El terrorista del estornudo

Cuando todos los comensales del restaurante Mondongos Grill estaban dispuestos a meterle el diente a sus pedazos de lomos, lomitos, bistec y solomos, se escuchó un grito en la puerta:


- Aquí Estoy.


El hombre que se había anunciado en la puerta, echó la cabeza para atrás y estornudó:


- Aaachiiiiiiiiiiiiiiiiiiisssssssssssssssssss.


Después, el hombre se dio media vuelta y salió corriendo, no sin antes ser alcanzado por un pedazo de solomo que le había lanzado un comensal diciéndole;


- Desgraciado, anda a infectar a tu madre.


El virus AHINI lo habían anunciado desde hacía una semana. Y además, habían dicho que se trasmitía por el estornudo, y había que usar tapabocas para evitar el posible contagio. Desde ese mismo instante en que se anunció el virus y la manera como se contraía, apareció en toda la ciudad lo que los medios de comunicación social comenzaron a llamar el Terrorista del Estornudo.


El hombre se presentaba en diferentes sitios: Restaurantes, cafetines, salas de conferencias, manifestaciones. Y de esa forma una gran cantidad de habitantes de la ciudad fueron contagiados por el virus. La policía creó una brigada especial para tratar de capturar al Terrorista del Estornudo pero hasta ahora no había sido posible dar con su paradero. Se decía que era una venganza de uno de esos marginales que abundan en la ciudad y que se aprovechan de que el virus se trasmite de esa manera para infectar a medio mundo a punta de estornudos.


La gente de la oposición.- porque en ese país existía un gobierno y una oposición- decía que eso era culpa del Presidente. Que era culpa del gobierno. Porque el Terrorista aparecía exclusivamente en la zona del este, donde estaban los mejores restaurantes y donde los marginales nunca lograban llegar. Sin embargo el gobierno era el más interesado en capturar a este terrorista porque sino la población de esa ciudad iba estar compuesta totalmente por enfermos del virus AH1N1


En los lugares donde se reunía mucha gente, decidieron contratar un cuerpo de vigilantes para tratar de capturar al terrorista en caso de que se apareciera por allí.


Sin embargo se descuidaron. Un día la gente de la oposición invitó a un mitin en la plaza pública más grande la ciudad, y, cuando todo el mundo estaba escuchando el discurso del líder de esa oposición, se escuchó por el aparato de sonido un gran estornudo:


- Aaaaaachiiiiiiiissssssssssssssssss..


Toda la gente se volvió para ver de dónde había salido aquel estornudo y en ese momento el Terrorista del Estornudo lanzó lo que después se conoció como la bomba del estornudo, y aquello estalló sobre toda la gente y dentro de la bomba salieron diferentes tipos de bacilos y microbios. Aquel día todos los militantes de la oposición se contagiaron del virus.


Y los medios de comunicación titularon: “Infectada toda la gente de la oposición de la ciudad”. Y lo peor es que el terrorista del estornudo sigue suelto.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2461 veces.



Roberto Malaver

Periodista y escritor. Niega ser humorista, a pesar de algunas evidencias que indican lo contrario. Co-moderador del popular programa "Los Robertos", al cual insisten en llamar "Como Ustedes Pueden Ver". Co-editor del suplemento comico-politico "El Especulador Precóz". "Co-algo" de muchos otros proyectos porque le gusta jugar en equipo.

 robertomalaver@gmail.com      @robertomalaver

Visite el perfil de Roberto Malaver para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: