Carpeta Nueva

Oposición Mitológica.

Sísifo: personaje mitológico de la antigua Grecia. Por no haber cumplido una promesa a los dioses, fue condenado por Plutón a empujar una enorme piedra montaña arriba, con la añadida maldición de que, cuando iba a llegar a la cima, la piedra se le devolvía. Tenía que comenzar de nuevo y repetir el ciclo por toda la eternidad.

Oposición venezolana: personaje fundamentalmente mediático, es decir, que pertenece a la mitología contemporánea. Por haber faltado permanentemente a sus promesas electorales fue condenada por el pueblo a entregar el poder político; pero, adicta a los privilegios, se condenó a sí misma a remontar la cuesta de las encuestas o buscar otra vía para retornar a Miraflores lo que logró por brevísimo tiempo, siendo proporcional lo aparatoso de la caída a la altura lograda en cada intento(na). Igual a otro ser mitológico, la Hidra de siete cabezas, la oposición cuenta con el mismo número: las cinco que por ahora dan la cara, más la del intermediario que no es otro que don Gustavo y la cabeza de las cabezas, la del amo del imperio, la de George, el viejo, el propio, por lo que podemos llamar a la oposición la hidra de las siete G: los 5G de aquí más los dos de afuera. También, la oposición pareciera estar sufriendo el suplicio de Tántalo quien fue un rey ladrón y asesino y fue castigado por los dioses mandándolo al infierno y, con una sed y hambre tremendas, lo introdujeron en un estanque sumergido hasta la quijada, debajo de un árbol de sabrosos frutos, con la particularidad de que el agua y los frutos al intentar tomarlos se ponían fuera de su alcance. Así la oposición, mediática como es, tiene sus frutos virtuales y, al intentar tomarlos, se le desaparecen, se le esfuman, queda haciendo cui-cuí-cui.

Debía ser descendiente de Tántalo aquel pecador del cuento, borracho y mujeriego que, luego de morir, fue enviado al infierno e introducido en una cámara con un barril de ron y una hermosa mujer. Lo malo era que el barril tenía huecos por todos lados y la mujer por ninguno.¡Ah, rigor, pobre oposición.!


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2684 veces.



Oscar Pérez Cristancho


Visite el perfil de Oscar Pérez Cristancho para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas