La urgencia del reimpulso y el socialismo necesario

Después del triunfo, al refrendar afirmativamente la propuesta de enmienda constitucional en los cinco artículos relativos a los cargos públicos de elección popular, es cuando menos se debe descansar. A quienes hoy contribuimos, desde diversas trincheras de lucha, con la construcción del socialismo y la consolidación del camino revolucionario bolivariano hecho gobierno, nos está prohibido el descanso.
Recuerdo al camarada Ernesto Che Guevara, quien, hablando entre revolucionarios, decía que “el que se canse tiene derecho a cansarse, pero a lo que no tiene derecho es a seguir considerándose vanguardia”.
Haber conseguido la enmienda de nuestra Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, ciertamente permite ampliar la democracia participativa y protagónica que nos hemos dado a partir del año 1999, por aprobación soberana del pueblo soberano.
En el año 2012, cuando el líder indiscutible de nuestra revolución, el Comandante Hugo Chávez se enfrente, como candidato para una nueva reelección, a las alternativas que eventualmente aparezcan, por parte de la oposición, deberá contar con fortalezas mucho mayores que las propias, que las que le corresponden como gran estratega, como amoroso conductor de masas, como obediente soldado a la orden de los designios del pueblo trabajador, del pueblo pobre y proletario.
Es responsabilidad de las revolucionarias y revolucionarios, de las bolivarianas y bolivarianos, de las y los socialistas, asumir, alejados de todo sectarismo, de todo fraccionalismo y de toda apetencia pequeñoburguesa egoísta, con verdadero sentido de unidad, la tarea de hacer la revolución. Todos los días y hasta en los detalles más pequeños.
Y a quienes gobernamos, a quienes hoy tenemos alguna responsabilidad que exprese al gobierno revolucionario que encabeza el Comandante Hugo Chávez, nos corresponde hacerlo bien y hacerlo con el pueblo y –sobre todo- para que sea el pueblo quien auténticamente gobierne, quien asuma el poder.
Es cierto que en la Venezuela signada por su revolución bolivariana, la aceptación del socialismo es un fenómeno masivamente inédito, al que se ha llegado, en gran parte por la convicción, prédica y testimonios de nuestro Comandante Chávez.
Se apuesta al socialismo desde la esperanza cierta de conseguir resolver los problemas relativos a la denominada calidad de vida y a la justicia social por el ejercicio pleno de derechos y deberes ciudadanos.
Ahora nos toca, desde ya, sin pérdida de tiempo, garantizar un gobierno que en todas sus instancias lo haga bien, que gobierne para y con el pueblo. Un gobierno que en el año 2012, garantice la coherencia con el liderazgo del Comandante Hugo Chávez y que al momento de ejercer el voto, no se tome venganza porque un gobierno local, una alcaldía o una gobernación, un ministro o un viceministro, desatendieron el compromiso de gobernar con y para el pueblo, de manera auténtica y pensando en el bienestar, en “la máxima felicidad para todos” y no en sus apetencias personales.
Humildemente proponemos que, sin descanso, asumamos ahora mismo: en lo político, la creación y el fortalecimiento de los consejos de trabajadores, comunales y estudiantiles, como poder de base vinculante.  En lo económico, la socialización de nuestras empresas básicas y de los medios de producción fundamentales, además del monopolio del comercio exterior por parte del Estado. Y en lo social, la seguridad social integral y la seguridad individual.
¡Patria, socialismo o muerte! ¡Venceremos!

siglosocialista@hotmail.com




Esta nota ha sido leída aproximadamente 1779 veces.



Iván Padilla Bravo

Director del semanario cultural "Todos Adentro", medio adscrito al Ministerio del Poder Popular para la Cultura. http://www.mincultura.gob.ve/

 ivanpadillabravo@gmail.com      @IvanPadillaB

Visite el perfil de Iván Padilla Bravo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a72784.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO