Crisis en la Sociedad del Salario

Un intento por caracterizar el momento socio económico actual en el entorno de crisis de civilización de la sociedad de mercado, inmersa en las interrelaciones establecidas en un mercado mundial: financiero – económico y la globalización de la comunicación y la cultura, nos induce a pensar en los señalamientos de Robert Castel. (Metamorfosis de la Cuestión Social)

“… la situación actual está marcada por una conmoción que recientemente ha afectado  a la condición salarial: el desempleo masivo y la precarización de las condiciones de trabajo, la inadecuación de los sistemas clásicos de protección para cubrir estos estados, la multiplicación de los individuos que ocupan en la sociedad una posición de supernumerario “inempliables”, desempleados o empleados de manera precaria e intermitente. Para mucho el futuro tiene el sello de lo aleatorio”.

En su faceta imperial de la actual sociedad salarial y del empleo, la severidad de la crisis se burla de todo lo institucional desarrollado en el mundo económico y de la sociedad política. Se incrementa la perdida de puestos de empleo y ya la OIT estima para finales de 2009 la perdida de 50 millones, sin incluir el desempleo crónico de las sociedades capitalistas más industrializadas. Observemos el arrastre de la crisis en los países de mayor trascendencia del G7, base fundamental en lo territorial, financiero, bursátil y militar  de la condición de imperio alcanzada.

Para los EEUU el nuevo dato del paro ha vuelto a superar las peores previsiones. La economía de EE UU perdió en febrero 651.000 empleos y el índice de desempleo subió cinco décimas hasta el 8,1% de la fuerza laboral, según ha informado hoy el Departamento de Trabajo. Es la peor tasa en 25 años. Entre los sectores más perjudicados, la industria manufacturera destruyó 168.000 trabajos, la de la construcción 104.000 y los comercios 39.500.

Los analistas habían calculado una cifra máxima de destrucción de empleo de 650.000 puestos, según la encuesta realizada por la agencia Bloomberg entre 80 expertos. La primera economía del mundo lleva tres mes acumulando pérdidas de en torno a 600.000 puestos de trabajo. En un principio, el pasado mes de enero EE UU perdió 598.000 empleos y en diciembre hubo una pérdida neta de 577.000 empleos. Las revisiones de las cifras de estos meses empeoran el panorama. Una vez corregida, la cifra de enero es de 655.000 y la de diciembre de 681.000 puestos de trabajo destruidos, según los datos del Departamento de Trabajo.

Desde que comenzó la recesión en EE UU en diciembre de 2007 el país ha perdido más de 5,4 millones de puestos de trabajo, el ritmo más rápido desde 1945. La mitad de ellos desaparecieron en los cuatro meses que siguieron al colapso, en septiembre, de la firma financiera Lehman Brothers.

Además, la crisis global ha reducido drásticamente el consumo de productos estadounidenses en el resto del mundo, lo que no hace sino empeorar la situación y las perspectivas laborales.

En Alemania, según cifras oficiales sobre desocupación difundidas en el mes pasado de Febrero el número de personas sin trabajo pasó la "barrera psicológica" de los cinco millones por primera vez desde los años treinta. Esto significa que en enero se registraron en Alemania 5,037 millones de desempleados, lo que elevó el índice de desocupación a 12,1%.

Un factor que ha contribuido a esa sensación de malestar en Alemania han sido los intentos del  gobierno de reformar el mercado laboral de su país y recortar los gastos del Estado en salud y pensiones. Un programa llamado "Hartz IV" ha establecido una serie de medidas progresivas para realizar el mayor replanteo del sistema de seguridad social en décadas, con el fin de eliminar algunas prerrogativas y beneficios largamente establecidos.

Las protestas se han sucedido en el país, especialmente en la zona oriental donde la desocupación es más alta que en el oeste tras el cierre de muchas empresas manejadas por el Estado. Al mismo tiempo, empleadores como Volkswagen, Siemens y Daimler Chrysler han llevado a cabo duras negociaciones con los sindicatos para recortar costos y cambiar prácticas laborales entre una fuerza de trabajo considerada la más costosa del mundo.  El mayor banco alemán, el Deutsche Bank, dijo que recortará 3.280 puestos de trabajo fuera de Alemania, los cuales se sumarán a los 1.920 despidos anunciados en diciembre.

En Diciembre de 2008 el volumen de negocios de la producción industrial alemana retrocedió 16.6 por ciento en el país. La producción industrial de Alemania registró en enero pasado una caída de 20 por ciento respecto al mismo mes del año anterior, con lo que se ubicó como la más fuerte baja que se ha reportado en las últimas décadas. 

La Oficina Federal de Estadística informó este viernes en Wiesbaden que en diciembre pasado el volumen de negocios de la producción industrial alemana retrocedió 16.6 por ciento en el país. En el comercio exterior de esos productos la baja fue de 23.8 por ciento. Respecto a los países del euro, el descenso fue de 21.7 por ciento y en relación a las otras naciones de la comunidad internacional la reducción del volumen de negocios de los productos industriales alemanes fue de 25.6 por ciento.

El sector más golpeado fue el de la producción automotriz, que se desplomó en enero en 34.3 por ciento en comparación con el mismo mes del año anterior. La venta al extranjero de esos productos alemanes perdió de manera considerable más terreno, casi 40 por ciento. La producción industrial de la industria metalúrgica alemana bajó en 30 por ciento, la de la industria química en 27.2 por ciento. El sector de producción de maquinaria retrocedió 17 por ciento, un porcentaje menor que las otras ramas industriales.

Las cifras que divulgó este viernes la Oficina Federal de Estadística se suman a las previsiones de que "lo peor está por venir". Para el presidente del Instituto alemán de Investigación Económica, Hans Werner Sinn, Alemania alcanzará su punto más bajo en esta crisis económica y financiera el próximo año, según una entrevista que publicó este viernes el diario Financial Times Alemania. El investigador apuntó que este país europeo sigue a la coyuntura económica de Estados Unidos con un retraso de año y medio.

Observemos lo ocurrido en Japón. Unos 160 mil trabajadores temporales en Japón perdieron su empleo o lo perderán antes de finales de marzo a causa de la crisis mundial, reportó hoy el gobierno japonés. Según cifras oficiales, 157 mil 806 personas que en octubre de 2008 tenían un contrato laboral temporal lo perdieron o lo perderán antes de finales de marzo. Estas cifras son peores de lo que había anunciado inicialmente el gobierno nipón, que esperaba la pérdida de 85 mil empleos temporales.

“Es una situación extremadamente grave”, dijo el ministro de Asuntos Sociales, Salud y Trabajo, Yoichi Masuzoe. Haremos todo lo posible para ayudarles a encontrar un trabajo, proponiéndoles formaciones y un lugar donde vivir”, prometió el funcionario.

Muchos industriales japoneses emplearon estos últimos años a trabajadores de forma temporal, aprovechando una nueva ley para la contratación temporal en las fábricas. La vivienda era proporcionada por el patrón, por lo que muchos trabajadores que pierden su empleo se quedan al mismo tiempo sin lugar donde vivir. Además de estos 160 mil trabajadores, se espera que otros 10 mil empleados con contrato indefinido sean despedidos, según el Ministerio de Asuntos Sociales, Salud y Trabajo. Japón, segunda economía mundial, es uno de los países que más está sufriendo los efectos de la crisis mundial, a causa de la caída de sus exportaciones, motor de su economía.

El Canadá registró una pérdida de 83 mil puestos de trabajo en febrero pasado, al pasar la tasa de cesantía de 7.2 a 7.7 por ciento, informó la oficina Estadísticas de  Canadá. Indicó que en total se perdieron en el segundo mes de 2009, 111 mil empleos de tiempo completo, pero fueron creados 28 mil puestos de tiempo parcial concentrados en la industria de la alimentación, lo que deja un saldo negativo de 83 mil puestos de trabajo eliminados. La mayor parte de los puestos perdidos se registraron en las provincias de Ontario, el corazón manufacturero del país (35 mil), Alberta, la principal productora de hidrocarburos (24 mil), y en Quebec (18 mil).

La construcción fue el sector más afectado por los despidos, con 43 mil puestos de trabajo eliminados, seguido por los servicios profesionales, científicos y técnicos, con una pérdida de 31 mil empleos.

De acuerdo a economistas del Toronto-Dominion Bank, la recesión económica en Canadá durante 2009 eliminará medio millón de empleos. Desde octubre pasado la economía canadiense ha perdido 295 mil empleos, en su mayoría de tiempo completo, según las cifras oficiales. Como la economía canadiense representa casi una onceava parte de la estadounidense, las cifras de hoy muestran que el desempleo es más serio en Canadá que en el sureño vecino, donde en febrero se perdieron 651 mil empleos.

En el marco anterior emerge el papel que el Estado social de derecho puede jugar en este momento coyuntural. Recordemos que el Estado social de derecho se constituye en la interrelación mercado  -  trabajo, su fortaleza y crecimiento ha estado en referencia a los mecanismos institucionales que regulaban el crecimiento económico y la estructuración de la condición salariado. Al disgregarse la economía y se desmorona la condición salarial el Estado social de derecho pierde su poder integrador.

Se dibujan en el tiempo condiciones de desobediencia civil (carencia de legitimidad), con el respectivo desconocimiento de la autoridad expresada en las múltiples instituciones existentes en un orden global exponente de la interrelación Imperio – Imperialismo – Estado Imperial



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3173 veces.



Freddy Mudarra/Cristina Michelena


Visite el perfil de Freddy Gil para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Freddy Gil

Freddy Gil

Más artículos de este autor


Notas relacionadas


US mp N Y ab = '0' /actualidad/a75664.htmlCd0NV CAC = Y co = US