Lo indignante de lo cotidiano

Lo que mas molesta es la comida que le damos todos los días a la oposición, se la servimos en bandeja por nuestra estupidez. La desunión de estos aspirantes a lacayos del imperio liderados en los últimos meces por el señoriíto López, no pueden concretar la unión de diez pelagatos, por las ansias de poder, se pelean entre ellos. Los acuerdos del 23 de enero hace rato que están en la basura, y no hay un candidato que sobresalga. Abundan los traidores, desertores, acomplejados, que no dan la talla, nadie manifiesta un programa de gobierno acorde con la actual realidad del país, ¿Por qué? Por que no lo tienen, la cantaleta es la misma.

Si no mencionan al presidente Chávez, en sus entrevistas o campaña quedan desnudos en su mediocridad, no tienen argumentos sólidos, reales, para que el pueblo sopese alguna diferencia. Es mas de lo mismo, un cronograma de trabajo con calendario financiero tentativo, no pasa por sus cabezas, uno que otro independiente, andando por los medios de comunicación cual dignificado, aparentando que ya todo lo sabe. Todos tienen publicidad sin excepción, tengan o no posibilidades. Pero no electorales, hablo de sus primarias.

¿Qué hacemos nosotros con el PSUV a la cabeza y el resto de partidos supuestamente afines? Todos pretenden asegurar sus intereses por 20 o 50 mil votos. Prácticamente es la misma torpeza de la oposición. Parece no importarnos que nos brinden la oportunidad de consolidarnos en el proceso electoral, y no me refiero al mismo porcentaje de siempre que manejan los conformistas del gobierno, con sus estadísticas pasadas de siempre. Los empleados públicos y las misiones suman tanto, ese ya no es un colchón electoral, porque los cargos públicos tienen un porcentaje significativo de escuálidos o en vías de serlo, ya lo demostraron en diciembre pasado. Por lo tanto son estadísticas tontas, por carecer de proyección al segmento independiente y al porcentaje abstencionista, a ellos hay que llegar con resultados revolucionarios, pero ya.

Lo que queda de este tiempo hagámoslo, ofrezcamos sobriedad, preocupación, no prepotencia como esta: sin haber gastado mucho tiempo” ni dinero ya estoy primero en las encuestas. El tiempo Sr. No se gasta, pasa, y con el pueblo el tiempo se lo invierte, el tiempo debería ser considerado un recurso económico, siempre y cuando no sea demagogia. Por eso insisto, estamos con la misma euforia insensata del 2D.

El presidente Chávez les ordeno buscar casa por casa, calle por calle, a los que no constan en el padrón electoral ¿porque no hacen eso? Me refiero a la directiva del PSUV ir una semana y caminar dos horas con el pueblo no significa hacer el trabajo, constancia, caballeros es lo que necesitamos. Con semejante oportunidad que nos brindan esa cuerda de mamarrachos, con su nuevo señoriíto que se rasgo el vestido en el aeropuerto, no aprovechar esa nueva ocacion me parece una torpeza estratégica. No podemos seguir con el conformismo y estupidez cultural. Desaprovechar una vez mas otra opcion, me parece un gesto desleal para el contexto revolucionario.

En tiendo que lo mencionado es característico de las sociedades humanas. Pero en revolución hay que tener la capacidad de transformar el funcionamiento político, partiendo de la reflexión que da el conocimiento; para adquirir una conciencia ideológica representada en el Partido Socialista Unido de Venezuela. Pero desde su misma creación, cuando el Presidente Chávez origino la idea, muchos sectaristas confundieron “unido con único” Y no hay fuerza humana que los haga entender la diferencia de concepto, en la práctica especialmente.

Al PSUV, llámenlo como quieran, pero demuestren variables políticas, si el resto de partidos no lo hacen. Pero no se escuden tras el presidente, tras su poder. Es el mayor problema de esclavismo mental de los funcionarios que lo confunden con lealtad, y terminan haciendo mierda oportunidad tras oportunidad. No hay derecho a malgastar opciones, no podemos seguir con el 45%-50% de conformismo electoral, sabiendo que con ese porcentaje se gana, y cuya reflexión manifiesta de “PEOR ES PERDER” Pensar así en revolución no sirve para construir un cambio social, es conformismo. Ya deberíamos haber llegado al 70% mínimo necesario, para llamarnos revolución en estos años transcurridos.

Este aspecto tan simple de la vida política, indica la separación de siempre entre dos niveles de funcionamiento, dos niveles revolucionarios en el chavismo. La del Sr. Presidente que también aporta con sus errores porque lo quiere hacer todo, ya que no confía en su equipo, y estos que no lo quieren hacer enojar supongo. Y, continuamos con la misma tontería de siempre. La masa esta defraudada por la falta de acuerdos en la Alianza, no hay entendimiento, por lo tanto no hay reproducción revolucionaria, transformación y funcionamiento político, importante elemento para un proceso electoral.

La distancia que hay en la historia de estos nueve años con la organización del chavismo, por parte de los científicos del gobierno arroja = división. El presidente no les enseña a multiplicar, para ellos solo la división cuenta, tienen entre ceja y ceja el slogan capitalista: divide y vencerás. NO, ya están en revolución, pacifica pero revolución, en esta hay que sumar o multiplicar, es lo que cuenta.

rcpuma061@yahoo.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2948 veces.



Raúl Crespo


Visite el perfil de Raul Crespo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: