Como hay corrupción... ¡Abajo Chávez!


En cinco años de avasallante y accidentado proceso revolucionario son tantas las cosas, pequeñas y grandes, que han sucedido y están sucediendo en Venezuela, que resulta una tarea quijotesca siquiera tratar de seguirles la pista. Estoy firmemente convencido de que todos los argumentos escuálidos en contra de los logros de la revolución son falsos.

En primer lugar, debe quedar bien claro que la interpretación acerca del valor, cuantía o magnitud de un fenómeno nunca puede establecerse en términos absolutos, sobre todo cuando se trata de fenómenos que se ubican en el plano social o humano en general. Decir, por ejemplo, que mi hijo es excelente estudiante porque sacó 17 en el examen de Biología es incierto.

En efecto, supongamos que en el salón de clases de mi hijo hay otros 30 compañeros de estudio y supongamos que el promedio de calificaciones obtenidas por todo el grupo en el examen de Biología fue de 18 puntos. Es evidente que la calificación obtenida por mi hijo está por debajo del promedio del curso y, por lo tanto, no es ningún excelente estudiante, dado que ha sido superado en rendimiento por la mayoría del grupo al cual pertenece. En tal sentido, la excelencia académica solamente puede interpretarse EN FUNCION DE o EN TERMINOS RELATIVOS A la posición que se obtiene dentro de un grupo de referencia.

Pues bien, lo mismo aplica para el resto de los fenómenos o variables sociales y humanas en general. Así, cuando se afirma que una tasa de 20% de desempleo es un indicador del pésimo desempeño de un gobierno y, en consecuencia, es preciso derrocarlo a toda costa, incluso saltándose a la tolera la Constitución de la República, es preciso recordar que toda cifra debe interpretarse a la luz del grupo al cual pertenece y no en forma aislada.

En este caso, el “grupo” no es otro que la serie estadística cronológica de la tasa de desempleo anual durante un período histórico antecedente lo suficientemente largo como para obtener interpretaciones que permitan identificar tendencias más allá del azar.

Así que la tasa de desempleo actual no puede interpretarse adecuadamente sino a la luz del promedio de la tasa de desempleo de los últimos años. Por ejemplo, se podría comparar el promedio de los cinco años del gobierno de Chávez con el promedio de los cinco años inmediatamente anteriores al gobierno de Chávez y analizar entonces la diferencia de nivel en la serie temporal.

De acuerdo con las cifras oficiales publicadas por el Banco Central de Venezuela (BCV), la tasa de desempleo semestral en Venezuela en los últimos años ha sido la siguiente (compiladas por la Unidad Técnica de Fedeagro):

Semestre Total Agricultura, Caza, Silvicultura, Hidrocarburos, Minas y Canteras Industria, Manufacturera, Construcción, Electricidad, Gas y Agua Comercio e Instituciones Financieras Transporte, Almacenaje Comunicaciones y Servicios


2do. 94 8,5 3,3 10,1 7,8 14,7 5,4 6,2 5,8 4,6
1ro. 95 10,3 3,0 12,8 11,7 16,0 10,8 9,0 8,7 7,3
2do. 95 10,2 3,4 8,6 9,7 16,9 9,2 7,9 6,7 7,2
1ro. 96 11,1 6,2 10,6 11,3 20,4 11,1 8,5 6,7 7,3
2do. 96 12,4 5,2 10,8 11,9 20,5 10,4 9,1 7,6 9,6
1ro. 97 12,1 4,4 14,0 11,8 20,4 10,8 9,5 8,2 8,4
2do. 97 10,6 5,4 14,7 8,9 14,7 8,9 8,4 6,8 7,3
1ro. 98 11,3 5,4 13,9 10,9 17,2 8,4 9,0 7,8 7,6
2do. 98 11,0 6,3 10,9 11,7 18,6 9,9 8,6 6,9 7,3
1ro. 99 15,3 4,8 10,3 13,9 23,8 11,6 11,8 8,5 9,3
2do. 99 14,5 7,9 17,0 14,1 27,9 10,8 11,9 10,9 10,2
1ro. 00 14,6 8,2 12,9 15,3 27,4 10,6 12,1 11,0 10,0
2do. 00 13,2 7,6 8,2 12,9 23,2 10,4 10,6 10,0 10,0
1ro. 01 13,7 7,0 8,8 13,7 25,1 15,9 11,7 10,6 9,7
2do. 01 12,8 6,8 9,9 12,0 21,6 11,2 11,2 8,4 10,0
1ro. 02 15,5 8,4 15,2 14,9 27,6 11,5 14,1 10,3 12,1
2do. 02 16,2 9,0 12,5 15,1 27,6 10,8 14,6 11,2 13,0

