Maniobras conjuntas

En el marco del convenio suscrito entre la República Bolivariana de Venezuela y el Gobierno de la Federación de Rusia sobre cooperación técnico-militar firmado el 18 mayo de 2001, se tiene previsto entre los días 10 y 14 de noviembre del presente año, la realización de ejercicios operacionales dentro de las aguas territoriales venezolanas.

Estas maniobras conjuntas, además de desarrollar y consolidar las relaciones de amistad con base en los principios y objetivos declarados en la carta de las Naciones Unidas, le van a permitir a nuestro componente naval y aéreo incrementar los niveles de adiestramiento y optimizar el apresto operacional para cumplir a cabalidad con la misión encomendada en la Constitución, de garantizar la independencia, soberanía y aseguramiento de la integridad del espacio geográfico.

En dichos ejercicios participarán los buques rusos Crucero Nuclear Piotr Veliki (Pedro el Grande), la fragata antisubmarino Admiral (Almirante) Chabanenko, un buque de salvamento y un barco cisterna.

Por Venezuela participarán, por el componente naval venezolano, unidades de línea como las fragatas misilísticas, escuadrones de patrulleros y de transporte, así como unidades aeronavales y submarinas, apoyadas de los aviones de patrullaje marítimo, pertenecientes a la Aviación Nacional Bolivariana.

El adiestramiento de nuestras unidades militares garantiza la eficiencia en el cumplimiento de la misión y sirve de catalizador a través de la disuasión para reducir las amenazas externas.

Ante este ejercicio de rutina no se han hecho esperar las especulaciones infundadas de la oposición venezolana, la Casa Blanca y sus lacayos en América Latina, materializada en las declaraciones dadas por Gordon Jhondroe, portavoz del Consejo de Seguridad Nacional de Estados Unidos, manifestando: "Hemos visto las informaciones; ya veremos cómo se desarrollan los ejercicios", dejando claro que vigilarán de cerca estas maniobras, irrespetando el principio universal de soberanía que tienen los países, aunque paradójicamente en esa fecha su IV Flota estará realizando "una misión humanitaria" por Centroamérica, el Caribe y Suramérica.

Es importante acotar que la decisión de realizar las maniobras conjuntas fue tomada antes de iniciarse el conflicto en el Cáucaso, cuando Moscú denunció la presencia de numerosos buques de la alianza atlántica en el Mar Negro, a los que acusó con pruebas de suministrar armamento a Georgia, bajo la bandera de la asistencia humanitaria.

No podían faltar las reacciones de la oligarquía colombiana, como es el caso de la ex ministra de Defensa Marta Lucía Ramírez, quién manifestó que esa situación "se constituye en un evento que amenaza la seguridad y estabilidad de la región", y en un desfase cronológico, creyendo que todavía existen las instituciones de la colonia y que Venezuela es una provincia del Virreinato de Santa Fe, la parlamentaria se interrogó: "¿Por qué ahora vamos a aceptar ejercicios bélicos de una potencia militar y el alojamiento de su maquinaria aérea en Venezuela?” Valdría la pena preguntarle: ¿será que ella desconoce la presencia militar activa de Estados Unidos en Colombia? Y como colofón, el inefable Juan Manuel Santos arremetió contra Venezuela y Rusia, asumiendo de manera ruin, indigna y desvergonzada que la América Latina es el patio trasero de Estados Unidos.

Por supuesto, estas malsanas críticas y amenazas no le van a negar a la patria bolivariana la posibilidad de contar con una Fuerza Armada entrenada, adiestrada, equipada y moralizada para vencer junto al pueblo en este proceso emancipador.

pedrocarrenoe@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1814 veces.



Pedro Carreño


Visite el perfil de Pedro Carreño para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Pedro Carreño

Pedro Carreño

Más artículos de este autor