La Caracas Nueva

El Presidente Hugo Chávez hace dos semanas hizo el anuncio de un segundo piso para las autopistas y avenidas de Caracas, la capital de la República. Es un mensaje, como de costumbre, lleno de buenas intenciones para toda la ciudadanía que ya llega a los siete millones de residentes y que para dentro del actual periodo constitucional deberá alcanzar casi los diez, ante la despavorida huida de colombianos de la guerra dramática que sufren en su país y las bondades a las clases populares en el nuestro, de las cuales se benefician igualmente. Las Misiones seguirán creciendo, la construcción de vivienda social y servicios públicos igual, pero la tendencia inequívoca es residenciarse en los alrededores de la ciudad principal de la Nación, Caracas. De allí la magnitud de cinturones de miseria, mucho menos hoy en día que hace una década, pero allí se esta pendiente de todos los Programas Sociales y reclaman con ardor sus derechos al sentirse como nunca que El poder es del pueblo. Correcto; ha ayudado socialmente y la gran industria o capital, como se le quiere llamar, ha vendido su máximo, mientras miles de nuevos empresarios sociales y progresistas han surgido en un país que comienza la retardada 50 años Revolución Industrial, de siglos anteriores en los desarrollados del momento.

¿Pero es la solución lo que ofrece de todo corazón el Presidente? Se pone en duda. Muchos se refieren a Río de Janeiro del siglo pasado, ciudad capital de Brasil que no tenia capacidad en sus calles y rodeados de colinas y altas montañas, al igual que Caracas, no aguantaba “una mosca mas”. Valientemente se tomó la decisión de fundar BRASILIA como futura nueva capital y dejar a Río de Janeiro con su historia y sus playas para el disfrute de propios y extraños. Tardó algunos años la edificación total de una nueva ciudad, pero fue la solución. Quién hoy va a Río la encuentra algo despejada (¿como seria si no se hubiese hecho el traslado de la Capital?) y a Brasilia hermosa y tranquila desde todo punto de vista, especialmente el político. En la medida que Venezuela crece en población, la proporción que busca residenciarse en la Capital es mucho mayor que en el resto del país. Hoy Caracas es realmente, no solo la Capital de la Nación, es la capital financiera, política, social, comercial, deportiva, administrativa, eclesiástica, diplomática y dos docenas de actividades más. ¿Qué será de esta situación residencial, en donde por ejemplo, en El Hatillo solo, actualmente se construyen 200 edificios con doce mil residencias. ¿Es que un segundo piso les va a solucionar su problema diario? Difícilmente. Y los servicios públicos adicionales, se podrá sostener el ritmo ante este crecimiento? No se cree.

De modo que la idea lanzada hace años por el Escritorio de Gerencia Avanzada y Consulta Financiera de este escribidor toma fuerza: se necesita mudar la Capital, con todo el Gobierno Nacional, al igual que en Brasil, a un nuevo espacio en el territorio Nacional. ¿Donde? Allí está la mirada al Sur de nuestro país. Suficiente agua, tierras, excelente clima, electricidad, vecino antiguerras, maravillosa naturaleza por todos los rincones y gentilicio increíble de sus actuales pobladores. Tal como el Presidente menciona con frecuencia “nuestro Norte es hoy el Sur”, también tenemos que mirar al sur de nuestro hermoso país para reacomodar el crecimiento actual y el que se avecina con mayor fuerza que el experimentado en los últimos cincuenta años. Es un Proyecto de diez a quince años, pero indispensable.

Esta propuesta no gozó de la aceptación de gobiernos de la IV República, pero, ¿por qué, amigo Presidente Chávez, no dedicarle un tiempo a su visión futurista y hacer estudios preliminares y consultas con la misma técnica brasilera? ¿Qué se pierde? Es mucho lo que favorece al capitalino futuro a mediano plazo. Sería una Caracas, capital podría quedar, pero para el disfrute y el sano vivir de su población, hoy bañado en gases tóxicos y elementos que acaban rápidamente con la salud. La Caracas con cierto antaño, pero vivible. Y el Gobierno Nacional con sus decisiones y problemática política al Sur, donde renace la esperanza de vivir mejor todos. Los pueblos se fundan; ¿por qué no la Caracas Nueva, sede del Gobierno Nacional? Adelante Presidente; si se puede!

andresdechene@cantv.net


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2706 veces.



Andrés de Chene D.


Visite el perfil de Andrés de Chene para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Andrés de Chene

Andrés de Chene

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a62034.htmlCd0NV CAC = Y co = US