Resumiendo:
1995 10,25
1996 11,75
1997 11,35
1998 13,15
1999 14,9
2000 13,9
2001 13,25
2002 15,85
95/98 11,63 (promedio anual)
99/02 14,48 (promedio anual)

Los resultados arrojan un promedio anual de 14,48% para los cuatro primeros años del gobierno de Chávez y de 11,63% para los cuatro años anteriores. Por lo tanto, la diferencia entre ambos períodos es de 2,85% de aumento de la tasa anual de desempleo promedio durante los primeros cuatro años del gobierno de Chávez. ¿Uds. creen que una cifra como esa es suficiente justificación para matar a Chávez, arrasar con las instituciones democráticas, “enguarimbar” al país y matar a ciudadanos inocentes, etc.? ¿Y si fuera de 10% la diferencia, uds. creen que aun así se justificaría lo anterior?

Más aún, toda interpretación de un resultado científico tiene que considerar los factores explicativos del fenómeno y discutirlos, a fin de poder sopesar o ponderar de la manera más precisa posible los hallazgos observados. Por ejemplo: en los cinco años inmediatamente anteriores al gobierno de Chávez (1994-1998) el país sufrió una severa crisis financiera (1994) y dos maxidevaluaciones con tasas de inflación que llegaron a superar los 80 puntos por año; pero en los cinco años del gobierno de Chávez (1999-2003) el país sufrió un golpe de Estado y un paro petrolero de consecuencias tanto o más graves como la crisis financiera de 1994, además de un sostenido boicot empresarial que ha mantenido sistemáticamente alejadas las inversiones privadas nacionales e internacionales de nuestra economía.

El último factor señalado es particularmente relevante para este análisis, dado que de la inversión depende la tasa de actividad económica y, por lo tanto, el nivel de ocupación (generación de empleo) de la economía. Al respecto, cabe presentar las cifras oficiales publicadas por el Banco Central de Venezuela (BCV) para la tasa anual de formación bruta de capital fijo, es decir, la tasa anual de inversión (las cifras se reportan a precios constantes, es decir, a Bs. de un mismo año de referencia y, por lo tanto, comparables de año en año independientemente de la inflación –que es como se debe analizar las cifras económicas para comparar períodos cronológicos–):

Formación Bruta de Capital Fijo (millones de bolívares)

Precios Constantes
AÑO PRIVADA PUBLICA TOTAL
1995 33.544 47.956 81.500
1996 31.614 44.768 76.382
1997 41.378 53.236 94.614
1998 43.743 48.477 92.220
1999 35.850 41.204 77.054
2000 36.183 41.707 77.890
2001 40.492 47.998 88.490
2002 29.963 39.019 68.982
95/98 37.570 48.609 86.179
99/02 35.622 42.482 78.104

Diferencia -1.948 -6.127 -8.075
% Variación-5,18% -12,61% -9,37%

Los resultados anteriores permiten concluir que la tasa de inversión anual
de la economía venezolana ha disminuido en un promedio de 9,37% entre el
período 1995-1998 y el período 1999-2002. Esta variable permite, por si
sola, y de acuerdo a la teoría económica clásica, explicar el aumento
promedio de la tasa anual de desempleo entre ambos períodos, que fue de
2,85%.

Sopesando los hechos de ambos períodos objeto de análisis, es posible
llegar a la conclusión de que, de no haber ocurrido una oposición tan
negativa al gobierno de Chávez, probablemente la tasa de desempleo sería
menor que durante los cinco años anteriores a su gobierno. Por otra parte,
es lógico que exista una disminución de la tasa de inversión en capital
fijo por parte del Estado (considerada a precios constantes), dado que,
paralelamente, se ha incrementado la inversión en capital humano, es decir,
el gasto público en educación, salud y programas sociales (que
lamentablemente no se considera inversión a efectos de la contabilidad
nacional, sino gasto corriente del sector público).

Si la inversión en capital humano se considerase junto a las cifras de inversión en capital fijo, descubriríamos que la inversión en el período 1999-2002 por parte del sector público ha sido mayor que la del período 1995-1998; lo cual deja
como único factor explicativo de la caída del empleo en Venezuela a la
desinversión que se ha producido en el sector privado, es decir, al hecho
de que los dueños del capital privado no invierten en la economía nacional
y, por lo tanto, no se generan nuevos empleos. En pocas palabras: la
disminución del empleo se debe a una conducta de los agentes económicos
privados, no a una conducta del gobierno.

Expuesto de esa manera, que es la manera correcta de analizar e interpretar
la realidad, es decir, utilizando como herramienta de análisis e
interpretación el método científico, es evidente que el hecho de que la
tasa de desempleo sea de 15% anual en promedio en el gobierno de Chávez (o
20% puntual en algún mes de paro petrolero golpista) denota, en realidad,
un buen desempeño de la economía, considerando las circunstancias por las
que ésta ha atravesado, así como la sociedad venezolana, en estos últimos
cinco años. Así que, ¡Oh Sorpresa! No hay que matar a Chávez, sino
felicitarlo...

Cuestión de comparaciones, análisis comparativo. Por ejemplo, si ud.,
compatriota lector, está haciendo una evaluación para ver a quién contrata
como su guardaespaldas, ¿qué preferiría entre estas dos opciones?: 1) Un
tipo que vence al enemigo con la mujer de éste a cuestas pegándole y
aruñándole y los perros mordiéndole las piernas, y con un brazo casi inútil
porque lo tiene lesionado; ó 2) Un tipo que vence al enemigo, sin nadie a
cuestas, sin perros mordiéndole y con sus dos brazos en perfecto estado.
No sé ud., pero yo me quedo con el primer tipo, porque por lo menos ya sé
de lo que el primer tipo es capaz, mientras que en realidad desconozco las
verdaderas capacidades del segundo tipo.

¿Acaso no es en el socialismo y el comunismo donde el responsable de
generar empleos es el Estado? En el capitalismo, ¿quién debe generar
empleos? LOS CAPITALISTAS, que son los que invierten el dinero para montar
fábricas y granjas y comercios... ¿Entonces cómo es que dicen los
escuálidos que no quieren un sistema igual que en Cuba, pero culpan al
gobierno como principal y directo responsable del desempleo? La tragedia de
este país económicamente minúsculo dentro del capitalismo mundial es que
nuestros hombres de negocio que más dinero tienen son una cagada... ESA ES
LA VERDAD.

No es Chávez, que es un político, no un empresario. Son los empresarios los que tienen que generar empleo... y no precisamente los micro, pequeños y medianos empresarios, que de hecho lo hacen a duras penas, sino los ¡y que! grandes empresarios, que son los que más capital manejan.

En lugar de criticar a Chávez en la mañana, comprar dólares en Italcambio
al mediodía (cuando podían, je, je...), depositarlos en una cuenta bancaria
en Miami en la tarde y al día siguiente salir corriendo como las ratas
cuando abandonan el barco, los escuálidos deberían decirle a los que son
dueños del capital que lo inviertan productivamente. En Venezuela vivimos
en un sistema capitalista, SIN CAPITALISTAS, porque aquí el que tiene el
dinero suficiente no lo invierte en la economía del país, sino que lo
deposita en dólares en cuentas bancarias de Estados Unidos y otros países
extranjeros, con lo cual benefician a esas economías en detrimento de la
nuestra.

¿Acaso hay más seguridad jurídica en China que en Venezuela?
¿Acaso hay más seguridad jurídica en Cuba que en Venezuela? ¿Entonces por
qué Europa invierte en Cuba? ¿La inseguridad? ¿La corrupción? De acuerdo, males de siempre. ¿Y? ¿Con otro Presidente se van a acabar? Permítanme que me ría... Lamentablemente no hay cifras estadísticas oficiales acerca de la corrupción en Venezuela pero si las hubiese estoy completamente seguro de que el análisis comparativo de series temporales arrojaría resultados similares a los que ya presenté para el caso del desempleo y la inversión.

Aquí lo que hay que preguntarse no es si durante el gobierno de Chávez ha
habido corrupción... ¡DE BOLAS QUE LA HA HABIDO! ¿O ES QUE ACASO CHAVEZ ES MANDRAKE EL MAGO? Resulta que Chávez, en lugar de líder político, es un carajo capaz de reformar y redimir al mundo, ¡Qué arrecho! ¡Ni Cristo pudo con semejante tarea! ¡Y eso que era... échense p’atrás, EL HIJO DE DIOS! En lugar de lograr cambiar la naturaleza humana, Cristo lo que hizo fue
echarse el muerto encima de nuestros pecados, o sea, pagar EL, por lo que
nosotros hicimos...

Pero, piensen en esto: el propio DIOS, según lo cuenta la Biblia, no fue
tan comprensivo como Cristo. Resulta que una vez unas sociedades humanas
llegaron a tal grado de descomposición moral y ética que no había ni uno
solo de sus ciudadanos que no estuviese corrupto. Entonces, con gran
esfuerzo, pudo por fin DIOS localizar un ciudadano y su familia que no era
pecador, sino hombre justo. Le dijo que se alejara de esa sociedad lo antes
y más lejos posible, y cuando este hombre justo y su familia se fueron...
¿Qué hizo DIOS? ¿Mandó a Cristo para que fuera el Presidente y redimiera a
esos pecadores? ¿Les dijo que eligieran en elecciones libres y democráticas
a un tipo llamado Hugo Chávez y que ese sí que los iba a corregir? ¡CLARO
QUE NO! Simplemente arrasó de la faz de La Tierra a esa podredumbre... no
quedó vivo ni el gato para echar el cuento.

¿Acaso Venezuela se pudrió moralmente hasta el punto de que ni DIOS mismo
puede salvarnos? ¿Se trata de un cáncer que hizo metástasis ya tantas
veces, que curarlo es una utopía? ¡Ah, pero Chávez tiene que solucionarnos
esto, porque resulta que es más arrecho que DIOS! ¡POR FAVOR!

SOMOS NOSOTROS MISMOS, NOSOTROS, NOSOTROS, los que tenemos que solucionarnos este problema de la corrupción. Si no lo hacemos, simplemente un día nuestra sociedad va a quedar liquidada de la faz de La Tierra, así de simple. Supongan que Chávez se pone a cambiar a los corruptos que están por ahí gozando una bola en PDVSA, Cadivi, el Seniat, etc. Claro, ahorita hay miles de candidatos que dan un paso al frente asegurándole a su propia mamacita muerta que son los tipos más santos, honestos e incorruptibles del mundo... ¿Saben qué? Con 50.000 millones de dólares al año al alcance de
una chequera, no hay ni un hombre santo en todo el planeta. Tendría que ser
un tipo tan enormemente grande como San Francisco de Asís o tan
sobrenatural como Jesucristo...

¿Cinismo? Quizás, pero esto sí les digo: mientras el sistema de producción
de la sociedad gire en torno a una economía centrada en vender para obtener
beneficios privados, y donde la capacidad de satisfacer las propias
necesidades depende de la cantidad de dinero que se posea, JAMAS SE VA A
ACABAR LA CORRUPCIÓN. Es un problema estructural del sistema de apropiación privada de los bienes y servicios, sea bajo modalidad capitalista o bajo modalidad comunista (en esta última dicho sistema sigue siendo el mismo, lo único que varía es quién detenta la propiedad de los medios de producción y
distribución, que pasa a ser el Estado).
Claro que hay formas inteligentes y astutas de luchar contra los corruptos,
pero yo no creo, sinceramente se los digo con toda honestidad y cariño
compatriotas, que esa forma sea regando a los cuatro vientos que en tal
parte del gobierno hay tal o cual corrupto... porque eso lo único que hace
es decir: Chávez tiene a tal o cual corrupto en el gobierno y no hace nada.

