Y el día que los lobos huyeron

13 de abril

Nota de Aporrea: Esperamos todos por la Sección Cultural de la Página, sin embargo, reivindico esta imperiosa necesidad de comunicar de todos los constructores de realidades y de cambios. Pedimos disculpas a todos ellos, quienes reclaman tambien su expresión artística. Esta poesía se recitó en la Primera Asamblea Popular Revolucionaria después del 13 de abril realizada en el Teatro Municipal de Caracas, en un ambiente de total informalidad, a los activistas sociales que allí se congregaron.
Arcoiris de pechos que agotan la mirada,
música dulce de un adiós amado,
el burgués huye del cúmulo de fuerzas que aglomera,
presos en las cadenas se torturan,
viene algo más allá de todo,
se estremecen.

Permiso para suspender el escrito,
hacer lo dicho,
las lágrimas ya se espantan.
¡Basta!.

El odio se personifica
en un ser como mueca retorcida,
lanzas punzantes serpentean,
la gaviota vuelve a nacer en libertad.

Los rostros tristes del vendaval.

.- Hemos creído, creo y creeré,
creo en el cielo frente a mi y yo sobre él.-
(Así mismo volvió a gritar aquel).

Siete jinetes cubrieron su ruta.
Y confesó por su culpa y crucifixión,
son las señales con los signos de los tiempos.

Bajo el signo monetario las bolsas cerraron.

Son pecados concebidos en las ideas del quejido.
Y creeré que mi hijo murió mañana, mi nieto ayer.
Por eso se destroza la mal simulada escalinata,
pululan de a millones lobos huyendo,
revoloteando sin parar en plantas sin flores.

Los racimos de cristal quebrado,
arruinan el balcón de las enaguas.

Sonrisas hambrientas de manos trigueñas.

La plaza luce octubres.
Una turba quema el atardecer en hilos
de la puja grande con banderas de estrellas.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2736 veces.



Greti Richard

Educadora y Comunicadora Popular. TSU en Administración. Activista Social. Artista Plástico.


Visite el perfil de Greti Richard para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas