José Francisco Pueblo

Cuando el 27 de abril de 1.810 Cumaná se adhiere a la proclama de Caracas, entre los principales impulsadores de esa acción revolucionaria en el Oriente de Venezuela se encuentra este personaje, quien de buenas a primeras comienza a dar discursos a favor de la causa libertadora. Por arrogarse siempre en sus arengas la representación del pueblo de toda la Provincia de Cumana, la gente en todas partes comienza a llamarlo “José Francisco Pueblo”; creándose a su rededor una aureola de un líder revolucionario. José Francisco Bermúdez nace un 23 de enero de 1.782 en el pueblo de San José de Aerocuar, hijo de Antonio Bermúdez de Castro y Josefina Figueres de Cáceres y Sotillo; familia acomodada y propietaria de haciendas en la costa de Paria. En su niñez y adolescencia Bermúdez solo tendrá una educación elemental por vivir en una zona agrícola, aprendiendo las labores propias del campo, con el tiempo se convierte en un prospero comerciante y dueño de una hacienda en la cual su principal producto es el cacao.

Bermúdez de inmediato entra a engrosar las filas del ejército patriota. En 1.812 con el grado de subteniente, se encuentra bajo las órdenes de Don Vicente de Sucre, padre de quien más adelante sería el Mariscal de Ayacucho. Al perderse la Primera República Bermúdez huye hacia Trinidad y allí comienza la conspiración con la intención de regresar lo más pronto posible, se reúne con otros venezolanos que se encuentran en la misma condición que él y desde el islote de Chacachacare, con otros 44 expatriados sale aborda la goleta Carlota Al llegar a Guiria sorprenden a los realistas y toman el sitio. El accionar revolucionario de aquella gente tiene mucho que ver con la recuperación de la República, lo cual se produce cuando Simón Bolívar aparece por el otro extremo del país con su famosa Campaña Admirable. Durante 2 años José Francisco Bermúdez lucha y combate por la Segunda República, pero todo se viene al suelo en 1.814 cuando Boves se hace invencible, hasta que en la batalla de Urica muere el asturiano, sin embargo los patriotas son derrotados y tienen que huir hacia la Isla de Margarita; allí el general Arismendi se ha hecho fuerte y sostiene el último bastión republicano. Las fuerzas realistas atacan con un gran número de efectivos y toman Margarita, Bermúdez con algunos compañeros huyen en la fragata Golondrina, llega a Cartagena y de allí sale rumbo a Haití en busca de los venezolanos que allí se encuentran; lleva en su mente el firme propósito de preparar de inmediato una expedición para el regreso a la patria.

José Francisco Bermúdez era un hombre fornido, de carácter fuerte, muy voluntarioso y de una valentía extraordinaria. Debido a su mal carácter y a su forma un tanto brutal de llevar la guerra Bolívar lo reprende en varias ocasiones, estas llamadas de atención por parte de Bolívar no le gusta a Bermúdez y esto le hace tener algunas diferencias con él, hasta el punto de disputarle el mando en una asamblea que se efectúo para reconocer la máxima autoridad militar a Bolívar; Bermúdez es el único que lo desconoce en esa reunión. Y estando Bolívar a punto de irse al exilio desde Guiria, la población se puso en su contra debido a los rumores que hizo correr Bermúdez acusando a Bolívar de llevarse las tropas y dejar que Guiria fuera tomada fácilmente por el sanguinario Morales, Bolívar en ese momento es conminado por Bermúdez y si no es por la oportuna intervención de Mariño pudo haber sucedido que estos 2 jefes patriotas se mataran entre si. Con el pasar del tiempo Bermúdez reconoce el mando del Libertador Simón Bolívar y éste lo perdona, desde aquel momento Bermúdez le guarda fiel obediencia a Bolívar y llegan a ser verdaderos y leales amigos, tanto que en muchas batallas uno estuvo pendiente del otro para en situación de apuros mutuamente prestarse auxilio; significando ello la victoria de algunos combates.

Un poco después de terminar la guerra, y gozando Bermúdez del más alto grado militar de su época, se retira y retorna a sus quehaceres de comerciante y hacendado en Guiria. Un día Bermúdez es asesinado en la casa de su hacienda por un joven de nombre Rafael Beitzbeitia quien le hace un disparo por detrás de su cabeza. El joven había recibido algunos fuetazos cuando fue descubierto dentro de la casa sin habérsele dado permiso para ello. Se dijo que este joven fue comisionado por algunos enemigos de Bermúdez para llevar a cabo este atentado. El general Bermúdez cuando muere solo tenía 49 años de edad.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 4594 veces.



José M. Ameliach N.


Visite el perfil de José M. Ameliach N. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



José M. Ameliach N.

José M. Ameliach N.

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a72998.htmlCd0NV CAC = Y co = US