Lo que no se dice sobre el café

No se habla, no se dice nada de los intermediarios de la agricultura… Los capitalistas intermediarios no son seres etéreos, no son seres de la nada, son personas con nombres y apellidos. Públicamente nadie habla de ellos, sólo lo hace el campesino. Son responsables de muchos asesinatos de dirigentes agrarios. Han creado un sistema perverso que mantiene al productor agrícola en un estado de subsistencia precaria, que favorece la relación de dependencia y permite la continuidad del ciclo de explotación. No creo que Marx, en su estudio de la sociedad capitalista, haya visto nada igual. Estos intermediarios y sus empresas de explotación son, al mismo tiempo, agro-industrias de acondicionamiento del producto agrícola, centros de acopio, empresas de asistencia técnica, financistas, distribuidoras de insumos, comercializadoras, transportistas y empresas importadoras. También son contrabandistas de extracción, gestores de licencias de importación y alquimistas de “ventas de papel” para cobrar los subsidios del Estado. Tienen influencia en el manejo de las guías de movilización y sus tentáculos suelen llegar a los entes crediticios públicos, no sólo para obtener créditos sino para lograr que los créditos lleguen a destiempo al productor y éstos tengan que seguir dependiendo de su “apoyo financiero”. La danza de dinero es inmensa. Demasiado poder. Esta es nuestra agricultura, en pocas palabras. Y nadie habla de eso, sólo el campesino.

En el caso del café, los intermediarios van con una marusa de dinero y compran billete sobre billete, el grano verde, en el mismo campo. Nadie compite con ellos, algunas industrias torrefactoras han logrado poner puestos de compra, al igual que el Gobierno Nacional, pero éstos son insuficientes. La capacidad de movilización y transporte de los intermediarios es infinitamente superior. En los últimos años, los intermediarios compran el café verde a un precio superior al precio oficial. No es una paradoja, esto sólo responde a la oferta insuficiente y al inmenso negocio cambiario propio del contrabando de extracción. Normalmente, es el caso del maíz, del sorgo o del algodón, el producto agrícola es comprado muy por debajo del precio oficial, los intermediarios se aprovechan del carácter perecedero de estos productos y/o del control que ellos ejercen en buena parte de la infraestructura de acondicionamiento, almacenaje y conservación del producto primario. Tienen la sartén por el mango. El campesino indefenso tiene que bajar la cabeza y aceptar el menor precio, al no tener las condiciones para conservarlo. 

El Gobierno Nacional ha dado algunos pasos importantes: la recuperación de la infraestructura pública de silos, la producción de tractores, la construcción de las plantas iraníes para el procesamiento del maíz y de la leche. Esto último le permite al productor primario agregarle valor a su producción, parámetro necesario de cualquier política socialista. El consumo de alimentos ha aumentado abruptamente. El esfuerzo del Gobierno Nacional es loable pero insuficiente. Los intermediarios de la agricultura se disfrazan de chavistas pero tienen tanto de chavistas como de monjes budistas. Algunos han hecho tanto dinero que han comprado bancos e industrias transformadoras. Los intermediarios, nueva clase de propietarios, son personas con nombres y apellidos.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1439 veces.



Reinaldo Quijada


Visite el perfil de Reinaldo Quijada para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a84981.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO