Pasión según San Lucas

Seis meses para la oligarquía hondureña deben parecer una eternidad.

¨Entonces Satanás entró en el corazón de Judas Iscariote, uno de los doce discípulos, y le puso la idea de traicionar a Jesús. Judas fue a hablar con los sacerdotes principales y con los capitanes de los guardias que cuidaban el templo, y se puso de acuerdo con ellos para entregarles a Jesús. Ellos se alegraron y prometieron darle dinero. Judas aceptó y empezó a buscar la oportunidad de estar a solas con Jesús para entregarlo¨. (San Lucas 22: 3 al 6)

Solo le faltaba presidente Zelaya seis meses para terminar su mandato, pero la oligarquía le tiró un zarpazo a su gobierno y en una oscura madrugada lo secuestro y lo exiló a la fuerza hacia Costa Rica. Fue una noche de traición, en la cual los judas metieron la mano en el mismo plato de la amistad y de la fidelidad, ensuciándolo con su perversa acción.

El desprecio que siente la oligarquía latinoamericana por el pueblo de nuestros países verdaderamente que es congénita y se repite de país en país. Hordas, turbas, no se cansan de lanzar epítetos descalificatorios contra la gente humilde. Para ellos y ellas los pobres tan solo son un mal necesario.

¨Los que habían llegado a arrestar a Jesús eran los sacerdotes principales, los capitanes de la guardia del templo y los líderes del pueblo. Jesús les dijo: "¿Por qué han venido con cuchillos y palos, como si yo fuera un ladrón? Todos los días estuve enseñando en el templo delante de ustedes, y nunca me arrestaron. Pero bueno, el diablo los controla a ustedes y él les mandó que lo hicieran ahora, en la oscuridad. Además, Dios hasta ahora se lo permite¨. (Jesús en Lucas)

Esta historia, reeditada de varios golpes de estado en Latinoamérica, es la historia común de la humanidad. Caín matando a Abel, José vendido por sus propios hermanos como esclavo, Judas vendiendo a Jesús por treinta monedas de plata. Militares vendidos, amigos del alma, tentados por la riqueza y el poder, pero no importa, siempre habrá quien los confiese y absuelva en nombre de Cristo.

"El que va a traicionarme está aquí, sentado a la mesa conmigo. Yo, el Hijo del hombre, moriré tal como Dios lo ha decidido. Pero al que va a traicionarme le pasará algo terrible". (Jesús en Lucas)

Una simple caja de cartón, puso a temblar a la oligarquía hondureña y a todo un imperio, le tienen un miedo profundo a la voluntad popular. No le temían al cartón, sino a las ideas que esa caja iba a contener. Por eso adelantaron la traición, buscaron desesperadamente las treinta monedas de plata para Romeo y Micheletti.

"En este mundo, los reyes de los países gobiernan a sus pueblos y no los dejan hacer nada sin su permiso. Además, los jefes que gobiernan dicen a la gente: "Nosotros somos sus amigos y les hacemos el bien". "Pero ustedes no deberán ser como ellos. El más importante entre ustedes debe ser como el menos importante de todos; y el jefe de todos debe servir a los demás¨ (Jesús en Lucas)

No se podía dejar que el pueblo opinara, había que detener este mal a como diera lugar. Lo mejor era la traición, del mismo partido, del compadre y amigo, del jefe de los soldados, muchas monedas se necesitaban para esta traición, pero más dinero está en juego.

¨Los discípulos empezaron a preguntarse quién de ellos se atrevería a entregar a Jesús. Luego los discípulos empezaron a discutir sobre quién de ellos sería el más importante¨. (Lucas)

Todo les ha salido mal, Latinoamérica y la comunidad internacional están unidas contra el golpe. Hasta Obama lo condenó y lo calificó de ilegal, aunque sus subalternos salieron a interpretar sus palabras, y a darles un nuevo giro semántico, más ambiguo.

Hasta el ex ministro de defensa del presidente Zelaya, quien fue destituido por desobedecer una orden directa del presidente, reclama la pronta restitución del presidente constitucional de Honduras. Ni siquiera los fariseos del poder en Honduras, están de acuerdo con esta inmensa traición al pueblo y a su presidente. Ahora están asustados y temerosos por lo que les viene encima moral, ética y judicialmente.

¨Después, Jesús le dijo a Pedro: -Pedro, escucha bien. Satanás ha pedido permiso a Dios para ponerles pruebas difíciles a todos ustedes, y Dios se lo ha dado. Pero yo he pedido a Dios que te ayude para que te mantengas firme. Por un tiempo vas a dejarme solo, pero después cambiarás. Cuando eso pase, ayudarás a tus compañeros para que siempre se mantengan fieles a mí¨. (Jesús en Lucas)

El pueblo está en las calles de Honduras, reclamando el retorno de su presidente. Lo triste de esto es que también el ejército y la policía de honduras están en la calle, reprimiendo al pueblo de donde salieron y defendiendo los intereses de los poderosos. Defendiendo a quienes se ofendieron porque el presidente Zelaya, quiso un día dignificar a su gente, especialmente a los más pobres.

"Piensen en esto: ¿Quién es más importante: el que está sentado a la mesa o el que le sirve la comida? ¿No es cierto que se considera más importante al que está sentado a la mesa? Sin embargo, vean que yo, el Maestro, les he servido la comida a todos ustedes. (Jesús en Lucas)

Los gorilas, se levantan en Honduras con un pobre ensayo de golpe de estado, pensando que iban a levantar las simpatías del imperio y de los gobiernos de derecha en América latina. Se olvidaron que Latinoamérica cambio para siempre, que ya no se permitirá ninguna posibilidad de regreso al pasado. Aquí mueren los sueños de la oligarquía y de la derecha terrorista de nuestro continente, aquí muere su hipocresía de aparentar que son fuerzas democráticas.

El golpe en Honduras, reveló el rostro fascista de nuestros partidos de derecha, no han salido a condenar el golpe militar de Micheletti y Romeo Vásquez, los pocos que lo hicieron no podían disimular la satisfacción que sentían internamente. Esperan el milagro que alguien de la Fuerza Armada Bolivariana de Venezuela se levante contra el presidente Chávez. Anhelan el momento para salir a agredir a los Círculos Bolivarianos y todo vecino o vecina que se haya identificado con Chaves en estos diez años de Revolución.

¨Jesús estaba hablando todavía cuando llegó Judas, uno de los doce discípulos. Con él venían muchos hombres. Judas se acercó para besar a Jesús.48 Pero Jesús le dijo: "¡Judas! ¿Con un beso me traicionas a mí, el Hijo del hombre?¨ (Jesús en Lucas)


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1341 veces.



Obed Juan Vizcaíno Nájera


Visite el perfil de Obed Juan Vizcaíno Nájera para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Obed Juan Vizcaíno Nájera

Obed Juan Vizcaíno Nájera

Más artículos de este autor