Hay que incluír en la "Nueva Ética Socialista" los derechos de las generaciones futuras

HAY QUE INCLUIR EN LA “NUEVA ETICA SOCIALISTA” LOS DERECHOS DE LAS GENERACIONES FUTURAS.

En base a la iniciativa de la Fundación Cousteau de promover una campaña para pedir la adopción por las Naciones Unidas de la CARTA DE DERECHOS PARA LAS GENERACIONES FUTURAS. En ella se demanda el reconocimiento mundial de unos de los objetivos fundamentales del movimiento ecologista: la conservación del patrimonio ambiental, en igual o mejor estado del heredado de los antecesores, para las siguientes generaciones, ha motivado a plantear dentro del marco referencial del socialismo, profundizar la “NUEVA ÉTICA SOCIALISTA (NES)” incluida en el : PROYECTO NACIONAL SIMON BOLIVAR (PPS)” que garantice los derechos ambientales como el mas significante de los derechos de las generaciones futuras del latinoamericano y el caribe.

Lo que se trata es mejorar la calidad de vida como una obligación para preservar el grado de bienestar para las generaciones presente. Sin embargos, con esas acciones se puede inferir que es una forma de garantizar el nivel de vida de las generaciones futuras. De igual manera el concepto de calidad de vida en sentido general esta altamente correlacionado con la necesidad de protección ambiental como elemento fundamental para la vida humana presente y así evitar riesgo en las generaciones futuras.

Esto ha motivado a la generación presente en algunos países a establecer en la Constitución intereses ambientales de la generaciones futuras, como el instrumento internacional “Declaración sobre las responsabilidades de las generaciones actuales con las generaciones futuras” adoptada en Noviembre del 97, que incluye la conservación del entorno dentro de niveles de calidad para que lo disfruten, inclusive lo que todavía no existen, también se ha incluido en Legislaciones Federales y en otros en instituciones representativa. Esto indica que se debe de incluir en el PPS y en la NES, el derecho de la generación futura. No se debe desestimar nada que los afecten, simplificándole con enunciado éticos-jurídicas, que se puede concebir como solidaria con su nivel de vida. Esto no lleva a internalizar voluntariamente, que antes de tomar cualquier decisión comunitaria deberá revisarse las consecuencias que tendría para las generaciones futuras, estableciendo limitaciones que permita clasificarla como injusta.


También existe una alta correlación entre derecho, ambiente y solidaridad intergeneracional. Esto quiere decir que los derechos ambientales, que se implementen deben estar orientados a dejar un planeta en condiciones de habitabilidad ambiental digna y favorecedora de la calidad de vida para los seres humanos presente y los que están por venir. Es menester conceptuar los límites de intergeneracional, a objeto de establecer el concepto de responsabilidad y pertenencia, y en ella se puede deducir que cada intergeneracion por obligación de solidaridad humana con la naturaleza, constituye el contenido esencial de los verdaderos valores temporales, presente y futura.

Además, se debe de entender que los derechos de solidaridad ambiental son fundamentalmente una herramienta imprescindible para la supervivencia de la humanidad; la naturaleza, a la que pertenecemos como seres vivos, tiene un valor que infiere el derecho ambiental de las generaciones futuras, solidario con un principio de sobrevivencia de la especie humana. Los bienes naturales son compartidos por todos los habitantes del planeta, y por los hijos que aún no tienen, y éstos son cada vez más escasos y limitados. Sin uno sano y recto criterio de equidad en la distribución actual y prudente consumo la especie misma se verá comprometida en el futuro por escasez de recursos imprescindibles para la vida. De esta forma, solidaridad y ecologismo interactúan hasta convertirse en lo mismo en sentido general.


Colectivamente se comparte el planeta como algo común, fijo y limitado ámbito que se debe de tratar como un sistema vivo, mediante vocación proteccionista y conservacionista. Contemplar el medio como dotado de valor en sí, e incluso incluyendo el carácter elemental de contexto de subsistencia del ser humano como especie viva sobre la tierra. Si se cuenta con las más grandes áreas de biodiversidad del planeta como lo es la “AMAZONÍA“ se hace imperioso implementar los derechos de la futura generaciones y que a nombre de los que todavía no han nacido, evitar el arrebato del imperio; so pretexto de garantizar la protección ambiental y los derechos de las futuras generaciones.


(*)Ing.

basilioalezama@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3190 veces.



Basilio A. Lezama M.(*)


Visite el perfil de Basilio Lezama para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: