Hay que construir al Socialismo mediante estrategias victoriosas

El Socialismo es un concepto tan complejo que en sentido general, el Estado Socialista es Política y la Política es el Estado Socialista. Para entender y comprender lo anterior expuesto, es menester analizar la política ejercida en sentido específico, en el cual se puede relacionar los actos y las motivaciones políticas, es como analizar la diferenciación entre amigo y el enemigo. Se concibe como un criterio y a medida que se derive de otro criterio, debe representar para los políticos un criterio mas profundo, concertado. De tal manera, con la profundidad conceptual lo específico de la política se transforma en la política en sentido general. Es allí donde el Estado Socialista y la Política en general, las diferencias entre ella, son insignificantes.

Conceptualmente la diferencia entre el bien y el mal, concebida como una contradicción, son todo lo que se considera individualmente como lo bueno y lo malo.. Sin embargo, la percepción individual del bien al igual que lo malo, tienen cosas verdaderas y falsas. Ha medida que se profundice conceptualmente, en lo falso del bien y en lo malo se descubra cosas verdaderas, en ese sentido la profundización conceptual radica, en que el concepto tenga más cosas verdaderas. Esto quiere decir; el enemigo político no tiene porqué ser moralmente malo; no tiene por qué ser estéticamente feo; no tiene por qué actuar como un competidor económico y hasta podría obtener ventajas al negociar con él. Es simplemente el otro, el extraño, y le basta construir algo distinto y diferente probablemente en un sentido existencial especialmente intenso.

Existe la posibilidad de entender y comprender correctamente al opositor, al mismo tiempo reconocerle el derecho de participar y juzgar, aunque sea por colaboración o participación coexistenciales. Al considerar la posición extrema, el conflicto, esto se puede resolver entre los propios participantes. Cada uno de ello por si mismo puede decir si la diferencia con el extraño, representa una forma existencial propia, y en consecuencia es aceptada o rechazada para preservar la propia. En la realidad psicológica, al enemigo se le trata moralmente malo, estéticamente feo. Mientas que la diferenciación política es más significante, porque se basa en la diferenciación valorativa a nivel específico.

Consecuentemente, también es válida lo contrario: el que moralmente es malo, estéticamente feo o el que desarrolla actividades económicamente negativa, no tiene por qué ser enemigo; al mismo tiempo el que es moralmente bueno, estéticamente bello o económicamente útil no tiene que ser necesariamente amigo en el sentido específico, esto es la palabra convertida en política. La objetividad del concepto político puede percibirse como el nivel de lo verdadero (lo común) Se hace necesario analizar las diferencias y comprenderla con el fin de identificar en ella vestigios de lo verdadero.

En base a la estructura conceptual, conformada por objetivos, alternativas, selección de alternativas y la inferencia futura. Kaplan formular un conjunto de reglas básicas para que los actores decidan en las estructuras conceptuales (entre alternativas) para tratar de alcanzar lo que en Teoría de los juegos se denomina “Una estrategias victoriosa” que consiste en ejecutar las siguientes acciones. 1) Actuar para incrementar el nivel de conocimientos. 2) Luchar antes que dejar escapar una oportunidad para incrementar el nivel de conocimientos. 3) Dejar de luchar antes que eliminar a un opositor principal, necesario para mantener el equilibrio de poder. 4) Actuar para oponerse a una coalición o a un opositor que tiendan a asumir una situación de predominio frente al resto del sistema. 5) Actuar para obligar al actor y al opositor (ambos actores) acepten principios organizativos ideológicos conciliando las diferencias. 6) Permitir que los opositores nacionales que han sido vencidos o forzados en algún sentido, darle la oportunidad que vuelvan a entrar en sistema, sin miedo y con las reglas claras e incorporar a nuevos actores, como interlocutores válidos.

Una de las estrategias exitosa, es sin duda alguna la de incorporar a nuevos actores políticos, porque ellos representan la aplicaciones de nuevas ideas, nuevos métodos, metodología y conceptos, como lo que indica Kaplan. Es hora que los políticos capitalistas – socialista del Zulia, que no se mueven si no se presionan, se mueven lentamente, son los mismos que durante más de diez años, no se ven sus logros. Aunque no son todos, pero existen como piedras, se le pide que den pasos para que nuevos actores como verdaderos socialista, enfrenten con voluntad y en cooperación para resolver los problemas de sectores de la comunidad como la Parroquia Olegario Villalobos del Municipio Maracaibo, que por un lado representen la clase media baja y por otro lado sectores empobrecidos inmersos en el urbanismo.


basilioalezama@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1642 veces.



Basilio A Lezama M.


Visite el perfil de Basilio Lezama para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: