Dictadura adeca

Ledezma y su tercer gobierno





Exgobernador de Caracas; exalcalde de Libertador; expresidente de campaña de Alfaro Ucero, a quien traicionó alevosamente echándolo de su propia oficina con sus pertenencias a la calle; exadeco, botado de AD por Ramos Allup; exintegrante de la nefasta Coordinadora Democrática, aquella que nos regaló unas “navidades sin Chávez”; exabstencionista devenido hoy en flamante alcalde Mayor de Caracas y redomado golpista, he aquí un breve prontuario de las más notorias fechorías de Antonio Ledezma, a quien el pueblo venezolano prefiere llamar el “abuelo Munster”. Es con estos antecedentes de por medio que nos jura querer gobernar “junto” al pueblo.

Eso sí, para gobernar junto al pueblo “exige” que se le devuelva el control de su amada Policía Metropolitana y la inmediata liberación de los asesinos de puente Llaguno: Henry Vivas, Lázaro Forero e Iván Simonovis.

Y no puede ser de otra manera, pues para el abuelo Munster gobernar significa hacer valer aquella vieja consigna romulera de disparar primero y averiguar después, así lo hizo durante sus dos mandatos anteriores. Jubilados y pensionados, los cieguitos de Capitolio, los buhoneros de La Hoyada , los estudiantes que exigían pasaje estudiantil preferencial, todos estos grupos de ciudadanos fueron víctimas de feroces represalias por parte del abuelo Munster y sus esbirros de la P.M ., esos a los que hoy exige ver “libres”. Durante sus dos gobiernos anteriores, primero como gobernador y luego como alcalde de Caracas, la plaza Bolívar fue perenne escenario de sangrientas refriegas producto de su furiosa intolerancia, e innumerables fueron las ocasiones en que la ballena de la P.M. violó ese espacio sagrado en homenaje a nuestro Libertador .

Una docena de estudiantes pagaron con su vida, sin que los medios de comunicación siquiera lo mencionaran, la osadía de reclamar el mal estado de sus salones de clases o el total deterioro de sus casas de estudio.

Es famoso el caso del estudiante universitario asesinado y colocado sobre el capote de la ballena a manera de ejemplo para los otros manifestantes.

Nunca se supo quién fue el autor material de aquél espantoso crimen, pero bien se sabe que las órdenes las dictaba directamente el propio Ledezma a sus muy queridos compinches de la P.M. Ni siquiera la sacrosanta iglesia católica fue capaz de abrir su boca ante tanto atropello, ante tanto crimen impune, ante tanta barbarie. La gran prensa burguesa se hizo entusiata eco de los ataques a la clase estudiantil.

Célebres son los titulares en primera página del diario El Mundo acusando, con nombre y apellido pero sin prueba alguna, a numerosos grupos de estudiantes de ser “vándalos y desadaptados sociales”, como los llamaba el abuelo Munster.

Así gobernó Ledezma sus dos gobiernos anteriores, secundado en sus fechorías por la gran prensa nacional.

Sin miramientos morales de ninguna índole los nombres de numerosos grupos de estudiantes aperecían casi todos los días en las primeras páginas de los periódicos del país. Quienes de esa manera fueron señalados tuvieron que huir al interior del país o, en el menor de los casos, abandonar sus estudios para siempre…

Reitero, así gobernó el abuelo Munster sus dos gobiernos anteriores. Las enseñanzas de Rómulo Betancourt cobraron en él renovado vigor asesino, y así lo volvería a hacer si de nuevo contara con sus “buenos muchachos” de aquella vieja P.M. Afortunadamente, nuestro Presidente Chávez tuvo el tino de intervenir aquel cuerpo policial corrompido, logrando que el Tribunal Supremo de Justicia lo pusiera en manos del Ministerio del Poder Popular para el Interior y Justicia.  

Nada bueno se puede esperar del abuelo Munster en este su tercer gobierno, nada. Su terrible prontuario es clarísima muestra de lo que vendrá y su pertinaz insistencia en manejar policías dejan claro lo que todos sabemos: adeco es adeco hasta que se muere...

 

Reflexión antiescuálida: ¿Por qué un alcalde o gobernador puede gobernar durante cuatro,  cinco o más periodos y el Presidente de la República no? ¿Acaso se puede considerar dictador al abuelo Munster por estar hoy en pleno ejercicio de su TERCER periodo de gobierno? Ni que decir del delincuente Manuel Rosales, que anda ya en su QUINTO periodo de gobierno...


henryboscn@yahoo.es

 




Esta nota ha sido leída aproximadamente 2793 veces.



Boscán B. Henry M


Visite el perfil de Henry Boscán para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: