Venezuela vs Uruguay: ¡Ojo! Gobernador Rangel Gómez…

Y ahora, vinotintos, no se les vaya a ocurrir pitar el Himno de Uruguay...!

En la cola de una información deportiva alcancé a ver en la TV, desde un estadio de las europas, a una hermosa joven sosteniendo en el pecho un letrerito que decía "Yo no ofendo a vuestro Himno Nacional", lo cual me motivó a seguir con esta prédica, ya que por lo menos comprobé que no estoy solo en esta batalla, y en el viejo continente también hay gente luchando contra esta fea moda de ir a los estadios a pitar el Himno Nacional de los visitantes.

Escribimos hace algunos meses cuando el partido Venezuela-Ecuador en Anzóategui. Hasta llamamos al buen amigo y gobernador de ese estado, Tarek William Saab, que se sintió motivado a pasar mensajes en el estadio buscando se le respetara el himno a la hermana visita, la Selección de Ecuador.

Así, cumplimos con nuestro mejor esfuerzo para evitar que desde un estadio del país donde Bolívar lanzó las ideas de unidad y hermandad continental nos sumemos a esta embestida que para mi gusto es empujada por una mano peluda interesada en destruir con las patas, en los estadios de fútbol, lo que nuestros presidentes están amasando, con sus manos, en reuniones de alto nivel: la búsqueda de la unidad indoamericana.

Pitar mientras por los altoparlantes suena el Himno Nacional del equipo visitante es sin duda una falta de educación, una grosería, pero además una tontería, un boomerang, a juzgar por lo que hemos visto en los estadios donde se ha escuchado ese desatino. Por ejemplo, en Santiago, cuando el Chile-Brasil, ganó Brasil. En Colombia, cuando el Colombia-Uruguay, ganó Uruguay. Y en Pueblo Nuevo, cuando la estruendosa pita al hermano Brasil, ganó Brasil...

De lo que se desprende que, haciendo lo que indica la decencia, la educación y la Política (con P mayúscula), podemos además salir premiados, como ocurrió en Anzoátegui cuando tratamos con educación y cortesía a la hermana visita, pero como debe ser, también le ganamos en casa.

El factor sicológico suele tener tremenda importancia a la hora de un partido de fútbol y, a veces, con una adecuada torpeza, ese factor sicológico favorable se nos voltea irremediablemente...

Hace años, cuando las eliminatorias para el mundial de Italia, vino Brasil a Caracas y le ganó, creo recordar, 4 a 1 a Venezuela. Los jugadores criollos aparecieron en los días siguientes con largas y tristes caras haciendo declaraciones marcadas por la derrota y el desánimo. Parecía que nadie levantaría la moral de ese seleccionado venezolano... ni sus dirigentes, ni la prensa, nada.

Sin embargo, el milagro lo consiguió el entrenador chileno, Aravena, que con la boca chueca y el tono más ordinario de la subcultura chilena declaró al bajarse del avión en Maiquetía: "¡Venimo a echarle más e´ cuatro...!" Y lo que no habían conseguido las arengas y las palmadas en la espalda de dirigentes y amigos, lo consiguió el entrenador enemigo, porque ante la humillación al caído éste suele dejar de estar caído y se levanta afirmándose solidamente en el orgullo, y más aún si se trata del orgullo nacional. Desde ahí para adelante, y más que Brasil, Venezuela fue un tigre contra Chile, que ganó en Caracas, pero no por más de cuatro, sino que sólo 3 a 1, dejando ya con eso la ventaja a favor de Brasil, por mejor diferencia de goles...

Al partido de este miércoles 10 en Cachamay, el seleccionado uruguayo se presenta con la moral golpeada después del 0 - 4 que le propinó Brasil en Montevideo. Pero ojo, cuidado, que de los colectivos buenos para hacer funcionar la psiquis a su favor, ahí está la Selección Uruguaya a la cual no es tan difícil hacerle goles, pero vaya cuánto cuesta humillarla, así que por favor, ni se les ocurra pitarles el himno en Cachamay, porque la ventaja que podría tener la vinotinto por venir de ganar en Bolivia y por enfrentar a un Uruguay que viene de una derrota, bueno, toda es "ventaja" podría revertirse en contra de los intereses nacionales si se pretende puyarles el orgullo a los jugadores uruguayos.

Uruguay es un enemigo directo para las pretensiones de Venezuela a estar presente en Sudáfrica 2010. Ahora lo es Ecuador también, por culpa de un Perú que se dejó ganar por la visita de sus vecinos en Lima... Así que si queremos un buen resultado ante Uruguay, no sólo los jugadores, todos, y sobre todo el público venezolano en las gradas, hagamos pues nuestro aporte para alcanzar el mejor resultado, el que más nos acerque a una meta que es más que futbolística: Sudáfrica.

La posibilidad de ir por primera vez a un mundial adquiere ribetes extraordinarios si la puerta para entrarle a ese estreno es Sudáfrica, país de interesante desarrollo histórico-social en estos últimos tiempos, y donde, de llegar a jugar en su mundial del próximo año, el Seleccionado Nacional de Venezuela lo haría en condiciones de prácticamente local, dada la buena vibra que existe hoy entre los países africanos (similar a lo pasa con el mundo árabe) y la República Bolivariana de Venezuela.

Así que, cada uno a cumplir con lo suyo. Que el arquero que juegue lo haga tan bien como Romo en La Paz. Que ojalá los jugadores reediten eso de ganarle a Uruguay. Y que el público gaste sus energías en aupar a los suyos y no en ofender a la contrincante visita, porque cualquier gesto de mala educación o anti-unidad latinoamericana podría costarnos caro.

Es más, que quienes tenemos conciencia de lo que significa el avance de la unidad latinoamericana, si nos vemos involucrados en alguna situación de las aquí señaladas, es decir, si estamos en el estadio, por ejemplo, no nos quedemos en silencio si vemos algún desmadre. Intenvengamos, opinemos, hagamos meditar y estimulemos la conciencia de nuestros compatriotas si están, por equivocación, haciendo alguna mala acción, de esas que ofenden y además no nos convienen. Es decir, pana, no te quedes de brazos cruzados si del destino de tu selección se trata, recuerda que tú eres el jugador número 12. Ni más ni menos.

Así pues, a recibir a Uruguay como lo que es: un querido hermano indoamericano, y a llenarle el arco de goles. Fraternalmente. Pero más nada. Más ná, camará.

Y voy a Venezuela 1 x 0.


abrebechaucv@yahoo.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3587 veces.



El Tano / Abrebrecha -UCV

Poeta inurbano, diseñador gráfico. Integró el equipo de comunicaciones de La Moneda cuando el presidente Allende en Chile. En Venezuela, diseñador de los empaques de los productos Casa, que se venden en Mercal. Coordinador de Abrebrecha-UCV. Del Colo-Colo en Chile y del Zamora en Venezuela.

 abrebrechaucv@yahoo.com      @eltanoyea

Visite el perfil de El Tano Yea para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: