19 de abril..200 años después, la lucha continúa

El 19 de abril de 1.810, si lo sacamos del contexto simplista de que fue consecuencia de la abdicación del Rey Carlos IV y el arresto del heredero Fernando VII por parte de Napoleón Bonaparte, que había invadido a España y lo examinamos desde sus antecedentes podemos concluir que se trata de un movimiento revolucionario, cimentado sobre la base de la lucha de clases. El embrión del 19 de abril prácticamente comienza a incubarse desde el mismo momento,que se instaura en Venezuela la sociedad colonial, debido a las contradicciones internas tanto en el seno de los blancos peninsulares, como entre estos y los blancos criollos o mantuanos, que se veían arrinconados por los enviados de la Corona, pese a su historial de lealtad y defensa de los intereses del imperio español. Por el otro lado estaban los españoles que eran considerados inferiores por sus propios, paisanos de Castilla, estos eran los Asturianos, Canarios y otros gentilicios que en vez de Señor, para dirigirse a ellos los que se consideraban superiores por tener el poder político y económico, utilizaban el despectivo Ño. Esas contradicciones se fueron agudizando y patriotas letrados como el generalísimo Sebastían Francisco de Miranda, cuyo padre había sido vejado por los mantuanos producto de esa tirantez, ya señalada, en 1782, ya comenzaba a sembrar y regar en el suelo patrio la semilla de la rebelión contra el yugo español. En ese año, un año antes del natalicio de Simón Bolívar, Miranda le escribe el Coronel Juan Vicente Bolívar, padre de quien fuera nuestro libertador,para invitarlo a la rebelión en contra de la Corona española. Luego sus dos fallidas invasiones en 1806.

En 1795, José Leonardo Chirinos el afrodescendiente falconiano, que puso en jaque al gobierno de esa provincia e intentó establecer un gobierno comandado por negros y zambos, inspirado en la revolución francesa y en el código negro, constituye otro antecedente importante, de esa ideario venezolano, que nada tenía que ver con los problemas entre España y Francia, sino que se trataba de un movimiento revolucionario endógeno, que hasta hoy se encuentra en pleno desarrollo. Luego vino el movimiento de Manuel Gual y José María España, en 1797, el primero hijo de un destacado militar que 50 años atrás había defendido con heroísmo a la Guaira de los ataques bucaneros, y el segundo, ex Teniente de Justicia de Macuto, a cuyo movimiento se unieron republicanos españoles que habiendo sido descubiertos en Madrid, como enemigos del Rey, fueron apresados y remitidos a América,como reos de Estado. Bien pronto establecieron contacto con los revolucionarios venezolanos,cuyo movimiento estaba ideológicamente  consolidado, ya que entre otras cosas, en nombre de la Santísima Trinidad, proclamaba devolver la libertad a todo el continente americano, establecer un gobierno sustentado en la igualdad, fraternidad, libertad y propiedad, lo cual obviamente era otra manifestación de lucha de clases,porque la propuesta tácitamente eliminada las clases sociales. Este movimiento, tuvo hasta el estatuto de los derechos del hombre, impreso en la Isla de Guadalupe, una bandera y hasta un himno, que fue la Carmañola. Desgraciadamente por una delación, el movimiento fue develado antes del estallido y sus líderes, huyeron al Caribe, dispersos, Manuel Gual, murió en Trinidad,se dice que envenenado por un realista y José Maria España, tras su regreso clandestino a Venezuela, fue apresado y sometido a juicio, fue condenado a muerte y ejecutado en la Plaza Mayor de de Caracas, mediante horribles suplicios,su cuerpo fue descuartizado y sus miembros colocados en sitios visibles para aterrorizar a la población. Dejó para la posteridad su lapidaria sentencia, pronunciada cuando subía al cadalso: “ No pasará mucho tiempo, sin que mis cenizas sean honradas”. Fue una profecía, pronunciada en 1799,once años despúes el bravo pueblo caraqueño derrocaba al primer gobierno español en el continente invadido y la semilla de la subversión se expandió desde el río Grande hasta la Patagonia.

  • Con esta breve reseña, creemos sustentar la afirmación de que el 19 de Abril, fue una revolución producto de la lucha de clases. E igualmente establecer que el imperio ayer como hoy, se impone al mundo a través del terror contra los pueblos ocupados. Ayer fue España contra la América Aborigen y hoy tenemos al imperio norteamericano, contra nuestra América, el Medio Oriente, Asia y África. donde las matanzas, torturas y suplicios están al día.
  • Estos episodios que como el movimiento de Miranda  tenía como objeto tomar el poder de Venezuela desde el exterior, para hacerla libre e independiente; al igual que los anteriores, prendieron las alarmas de la oligarquía, de los blancos criollos, los mismos que hoy nos detestan y quisieran encontrar una bomba solo “mata marginales”, para acabar, con quienes le estamos frustrando sus sueños de grandeza, dio origen a la conspiración de los mantuanos en 1808 que intentaba apoderarse del poder desde dentro, es decir, mediante un golpe de Estado,tal como lo intentaron en 2002 y continúan haciéndolo. Para ese momento, los blancos  criollos esa sociedad que pujaba, por desplazar a los enviados de la corona,que no les permitían saciar sus ambiciones, tenían el poder económico a través del control del Cabildo, el Real Consulado y la agricultura, pero no había podido acceder al poder político, que lo ejercían los enviados de confianza del Rey de España y por eso pensaban en la Venezuela independiente o por lo menos autónoma,donde cambiara todo para que todo siguiera igual.
  • La invasión en 1808 de España por parte de los franceses y el arresto del rey Carlos IV y su sucesor Fernando VII, les vino al dedo, porque el vacío de poder generado fue el espaldarazo para los intereses del mantuanaje caraqueño.  Cuando esta clase social caraqueña se entera de los sucesos de España y que en todas las provincias españolas, los mantuanos se organizaban en  juntas para preparar la resistencia contra las fuerzas invasoras y para dirigir la política de cada región, ven su oportunidad y le exigen al capitán interino de Venezuela, Juan de Casas, que organice también una junta similar a las españolas en la cual ellos tuviesen poder de decisión. La autoridad  española no aceptó y como la oligarquía siempre ha sido poco dada a exponer su pellejo, la conspiración falló. Los más furibundos fuero llevados a  prisión y, enviados a sus haciendas a los más moderados.  El fracaso de éste episodio  tuvo como causa fundamental la falta del apoyo de los oficiales de las milicias de pardos, quienes se presentaron ante Casas  dispuestos a combatir contra los mantuanos, si se animaban a continuar adelante, lo que no ocurrió el 19 de Abril de 1810, cuando el oficial venezolano,que comandaba esa fuerza, al ver el gesto osado de Francisco Salias, que toma del brazo al Capitán general Vicente Emparan y le increpa “Regrese a cabildo excelencia”, ordena el marcial “Firmes”, cuando los milicianos intentaron hacer armas. Emparan había suspendido el cabildo, porque consciente de lo que ocurría ya en toda América quería ganar tiempo. Aún cuando la junta se créo como “Conservadora de los Derechos de Fernando VII”, los patriotas venezolanos, hicieron de ella un pretexto para impulsar un cambio social, un proceso que ya no tendría marcha atrás y que hoy está mas vivo que nunca,porque la lucha de clases se profundiza cada día en pos de alcanzar la auténtica libertad, aunque para ello tengamos que confrontar nuevamente a la rancia oligarquía.
  • Es hora de mirar desde las aulas, una nueva arista del 19 de abril de 1810, que si jurídicamente no fue la declaratoria oficial de la independencia, marcó el rumbo, que hoy consolida la marcha de la espada de Bolívar por América Latina.


    cd2620@gmail.com.

    cadiz2021@yahoo.es.



    Esta nota ha sido leída aproximadamente 5421 veces.



    Cástor Díaz

    Periodista CNP 2414

     cd2620@gmail.com

    Visite el perfil de Cástor Díaz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


    Noticias Recientes: