La humildad del saber...

Leemos con detenimiento el artículo de Antonio Aponte, Asombro y Revolución; para entender este proceso y reafirmar la marcha es inevitable leer, estudiar, reflexionar las ideas expuestas en UN GRANO DE MAIZ, todos los días. No deja de sorprendernos las reflexiones en esta columna y hoy por hoy pasa a ser de consulta obligatoria de todo revolucionario, más aún si se siente la necesidad de aportar un grano de arena en esta batalla de ideas que se libra palmo a palmo contra la más poderosa maquinaria imperial, quien no lo asuma así, allá con su equivocación. Igualmente como es imprescindible detenerse a pensar sobre las reflexiones del comandante, convertidas en lineamientos políticos del líder de la revolución; se necesita activar los mecanismos de reflexión colectiva que aporte la riqueza creadora producto del debate, de la discusión entre camaradas y de la asunción de postulados altruistas que se caractericen por lo extraordinario, en medio del avance de la tecnología, esta herramienta de Internet se convierte en la principal enemiga del propio imperio capitalista que la creo para convertir al mundo en una aldea. Volviendo al tema que nos ocupa, a este llamado están obligados todos los compañeros pertenecientes a la vanguardia, fundamentalmente los que cumplen funciones de dirección del estado; definitivamente es una necesidad cambiar no solo la esencia sino también la apariencia en la forma como se ejerce el gobierno y la humildad conque se asume el poder. Y se necesita lograrlo en hechos prácticos; un funcionario socialista está más comprometido que nadie a abandonar cualquier tipo de privilegio. Nadie puede negar lo difícil que es actuar de esta forma y menos en un país rentista, petrolero, con importante fluidez de riqueza y recursos, he allí la grandeza del intento y del logro, tal como lo acota Antonio Aponte en su artículo.

No es sencillo desprenderse de los privilegios propios del poder, la oligarquía ha sido sumamente habilidosa en eso de manejar las emociones, las desviaciones consumistas, la banalización y la adoración de lo superfluo; solo la revolución, solo ese acto mágico lleno de acciones altruistas, motivadas fundamentalmente por el espíritu, es capaz de cambiar el rumbo de la historia...de hacer lo extraordinario ordinario y cotidiano. ¿Como lograrlo? Justamente es allí en donde la acción de la vanguardia tiene que llenar de ejemplo la patria toda y el gobierno está obligado a cubrirse con el manto de la humildad y la humildad es un acto de profunda sabiduría, lo que indica que debemos estudiar mucho todos los días para llegar a ese nivel.

A pesar de la poderosa putrefacción en la cual la cuarta república sumió al estado venezolano, nosotros los revolucionarios estamos llamados a romper con todo viejo paradigma. Coincidimos con Aponte en las dificultades que confronta asumir como acto de vida, como acción cotidiana un comportamiento basado en la humildad y por ende en la sabiduría, coloquemos ejemplos sencillos: Si un ministro, Gobernador, Alcalde u alto funcionario rompe con toda la parafernalia que rodea el poder y asume actos de heroísmo en el ejercicio del trabajo voluntario, seguramente este ejemplo será seguido por muchos. Si un alcalde que es uno de los funcionarios que en el interior del país tiene mayor incidencia en la vida de los pueblos, solo basta ver el esquema de la cuarta república, los alcaldes eran una especie de reyezuelos intocables en los pueblos, dueños de todo, que ejercían su mandato en una especie de potrero con acciones a veces similares a la del semental más fuerte, eso era en la cuarta, con alcaldes de derecha, ahora supongo que esto no debe ocurrir, menos en la gestión de alcaldes que se dicen ser socialistas, aunque nos sigue preocupando la terrible afición por las ferias y fiestas, bochinches consumistas capitalistas, en mi humilde opinión. No obstante, se preguntarán ustedes porque mi insistencia en el tema de los alcaldes, sencillo, es el funcionario que está más cerca del pueblo y en el interior eso se nota demasiado e incide en la formación de la población. Usted llega a cualquier pueblo del interior del país y los vecinos conocen de cabo a rabo la vida de su alcalde, más lejano está el gobernador y los ministros, sus ejemplos habrá que verlos por televisión, pero hay que verlos, es una necesidad tomar las recomendaciones de Aponte y ojala los gobernadores y alcaldes pudieran escribir sus ideas sobre el particular.

Decíamos lo de los alcaldes, porque el propio presidente se ha quejado, y con razón, del bajo nivel político de buena parte de nuestros alcaldes; muchas veces no es que ellos sean malos y contrarrevolucionarios per se, simplemente no saben que hacer, cómo hacer el socialismo, y eso, es evidentemente una debilidad a corregir ¿Porqué sucede esto? Bueno porque el proceso está justamente dando esos pasos de profundización y hasta los momentos los alcaldes que tenemos, salvo excepciones, son aquellos que mayor capacidad de movilización tuvieron en las elecciones internas del PSUV, y cuando hablamos de capacidad de movilización estamos hablando de recurso financiero; bueno, con esos datos ustedes sacan las demás conclusiones.

