Denuncia

¡Con mis putas, empresas, y clínicas no te metas! (I)

      Me resulta realmente ininteligible, después de un largo transitar y haber contribuido de una manera incondicional con este proceso revolucionario, encontrarme con una confederación de grupos que hacen  vida política dentro de las instituciones del Estado, sobre todo en lo que respecta a Salud, la cual es bien conocida por mi , debido a la larga trayectoria que poseo dentro de la misma, como Profesional de la Medicina en el campo asistencial y otras veces participando en el área gerencial en varios Hospitales y Distritos Sanitarios de Caracas, como Directivo y Cofundador de nuestro emblemático Cardiológico Infantil Dr. Rodríguez Ochoa y como Director Médico del Hospital “José Gregorio Hernández” de los Magallanes de Catia. Por supuesto refiero también mi actividad política en el extinto batallón 94 A como vocero del Comité de Ideología y Política del sector de Baruta, vocero de Salud de un Consejo Comunal del sector La Trinidad y Precandidato a la alcaldía de Baruta por el PSUV.

     En mi última pasantía por la administración pública la cual fue bien breve ¡ Gracias a Dios! realizada desde el 30-01-09 hasta el 30 03 09 como Director del Distrito Sanitario Nº 7, encontré como esta Institución está penetrada y carcomida por los gérmenes de la corrupción y complicidad de grupos poco afectos a este proceso de cambio, que se intercambian de acuerdo al Ministro, Gobernador y /o Alcalde de turno, sin tomar en cuenta ningún tipo de criterio ni político, ni ético ni gerencial; con respecto a esto, me parece hasta chistoso cuando en una reunión con el Director de Salud de Miranda me referí acerca de mi militancia en el PSUV, comentario que fue oído por el mismo en forma silenciosa y con un gesto irónico que demostraba la poca importancia que le merecía dicho comentario.

     Cuando en el subtítulo me refiero  a lo de “Con Mis Putas no te metas”, es referente al hallazgo detectado por mí con respecto a que la tradicional consulta que se realizaba a las Trabajadoras Sexuales para tramitar el Certificado de Salud  en el Distrito Sanitario Nº 7 de la Urbina, no se estaba llevando a cabo por el Médico Venereólogo encargado de esa consulta, por lo cual comienzo a investigar y me encuentro dentro del mundo de la privatización de la Medicina a nivel de los Prostíbulos, donde acude un Médico General que realiza la “Consulta Ginecológica” dentro del establecimiento en el cual se desempeñan dichas trabajadoras, careciendo de un Consultorio Ginecológico, sin camilla, bata, guantes, ni instrumental médico, es decir, sin la presencia de la más mínima ética, violentando el derecho en lo que respecta a la Salud Sexual de esas Trabajadoras, así como irrespetando todo tipo de Derechos humanos como mujeres dignas de un trato médico adecuado que dignifique su condición de mujer. Me parece realmente grotesco e inaudito que en estos momentos de lucha persistente que labra nuestra muy querida Ministra de la Mujer María León  por dignificar a la mujer en todas sus esferas y hacer respetar los valores éticos y morales, esto  siga pasando en nuestras Instituciones de Salud, donde en este caso resulta de gran importancia y de tal gravedad  dicha situación, ya que contribuye notablemente al poco control epidemiológico de este sector, agravando el franco sub-registro en las estadísticas en lo que se refiere al control de las Infecciones de Trasmisión Sexual, siendo casi imposible detectar alguna posible  epidemia que  llegase a presentarse.           

             Después de lo detectado, me dispongo ingenuamente a tratar de tomar ciertos medidas de corrección al respecto, como fueron tomar el control de la emisión de los Certificados de Salud y conversar con una de las representantes legales de esa Macro Empresa que engloba Bingos y Prostíbulos donde se le plantea dicha irregularidad explicándole la violación que se estaba realizando con dichas Trabajadoras y se le plantea regularizar la asistencia de dichas Trabajadoras Sexuales a la consulta de Venereología del Distrito Sanitario Nº 7 o en su defecto, a la creación de un Servicio Médico dentro de dichos establecimientos, para poder instaurar medidas de control Sanitario. Es así como se llega a un acuerdo aparente con dicha funcionaria, quien accede a conversarlo con el dueño de dichos locales. Mi asombro fue mucho mayor, cuando días después el personal de seguridad del Distrito se percata de la presencia de cinco camionetas marca Explorer con vidrios ahumados colocadas en  forma de L exactamente al frente de la Institución, durante cierto tiempo, con la consecuente desconexión de electricidad del Edificio Cede de dicho Distrito Sanitario, haciendo notar como el resto de los edificios adyacentes al Distrito, poseían su servicio eléctrico de forma normal. Evidentemente es de pensar, que estaba siendo víctima de un vulgar amedrentamiento; recibiendo al día siguiente una información fidedigna, donde se me comunicó de que ya se había pagado una alta suma de dinero para anular mi Gestión combativa hacia la corrupción y regularización de normas. 

     Es bien sabido por el entorno, de la presencia de mafias alrededor de Bingos y   Prostíbulos, negocios que lógicamente son intocables por su gran poderío económico que compra las conciencias de aquellos que no están claros con su ideología política de cambio revolucionario. Lo que resulta aterrador y grotesco es saber como estas mafias están penetrando nuestras Instituciones de Salud y como se juega cómodamente y de manera inescrupulosa con la Salud del pueblo, asunto este que me desconcierta sobre todo dentro del marco de las Tres R en la renovación del Proceso Revolucionario.

