El pitidólar

Tengo billetes
como de octava clase
pero así viajo
contento de ir de viaje,
pues para un viaje
me basta con mis piernas,
viajo sin equipaje.

Silvio Rodríguez

Desconexión con el dólar. Enseñar otra medida de referencia que no sea el dólar. La caída además de que se está produciendo hay que zancadillearla. Utilizar de referencia una unidad monetaria cuya resistencia siempre catalogué de galleta, es sostener su valor inflado en la mente sobre todo de los más jóvenes que desconocen en su carne el pasado de ese trampolín a la trampa. Cuánto cuesta tal proyecto? Tantos bolívares fuertes, cuanto más referénciese a a bolívares viejos, pero una unidad monetaria que se le sabe su valor hiper inflado, qué va a estar valiendo lo que cuesta que uno reconoce no tiene peso orgánico. La nuestra sí lo tiene a pesar de los detractores y los más humildes sólo están al tanto de los costos en bolívares no en moneda foránea.

Se derrumba el emblema imperial y aún tenemos en la cabeza los dólares que cuesta tal o cual cosa, esa apreciación está bien que la tengan los del poder para sus transacciones internacionales, pero a la nación entera qué carajo nos importa?, peor aún si queremos desplazar el mundo medido con la engreída divisa. El que quiera saber el costo en moneda estadounidense que saque su celular y marque la calculadora y haga la operación correspondiente; digo lo del celular porque por lo general la gente más humilde adolece de él, pero sobretodo para promulgar nuestro crecimiento en bolívares fuertes; además si el objeto de este proceso que vivimos es buscar varias polaridades en el mundo donde tengamos parte principal, el dólar sobra desde todo punto de vista, pues siempre sonará mandante, y lo mismo va con el euro. El que quiera esas referencias que las busque por sí mismo, pero en Venezuela que se hable en BOLÍVARES FUERTES.

Vivimos días en que cada mercancía estadounidense NO cuesta lo que dice en dólares, sino que su costo es mucho menor, o, peor, el hueco que le falta para llenarlo, lo hace la moneda que transa el intercambio. Exactamente lo que le ocurrió al bolívar al depreciarse en 1983. Hora de meter en cintura a esa moneda lame suelas de la muerte. Qué pensarán los Cohén dueños del Sambil que cobran sus alquileres en dólares? Pasa que cada acción de cambio realizada en el mundo en dólares la moneda que lo hace queda enganchada en su karma, además de ser vampirizada por la divisa gringa, pues al no tener esta un basamento orgánico en su país, hace 40 años que el oro la abandonó. Es hora de levantar el orgullo nacional que porta cada divisa, si hacemos un convenio con Brasil, por ejemplo, el mismo costará tantos reales, o tantos bolívares, los de allá y los de acá saben el costo del convenio, lo que importa; lo demás es más interferencia que referencia que sobra, pues se trataría de un valor límbico, inexistente.

Ahora bien, toda esa argamasa mundial que le ha dado por proteger, defender, endiosar todo lo proveniente y concerniente que brota y prolifere desde el basamento dólar y el universo que ocupa, la denominamos –y no de ahora- "pitiyanquis", con todo el efecto de dominio que ejerce sobre sus seguidores que va desde las denominaciones anglosajonas, el argot hasta la metafísica, perdón, piti metafísica, puesto que busca abarcar a punta de veleidades la condición humana que mas que liberarla, la atrapa en observancia de que sólo hay un camino a la libertad, el camino del dólar. Hablo de la insulsería de guardar un dólar en la cartera para dizque la prosperidad de ese año.

Por supuesto, la creación de una divisa única para las naciones del sur debe tratarse con urgencia, vía MERCOSUR, que vaya transformando a la región en un polo con sus propias características, pero el deslastre subliminal es más que urgente, inmediato. La referencia del dólar es darle un valor agregado a la continuidad de una colonización de una moneda vacua, hoy por hoy, ridícula por decir lo menos.

Por qué el grupo de Los No Alineados o de Los 77 -hace rato que desbordó esa cifra-, no tiene su propio peso, porque por más autonomía que pretendan, las bases económicas de los países que la comprenden, están sustentadas por el dólar y mientras sea esa la moneda con que se entiendan, le proporcionan organicidad a la mafiosa divisa. UNASUR logró lo que logró por el solo peso político que tiene Venezuela Brasil y Argentina, que por más condicionamientos y advertencias que habrán sentido bajo cuerda por parte de EUA, la integración y la defensa de los recursos naturales en sus manos es otro cuento, más ahora que hay una flota para aguas marrones.

Yo imagino el corre y corre de los inquilinos venezolanos que pagan sus rentas en dólares, los del Sambil por ejemplo, que en estos días deberán pagar más de lo debido puesto que el dólar oficial desaparece rapidito mientras que el dólar clandestino es prácticamente subastado que hasta hace poco se cotizó en 6Bs F. que también por cierto es hora que a este último dejen de denominarlo dólar negro, sesgo discriminatorio que permanece sobre los afro descendientes, que nada tienen que ver con las tracalerías que hacen los verdes piramidales… Y que viva la autonomía de Alaska

arnulfopoyer@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1925 veces.



Arnulfo Poyer Márquez


Visite el perfil de Arnulfo Poyer Márquez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Arnulfo Poyer Márquez

Arnulfo Poyer Márquez

Más artículos de este autor