¿y qué es lo que quiere el negro?

 Desde el triunfo de Obama la prensa internacional y nacional no han hecho sino emitir elogios acerca del nuevo representante del gobierno norteamericano. Obama ha sido tema obligado de todos los comentaristas políticos, en todos los casos enalteciendo sus aptitudes y preparación, pero para algunos radicales de la política venezolana el hombre en el marco de la V Cumbre de las Américas en Trinidad y Tobago instalada el viernes 17 de abril de 2009 ha demostrado sus “raíces negroides y poco talento vinculándose con el dictador venezolano Hugo Chávez”, continúan diciendo estos radicales inspiradores de guarimbas  y perturbadores del orden público “se le vieron las costuras al negrito Obama”, “bueno ellos son negros y se entienden”. Desde lo alto de la oposición del poder legislativo norteamericano también llueven fuertes críticas hacia el mandatario estadounidense y se preguntan ¿qué es lo que quiere el negro?.

 Cuando Chávez y Obama se criticaban mutuamente era una fiesta para los radicales opositores venezolanos, porque nunca se han puesto a pensar objetivamente en las implicaciones que traería una ruptura comercial con el imperio, donde por muchos convenios que firmemos con China, Rusia y otras potencias extranjeras afectas a las políticas socialistas nunca reemplazaran lo que significa para nosotros el comercio bilateral con USA, siendo en este sentido beneficiados ambos países por cuanto los principales ingresos por concepto de petróleo que obtiene nuestro país viene en más de un 70% de manos norteamericanas, y para ellos Venezuela es un suplidor seguro (a pesar de todo lo que se diga por micrófono y ante las cámaras), además de que los costos de transporte son más económicos por estar muchísimo más cerca que los países Árabes y este sector del continente cuenta con más seguridad para el transporte de petróleo y todos los demás minerales que exportamos los venezolanos hacia suelo norteamericano. Por otro lado los auspiciadores de conflictos entre ambas naciones que sueñan con una confrontación bélica saben que por mucho equipamiento con que cuente actualmente la república no soportaríamos más de dos horas bajo misiles norteamericanos causando innumerables bajas tanto a la población militar como civil, destruyendo en fracción de segundos lo que nos ha costado décadas levantar.

 Comienza una nueva era entre nuestro socialismo y el imperio, pero con un respeto mutuo podemos seguir avanzando hacia las políticas de transformación que prevé nuestra constitución y el proceso revolucionario.

 Todos deberían estar felices por este encuentro entre mandatarios que tienen su peso específico dentro de sus áreas de influencia y cuya relación estoy seguro será beneficiosa para la recuperación de ambas economías.

 Estamos ante un cambio paradigmático importante que repercutirá en todos los sectores sociales, dando de qué hablar a muchos en pro y en contra, pero el buen manejo diplomático es indispensable en estos tiempos de crisis. Bien por Obama y Chávez, quienes  han asumido las posiciones que la mayoría esperábamos.


reinaldosilva119@hotmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1458 veces.



Reinaldo Silva


Visite el perfil de Reinaldo Silva para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Reinaldo Silva

Reinaldo Silva

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a76516.htmlCd0NV CAC = Y co = US