Con mi Sambil ¡No te metas!

Una de esas tantas damas de la media baja sociedad caraqueña entraba muy nerviosa a un local de CANTV a cancelar sus facturas telefónicas, muy confiada y sin conocer a nadie lanza su grito de guerra mediática ¡NOS QUEDAMOS SIN SAMBIL!, lo repetía varias veces como quien lanza su caña de pescar al río a ver qué atrapaba, todos en la cola se les quedo mirando, entre esos y esas, yo, pero como no les doy tregua a este tipo de comentarios , dije: ¡Qué Bueno!, la señora se me queda estupefacta mirando. Seguí, es importante porque con este local vamos a darle un uso más comunitario. Allí podría funcionar un CDI, o una clínica popular para la parroquia, también podría funcionar una universidad o espacios para las tantas misiones de esta parroquia sino las de alrededor, también un gimnasio popular, centros comunales y más. Un Sambil popular. La señora no se inmutó y siguió con su discurso disociado: ¡Es que el único que decide es él!, se refería al Presidente, mientras otra señora se unió a la lucha a mi favor, y le explicó a la señora de todo el impacto ambiental, de tráfico que ocasionaría ese monstruo comercial.

Saludo la decisión del presidente, aunque tardía, porque el Sambil representa un error de la revolución y sus contradicciones al permitir las anteriores autoridades municipales y metropolitanas uno de los iconos del capitalismo como es este tipo de centros comerciales en nuestra parroquia. Chávez dice no haber estar informado del asunto y la gravedad de esta construcción muy avanzada ya, y que toma la decisión de su expropiación para atacar de frente a la voracidad capitalista que solo amasa dinero para pocos en detrimento del ambiente, los espacios públicos, la paz y la armonía comunal.

Saludamos la decisión del presidente, y es importante ahora escuchar a los concejos comunales de la parroquia, comerciantes, grupos ambientales, misiones, etc. Para destinar un uso social, incluyente, comunal que beneficie a todos y no que se convierta esta construcción en uso de grupos excluyentes que existen dentro del proceso revolucionario. Considero y opino que allí debe destinarse un sector comunicacional para la comunidad donde haya espacios para los distintos medios de la parroquia como son: Radio (Radio Arte 92.5 FM), Prensa (Notivecinos), un centro de computación popular, Televisión popular, escuela de comunicación popular para la formación de los distintos concejos comunales para la profesión de comunicar.

Igualmente espacio para la formación ideológica, la cultura, un piso completo para la recreación productiva, un cine popular, y así tantas cosas. Sin obviar tiendas para el comercio informal socialista. Se debe aprovechar bien este espacio que el Estado asumirá para el bien de todos los que están o no con el proceso.

Lamentablemente veremos a partir de enero que la oposición tomará al Sambil como icono de lucha, veremos carteles ¡Con mi Sambil no te metas!, trancaran calles, a lo mejor se atrincherarán en las entradas, qué no harán ya que esa gente no razona para nada.


juliocesar1221@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2356 veces.



Julio César Colmenares

Comunicador alternativo.

 juliocesar1221@gmail.com

Visite el perfil de Julio César Colmenares para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Julio César Colmenares

Julio César Colmenares

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /actualidad/a69206.htmlCd0NV CAC = Y co = US