      Al referirme en el subtítulo “Con mis Empresas no te metas”  me encuentro con que de forma tradicional, se ha utilizado todo un personal de Salud como Médicos, enfermeras, vehículos etc.; para realizar una consulta Médica a las Empresas para el control Sanitario del personal que labora en ellas (Certificado de Salud) actividad que sirve para  gestionar el permiso Sanitario de las mismas. Estas consultas ante la vista general, son “supuestamente” realizadas de forma gratuita, pero en realidad estas son impartidas bajo la figura de Donativos que se realizan a la Directiva de turno de la Institución, sin ningún control administrativo ni susceptible a ser auditado, situación que fue informada por oficio a la Dirección Estadal de Miranda (Informe que reposa en los archivos). Me resulta difícil entender como una Institución de Salud puede llegar a financiar en términos de la operatividad el Control Sanitario de estas grandes empresas.        

      Al tratar de tomar medidas para organizar y normar dicha actividad, me coloco en el ojo del huracán, informándome por parte del Personal de la Dirección Estadal que la situación en el Distrito Sanitario estaba muy delicada por las supuestas presiones ejercidas por mí y que “Estaba haciendo mucha bulla”.

     Me resulta verdaderamente asqueante, como la complicidad interna en esta Institución deja ver libremente como rueda la gestoría, la retención de permisos, la duplicación de numeración de permisos sanitarios para presionar a los empresarios a que paguen por dichas gestiones. Me sigue siendo chistoso el hecho cuando me dispongo a retener varios permisos sanitarios por irregularidades, donde todos estaban siendo gestoriados por la misma persona y procedo a referirlos al contralor estadal, este no toma ninguna medida correctiva al respecto, si no por el contrario ejecuta las firmas de los mismos, alegando que mi persona estaba agrediendo a dicho “Gestor”, que iba a matar de un infarto al pobre funcionario el cual estaba acostumbrado  a su trabajo y yo lo perturbaba.

     Lo que me resulta mas grotesco de esta historia, es que cuando acudo a una reunión de Directorio y denuncio la presencia de los vehículos apostados en el Distrito con el consiguiente corte de luz eléctrica, tanto el Director Estadal como el Contralor Estadal hacen caso omiso a mi denuncia; al concluir dicha reunión se me invita a otra reunión conformada por una supuesta comisión de Ética nombrada por el Director, para informarme acerca de unas denuncias que realizó el funcionario que había sido reportado por mi,  por sus ya cuestionadas actividades y puesto a la orden del Contralor Estadal, situación ésta ya concertada con él.  Dicha Comisión decide de inmediato y de forma arbitraria suspenderme de mis funciones como Jefe de Distrito Sanitario de forma verbal hasta que no responda a las acusaciones que se me imputan.

     Lógicamente, esta actitud me parece la peor torpeza e irregularidad administrativa cometida por un personal Directivo, ya que mis funciones correspondían a un cargo de confianza, pero mi ética revolucionaria me hicieron acatarlo de forma disciplinada  para responder a tan tonta trampa. Posteriormente, recibo una llamada de la Consultora Jurídica quien confirmó el mal procedimiento administrativo que se había realizado, sugiriéndome que lo mejor sería que pensara en dejar el cargo. Luego me comunico con el director Estadal, confirmando dicha información, sin darme ninguna explicación al respecto, refiriendo que se limitaba acatar la decisión de la supuesta Comisión de Ética, situación ilógica, al ser él la máxima autoridad para tomar decisiones al respecto, mucho más, cuando días atrás dicho Director había hecho llegar a mi despacho una felicitación por escrito a la Gestión que yo representaba, siendo extensiva a todo el personal adscrito al Distrito.

     Debo hacer notar que una de las gestiones mas cuestionadas, durante la gestión del Alcalde Barreto fue la dirección del hospital “José Ignacio Baldó” del algodonal la cual estaba dirigida por el actual Director Estadal de Miranda, debido a la actuación de un familiar de dicho Director que se desempeñaba como proveedor de medicamentos para dicho hospital, asunto este fácil de demostrar.

      Al referirme en el subtítulo “Con mis Clínicas no te metas”  Pude cerciorarme durante la corta estadía en dicho Distrito Sanitario, de la existencia de Clínicas MUY PRESTIGIOSAS de Caracas que no poseen actualmente ninguna permisología Sanitaria, prácticamente desde que iniciaron sus labores asistenciales.

      Para finalizar, debo señalar como la ineficiencia Gerencial hace estragos en esta Dirección, cuando un personal que llegué a sustituir por el mal manejo dado a la farmacia Distrital donde por su desconocimiento se dejaron vencer gran cantidad de medicamentos de forma irresponsable, vuelvan a colocarlo en el mismo cargo luego de mi cese de funciones como jefe del Distrito Sanitario Nº 7.

     Es importante destacar que en este período corto de Gestión (2 meses) la Dirección Distrital Sanitaria no recibió ningún tipo de presupuesto.

     Por todo lo antes expuesto me siento realmente preocupado por el avance de este proceso revolucionario, donde continuamente se excluye a gente valiosa realmente comprometida con el proceso por no querer apoyar y defender irregularidades, atropellos y acciones de corrupción y altamente contrariado de saber como ciertos funcionarios con altas ansias de poder y cuestionados, estén en este proceso, gerenciando sectores de la Salud como lo es en este caso la Dirección Estadal de Miranda.

     Ratificando que de todo lo antes expuesto existen pruebas y que lo único que me lleva hacer dicha denuncia es lograr que se tomen los correctivos al respecto para así tratar de mantener la ética y  la moral en alto de nuestro hermoso proceso Revolucionario.

     ¡PATRIA SOCIALISMO O MUERTE!

     VENCEREMOS


    

*Médico Gineco-Obstetra  Diplomado de Gestión en salud

  

 freddgal@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 12388 veces.



Freddy Galué(*)


Visite el perfil de Freddy Gil para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Freddy Gil

Freddy Gil

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a76734.htmlCd0NV CAC = Y co = US