¿Qué debería hacer? ¿Poner a este otro que acaba de decir: ¡Yo sí soy
honesto!? Patrañas. El gobierno en toda la historia de este país que ha
tenido el índice de rotación de personal más grande ha sido el de Hugo
Chávez. No ha habido gobierno en el que se haya cambiado a cada ratico
tantos funcionarios de tantos organismos diferentes... y con tan pobres
resultados.

Los discípulos de Cristo se contaban con los dedos de las manos... y aun
entre ellos había, por lo menos, un traidor y un cobarde... ¡Qué queda para
Hugo Chávez!

No sigamos perjudicándonos nosotros mismos actuando como el cáncer que, sin
percatarse del TODO del cual forma parte, se rebela y hace lo que quiere y,
cuando menos lo espera, él también muere porque mata al organismo dentro
del cual se encuentra. Si queremos hacer lo que queremos, nadie nos lo
impide, lo que pasa es que más que hacer lo que queremos es pedir y hablar
y seguir esperando a que un mago nos resuelva todo. Actuemos en positivo y
veremos hasta dónde somos capaces de llegar. Sigamos en negativo y veremos
cómo nos seguimos hundiendo cada día más.

¿Sabemos que fulano es corrupto? Bueno: antes que salir corriendo a
gritarlo a los cuatro vientos, vamos a tenderle una trampa. Si salimos
corriendo y lo regamos a los cuatro vientos nos jodemos de dos formas: a)
perdemos el factor sorpresa (aquello de: yo sé que tú eres corrupto, pero
tú no sabes que yo lo sé) y, seguramente, seremos despedidos, con lo cual
ya no podremos seguir registrando los pasos del corrupto; y b) le damos al
corrupto la posibilidad de irse defendiendo poco a poco ante la opinión
pública, con lo cual contribuimos a que se perfeccione como corrupto, y que
deje de ser noticia.

¿Cómo tenderle una trampa? He allí el meollo del asunto. Hay que usar el
ingenio, la astucia y cuanta artimaña se nos ocurra, pero a ese tipo hay
que joderlo. Siempre hay una forma de lograr joder a un tipo. La forma más
clásica es acumulando evidencias en su contra que puedan ser utilizadas en
un juicio penal (no chismes, ni “yo creo que...”, sino PRUEBAS), y que
además sean pruebas de un DELITO, no de una conducta maliciosa o de que el
tipo es un maluco o de que salió por ahí hablando paja de Chávez (hablar
paja de Chávez no es un DELITO tipificado en el Código Penal de esta
República, si así fuera hace rato que nos habríamos sacado de encima a los
nauseabundos medios de comunicación privados).

¿Qué sé yo? Pegarle una hepatitis, echarle una maldición gitana, pagarle a
una puta para que lo meta en un hotel y tomarle fotos comprometedoras,
pagarle a la secretaria para que lo acuse de acoso sexual... En la guerra y
en el amor todo se vale... A Al Capone no lo agarraron por lo que en
realidad hizo: matar, violar, traficar, corromper, sobornar, extorsionar y
cobrarle protección a todos los ciudadanos, decentes y mafiosos, de
Chicago. ¡Qué va! A Al Capone lo agarraron por un pendejo error que cometió
al evadir impuestos, con la buena suerte de que pagando cárcel por esa
pendejada le pegaron una sífilis y el muy cabrón se murió. ¡Qué bien!
Al corrupto no le tiembla el pulso para joderlo a uno, entonces los hombres
justos tenemos que usar todo lo que tengamos, incluso las artimañas más
arteras, con tal de no dejarnos joder y, de paso, echarle una mano a Chávez
en todo este problema de la corrupción, que no es SU problema, sino NUESTRO
problema.


¡CHAVEZ, HERMANO, NO ESTAS SOLO... LA LUCHA CONTINUA HASTA LA VICTORIA
SIEMPRE!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3651 veces.



Luis Enrique Gavazut

Coordinador del Movimiento de Batalla Social Punta de Lanza. Director Ejecutivo de la Fundación Punta de Lanza. Coproductor del Programa Radial "Trinchera del Poder Popular". Productor Nacional Independiente No. 26.292. Investigador Independiente en Ciencias Sociales y Consultoría desde 1990.

 luisgavazut@yahoo.com      @gavazutcandanga

Visite el perfil de Luis Enrique Gavazut para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas