(Corrillos opacos de mi existencia)

Tiemblo de pavor cuando me hablan de bolsas

Las bolsas las conozco por fuera, por dentro no, jamás las he penetrado, pero imagino que deben ser bien frías por la falta de calor para humanizarlas en el juego (libre albedrío) del sube y baja de las acciones y mire usted que, una bolsa fría abarca poco espacio y se corre el riesgo que quede por debajo de cero, y eso es, sumamente peligroso, porque es una bolsa en bajada, y, siempre ha sido de tradición, que lo que baja hay que presionarlo con ganas para que suba y es sumamente odioso y vergonzoso para las naciones ricas estar preocupadas y decaídas por bolsas quebradas.

Viéndolo desde el ángulo situacional donde usted se pare, se ve mal y más sí, las bolsas andan por el suelo, que es lo que está sucediendo actualmente en EE UU, Europa y otros países importantes atrincherados en el neoliberalismo clásico destructivo.

Antes, abría una bolsa a cualquier hora, ahora no, se calientan media hora antes, para pulsearla en esa ida y venida de bolsa corrida, para después los corredores soplar a todo pulmón: lleve su bolsa, lleve su bolsa, que solamente me queda una sana que no es la de New York –adivina, adivinador- que por aquí “jumea”.

Dice un eslogan muy viejo: “Si la muerte de las bolsas contribuye a que cese el capitalismo salvaje, entonces habrá socialismo y, para rato”, se lo debemos a un desmemoriado fuera del orden social de la sociedad civil.

¿Sabía usted ciudadano pensante que cotizar en los bancos de las bolsas, tiene sus atenuantes y sus bemoles, que no garantizan el flujo de capitales débiles?

Quien se meta en el mercado de las bolsas queda embolsado y arrastra consigo, las brutalidades del capitalismo y debe saber comportarse a la larga como un buen socio de bolsas.

Actualmente, en esta sociedad de cómplices, no hay bolsa que se respete, ni economista que eche cabeza para su fatalidad.

El movimiento 2D, es un círculo lleno de bolsas criollas, cuantificado por el Mercado Común Europeo sin escatimar esfuerzo alguno.

Chávez quiere enterrar al Fondo Monetario Internacional por bolsas, por no haber sabido aconsejar oportunamente que toda bolsa que se desmorona por la mano invisible del hombre, suma a la sociedad más pobres que intereses y, se lleva por delante el medio ambiente.

Se ha confirmado que las bolsas en vez de dar ganancias dan perdidas y los casos abundan en este mundo de los grandes capitales, pues bolsa sin fondo es bolsa limpia y cuando esto sucede, quien paga el manirrotismo de los estafadores, son los contribuyentes que son exorcizados con cantos de ballenas.

Desde que tengo uso de razón, mis simpatías y deseos se hicieron infinitos por conocer la gran bolsa de New York, la madre de las bolsas, que hoy en día arrastra un murmullo de lamentaciones y que, para desgracia de muchos, Bush la mandó p´al carajo.

Bolsas del universo consolidaos y uníos que bolsa que se respete sale adelante.


estebanrr@cantv.net


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1430 veces.



Esteban Rojas


Visite el perfil de Esteban Rojas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Esteban Rojas

Esteban Rojas

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a65489.htmlCd0NV CAC = Y co = US