Volviendo al tema del trabajo voluntario que sugiere Aponte, nos ubicamos en otra instancia más pequeña aún y es la instancia regional, nos referimos con respecto a la nacional, es decir, los gobernadores...algunos gobernadores se quejan seguramente que los alcaldes no hacen el trabajo y que eso es producto del bajo nivel político de los cuadros que están al frente de las alcaldías, sin embargo, el gobernador socialista de cualquiera de los estados está moralmente comprometido a impulsar el socialismo en su región y en la estructura de mando deben ser los jefes de sus respectivas regiones, lo que indica que si los alcaldes no están cumpliendo con los lineamientos, la responsabilidad de esa falla también recae sobre los gobernadores, son los jefes de los alcaldes, a pesar de la ley burguesa de la descentralización. Esto no puede ser para atenerse solo a las formas, al contrario, debe ser para actuar en consecuencia y convertir la acción revolucionaria y voluntaria en actos de carácter institucional.

Es vital para el sector revolucionario que se desencadene un conjunto de acciones que hagan ver el desprendimiento de quien está al frente del estado cumpliendo con una responsabilidad de gobierno, es decir, que está en la vanguardia del proceso. Esto no ocurrirá por si solo, se requiere para lograrlo de la puesta en práctica de un conjunto de acciones coordinadas que motiven e incentiven dichas acciones. Fidel y El Che cortando caña, construyendo casas, escuelas y haciendo las labores más difíciles como parte de su tarea de trabajo voluntario significó el rompimiento con el pasado en Cuba. Ahora bien, esto no puede ser un acto de turismo filantrópico en donde "el jefe" se ensucia las manos algún tranquilo día sábado antes de retirarse a disfrutar de "un merecido" descanso de fin de semana, seguramente en el club más prestigioso de la región. Eso no es otra cosa sino el pasado arraigado hasta los tuétanos, por esa razón, un acto de heroísmo revolucionario es romper con todos esos privilegios y asumir el compromiso como el acto de mayor sacrificio y eso no se logra si no se es capaz de dejarlo todo por la revolución y la construcción del socialismo. El acto más profundo de bolivarianismo es dejarlo todo por la patria, Bolívar lo hizo, todos los revolucionarios que han trascendido en el mundo han sido ejemplo de ello por haber sido capaces de dejarlo todo por sus ideas y es allí en donde rompen con el pasado y se convierten en faros del futuro...El Che, Fidel, Allende, Carlos Marx, Lenin, Ghandi, Patricio Lumumba, Fabricio Ojeda, Camilo Torres, Carlos Fonseca Amador, Sucre, Martí, Argimiro Gabaldón y toda una pléyade de revolucionarios que lograron llegar al más alto estadio de todo ser humano, llegar al punto de dar la vida por el prójimo como la mejor ofrenda al padre de todos los revolucionarios Jesucristo, el redentor.

Rescatar los valores de heroísmo que se alejen de las posiciones pequeño burguesas es rescatar la revolución; erradicar la mezquindad, la envidia, el individualismo es fortalecer la revolución y avanzar hacia el socialismo. La sociedad socialista no podrá imponerse sin estos actos de heroísmo; actos como el trece de abril, actos como el mantenido durante más de sesenta días en medio del paro petrolero son actos de heroísmo colectivo, de todo un pueblo, incluyendo incluso hasta el pueblo opositor que no se prestó para el plan imperial que consistía en incendiar el país por los cuatro costados, esto terminó aislando al enemigo y resumiéndolo a pequeños grupos de guarimberos que políticamente perdieron la batalla. En la actualidad, en medio del más colosal ataque mediático contra la revolución, dirigido ese ataque por el propio imperio, eso hay que decirlo, la oposición venezolana solo recibe lineamientos de afuera, y junto a ellos, recursos financieros, de eso viven y por eso se pelean. Estamos en medio de esa etapa en donde pareciera que nos acercamos vertiginosamente al momento en donde se delimita un antes y un después, es justamente en este momento en donde se requiere aún con mayor fuerza los actos de heroísmo de la vanguardia revolucionaria a todos los niveles.

En medio de lo propuesto por Aponte, material que compartimos plenamente, la revolución está en condiciones de producir ese salto cualitativo necesario...en medio de ese salto está todo el pasado resumido en las más desviadas actuaciones; lamentablemente allí estarán los factores de oposición, allí estarán los que se comportan como los actuales diputados de la oposición en la Asamblea Nacional, otrora chavistas...debemos estar claros de ello, el proceso de decantación traerá consigo profundas rupturas con los que desde adentro hacen práctica cotidiana de lo más desviado, hacen práctica de capitalistas y burgueses, con todo y camisa roja rojita, porque la revolución no es solo una consigna, y estamos llegando al llegadero en donde la historia se parte en dos, estamos seguros que luego de esa delimitación el pueblo y su revolución saldrán fortalecidos, el socialismo saldrá fortalecido, para lograrlo se requiere de mucha humildad y sabiduría.

PATRIA SOCIALISMO O MUERTE...¡VENCEREMOS! ¡CON CHAVEZ!


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1761 veces.



Luis Alberto Toro Ojeda

Publicista. Militante de izquierda. Integrante del Frente Bicentenario de Campesinos del estado Trujillo. Integrante del PSUV.

 latojeda@gmail.com      @latojeda

Visite el perfil de Luis Alberto Toro Ojeda para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Luis Alberto Toro Ojeda

Luis Alberto Toro Ojeda

Más artículos de este autor