(Un precedente sin antecedente)

El Presupuesto Impúblico, Personal y Paralelo

Estamos hablando del Presupuesto Nacional Paralelo que ha instaurado la
presente Administración Pública (léase, Admón. Impública o Personal) desde
hace 3 buenos años.

Recordemos que todo comenzó con un timorato y hasta razonable estimado
presupuestario derivado de la incertidumbre que para el año 2006 reinaba en
los mercados internacionales del petróleo crudo.

Ocurrió que los ingresos reales petroleros para ese primer año más que
duplicaron el estimado en cuestión. La Presidencia de la república optó por
crear "fondos y fonditos". Optó por arbitrariamente llevar un Presupuesto
Personal, Presidencial e Impúblico, una especie de Macropartida Secreta al
lado del Presupuesto Público tradicional.

Este presupuesto personal obviamente carece de todo tipo de control público,
y sólo el propio Presidente sabe despacharse y darse el vuelto. Lo hace
amparado en suprapoderes políticos habilitantes. y hasta divinamente
bolivarianizados. Con semejante figura financiera se instauró así una
Administración Pública que para el presente año se consolida como
Administración Unipersonal, con un Presupuesto personal que ya más que
duplica el estimado para este año. Digamos que de cada 3 dólares, aprox., 2
no son enterados al Fisco Nacional

Cabe señalar que estos estimados presupuestarios han gozado de la anuencia
inconstitucional de una auténtica cariticatura legislativa, habida cuenta
que sus "discusiones" sobre esta materia no son tales sino simples y
lineales acatamientos de los dictámenes del Poder Ejecutivo. Se trata de una
Asamblea Legislativa muy irrespetuosa de las propias leyes emanadas de sí
misma. El Art. 313, Aparte Primero, es claro al respecto: "La Asamblea no
puede disminuir el monto de los estimados de ingresos", pero allí no dice
nada sobre subestimaciones presupuestarias de notoria improcedencia.

Lo grave de toda esa actitud presidencial, de esa unilateralización y
personalización y despublicidad financieras, es que podría convertirse más
tarde o más temprano en un dañino, perverso y antidemocrático antecedente
para los futuros Presupuestos Nacionales. No obstante, la Oposición Política
Tradicional, la tribuna del "Puntofijismo, su mediática, su iglesia y sus
aliados internacionales y criollos, han guardado el más atípico y curioso
silencio ante semejante peligro nacional. Pensamos que en eso radica su
obstinada e infundada campaña de desprestigio a la presente Administración.
Lo estaría haciendo para luego asumir como suyo y legítimo el derecho
jurisprudencial a presupuestar como les dé la gana "porque Chávez así lo
hizo".

marmac@cantv.net


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3336 veces.



Manuel C. Martínez M.


Visite el perfil de Manuel C. Martínez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: