Rosa Luxemburgo

Hace 137 años, el 5 de marzo de 1870, nació en Polonia la líder izquierdista Rosa Luxemburgo, mujer que a la postre inmortalizaría la frase: Socialismo o barbarie. Rosa Luxemburgo, una de las figuras más destacadas del movimiento socialista europeo en el siglo XX, vivió una existencia fascinante y perdura hasta hoy como una de las más importantes mujeres de pensamiento y obra socialista en la historia contemporánea.

Considerada por los entendidos como unas de las pocas líderes izquierdistas europeas que trascendió a su muerte, Luxemburgo defendió la libertad y su militancia la llevó a intervenir en 1905 en la Revolución Polaca y a oponerse a la Primera Guerra Mundial. Importante estudiosa del marxismo, Luxemburgo fue profesora universitaria y participó activamente en la política de la conformación del Partido Social Demócrata Alemán. Las páginas de La Igualdad, un periódico constituido totalmente por mujeres, fue el medio en que Rosa Luxemburgo expuso y argumentó su postura contra la Primera Guerra Mundial, lo cual le costó la expulsión de Alemania.

Luxemburgo pregonó: «El día en que la clase obrera comprenda y decida no tolerar más guerras, la guerra será imposible; el punto vulnerable de la causa revolucionaria en este momento es la no madurez política de la gran masa de soldados que todavía permite a sus oficiales que les manden contra sus propios hermanos de clase».

Son numerosos sus aportes al debate socialista, sus posiciones sobre la huelga de masas, su afirmación de la capacidad creativa y espontaneidad de la clase obrera, la crítica al leninismo organizativo, su polémica oposición al derecho de autodeterminación en el capitalismo, sus trabajos sobre la acumulación de capital y la defensa del internacionalismo obrero, entre otros. Luxemburgo fue fundadora y dirigente de La Liga Espartaco, la cual dio lugar a la conformación del Partido Comunista Alemán creado el 1 de enero de 1919 y en cuyo congreso de fundación esta líder socialista pronunciaría su último discurso. Rosa Luxemburgo en Alemania, fue asesinada vilmente por describir de manera contundente, al papel fundamental que debe tener en cuenta la clase trabajadora en tiempos de revolución socialista, y la descalificación moral al cual tuvo que atravesar esta ilustre revolucionaria en pro de la clase trabajadora alemana, o solo por el simple hecho de escribir, militar o ser parte del partido Socialdemócrata Alemán, ni de tener algunas diferencias discutibles con el camarada León Trosky, si no por el hecho de su genero “MUJER

“La noche del 15 de enero de 1919 en Berlín, fue detenida Rosa Luxemburgo: Uno de los soldados que la rodeaban le obligó a seguir a empujones, y la multitud burlona y llena de odio que se agolpaba en el vestíbulo del Hotel Eden le saludó con insultos. Fuera esperaba un coche lleno de soldados, quienes, según le habían comunicado, la conducirían a la prisión. Pero uno de los soldados se fue hacia ella levantando su arma y le golpeó en la cabeza con la culata. Ella cayó al suelo. El soldado le propinó un segundo golpe en la sien. Hacía poco que el coche había arrancado cuando le dispararon un tiro a quemarropa. Se pudo escuchar en el hotel.

La noche del 15 de enero de 1919 los hombres del cuerpo de asalto asesinaron a Rosa Luxemburgo. Arrojaron su cadáver desde un puente al canal. Al día siguiente todo Berlín sabía ya que la mujer que en los últimos veinte años había desafiado a todos los poderosos y que había cautivado a los asistentes de innumerables asambleas, estaba muerta.

Pocos meses después, el 31 de mayo de 1919, se encontró el cuerpo de una mujer junto a una esclusa del canal. Se podía reconocer los guantes de Rosa Luxemburgo, parte de su vestido, un pendiente de oro. Fue identificada y se le enterró el 13 de junio”. Mientras se buscaba su cadáver, un Bertold Brecht de 21 años escribía: “La Rosa roja ahora también ha desaparecido. Dónde se encuentra es desconocido. Porque ella a los pobres la verdad ha dicho: Los ricos del mundo la han extinguido”.

Luxemburgo dijo: «En el lodo de la sociedad capitalista no puede crecer ninguna hierba medicinal que ayude a curar la anarquía capitalista».




Esta nota ha sido leída aproximadamente 3426 veces.



Ricardo Galindez /Topo Obrero


Visite el perfil de El Topo Obrero para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a75033.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO