Cadivi y algo más

San Cristóbal dista de Cúcuta 58 Km. Distancia que en días normales  se recorre en  escasamente una hora. Fui a Cúcuta el día 29 del mes de diciembre, ya estaba avisado de las interminables colas para hacer esa travesía, distancia que podría cubrirse  en cinco y más horas.  Ese día cuando sonaban las 4 am ya estaba en camino, por el camino logré toparme con un centenar de ávidos viajeros que aprovechando las bondades de la hora ya estaban de regreso. La llegada no fue traumática, pero si fue traumática  todo ese mercado persa que giraba alrededor de los mentados dólares de CADIVI. Grandes colas se observaban por doquier a supuestos “venezolanos” cambiando los 20 dólares de  CADIVI; apoderándose estos “compradores” del 20% de comisión. En las calles se abrió todo un operativo de individualidades portando vistosos carteles colgando del cuello  donde se anunciaban  la compra de “cupos de CADIVI; o  “puntos de CADIVI”; persuadiendo por todos los medios la compra  de los dólares disponibles en las tarjetas de crédito. Llegue a un negocio en la calle 6ta con calle 12, allí había un modesto negocio de blue jeans; pero por lado  y lado había interminables colas cambiando  los fulanos dólares de CADIVI; que eran celosamente custodiados por “paras” así llaman a unos fulanos mal encarados que han abandonado  las Fuerzas Armadas por mala conducta o han pertenecido a escuadrones de la muerte de la derecha y ahora prestan sus servicios en estos quehaceres. Aquellos que iban a gastarse sus dólares en buena lid se peleaban en los grandes almacenes  los televisores y las computadores  de avanzada tecnología; eran llevados a manotazo limpio con el fin de consumir  a como diera lugar  los restantes dólares. En los negocios vendían sin escrúpulos facturas  en blanco; hasta observe caso inusual sellando pasaporte  en plena cola de un almacén y a particulares con 70 y más  tarjetas de crédito haciendo sus transacciones. Lo más cuestionable de todo esto era que quienes mas se estaban  beneficiando  de este beneficio eran personas pertenecientes a la clase media y  fundamentalmente quienes más adversan a este proceso revolucionario; este pueblo llano que sostiene  con los más grandes de los amores a esta revolución no tuvo acceso a este beneficio; porque para ellos esta vedado  la tenencia de una tarjeta de crédito; en medio de todo esto saludamos que este monto se haya  llevado a 2500 dólares colocándole además algunos obstáculos 

krolinaroa@hotmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3039 veces.



Luis Roa

Licenciado en Administración de Empresas (ULA). Luchador social. Jubilado de CVG Alcasa

 Luisroa519@gmail.com

Visite el perfil de Luís Roa para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Actualidad


Revise artículos similares en la sección:
Anticorrupción y Contraloría Social