajo la protección y la anuencia de la que se ha dado en llamar la democracia más perfecta del planeta.

Lo de ese pobre país, pobre por lo que le espera, pero también por su maltrecha economía, es un terrible antecedente que puede retrotraer a América Latina a épocas que se pretendían superadas.

En ese país el imperio no tiene mucho que buscar desde el punto de vista de la urgencia que más temprano que tarde tendrá por las carencias energéticas y acuíferas que se colocan cual espada de Damocles sobre su cabeza, pero si le sirve de plataforma como lo va a ser Colombia para desde allí repetir lo que ya es costumbre en ellos, lo de Irak, Afganistán y tantos otros países.

No por otra razón el gobierno gringo guabinió de tal forma desde el fatídico 18 de junio, para mantener una situación de facto y ahora salir de primeros a reconocer una payasada como la que por cierto CNN, se desvive en presentar como un triunfo de la democracia ocultando a ex profeso, la enorme abstención que hace ilegítima una fraudulenta elección realizada sin observadores ni testigos, que pudieran dar fe de la realidad que de allí surgiese.

LOS BOLIVARIANOS Y LOS MEDIOS PRIVADOS

Con la poca o casi ninguna información de los medios de la Oligarquìa, sobre los incuetionables triunfos de nuestros atletas en los Juegos Bolivarianos, queda evidenciada, no solo la falta de patritismo producto del odio exacerbado contra todo lo que les huela a revolución y más si lleva implísita la impronta sagrada del bolivarianismo, sino que también mostraron lo brutos que son, al no ser capaces de ponerse a pensar que detrás de los atletas hay un numeroso contingente de personas, entre familiares, admiradores, fanáticos y pueblo en general, que no dejó de percibir tanta canallada por parte de unos medios que cada día se hunden más en su propio estercolero.

Buena estuvo entonces la decisión del Presidente de trasmitir en cadena nacional el acto de condecoración de nuestros héroes de oro como los llamó, lo cual deja bien claro que las cadenas es un recurso al que prácticamente se ve obligado el Gobierno revolucionario para enterar al pueblo de asuntos tan importantes y trscendentes como el triunfo apoteosico de nuestra delegación deportiva a los Bolivarianos.

Estos hechos dan pie para preguntarse; ¿por qué no existe una norma que obligue a los medios a informar de manera objetiva y completa sobre hechos de la importancia de los juegos y más cuando se rompen records en medallas y de marcas?, En ese caso no se esataría yendo contra la libertad de expresión sino que simplemente se estableceria como elelemntal el que los medios no oculten ni minimisen algo que es de importancia nacional e internacional.


yuviliz40@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1390 veces.



Saúl Molina Z.


Visite el perfil de Saúl Molina para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: