El reengañazo

Dificilmente la minoría opositora comprenderá que no tiene más nada que buscar en su insano afán por recuperar el control del poder en Venezuela. La estratagema montada durante los meses previos a la recolección de firmas autorizada por el CNE, tratando de convencernos día y noche del rechazo popular a la gestión del Presidente Hugo Chávez, se cayó por su propio peso.

Salvo los grandes medios de "comunicación" adversarios acérrimos del Proyecto Nacional Bolivariano, nadie más destaca los "logros" alcanzados por la oposición minoritaria entre el 28 de noviembre y el 1º de diciembre. Y esto por la sencilla razón que todos fuimos testigos de su "hazaña".

El reafirmazo no fue otra cosa que el destape descarado de toda la podredumbre y todas las tácticas inmorales de una dirigencia antisocial y antidemocrática que aún no capta la abismal distancia que la separa de las aspiraciones populares. De ahí que no le haya importado echar mano a la vieja práctica del chantaje, la manipulación y el soborno para abultar unas cifras que, ya el segundo día de la recolección de las firmas para solicitar el revocatorio al Presidente, sabía que no reuniría. Por ello se apoyo esta dirigencia en las amenazas de las empresas a sus trabajadores para que fueran a firmar, con la complicidad siempre oportuna y remunerada de los sindicaleros de la CTV.

Lo cierto es que este reengañazo sirvió para todo. Algunas caretas se cayeron: sacerdotes que instaban a su feligresía a firmar si no quería arder en el fuego eterno y la reprobación divina, muy semejante a lo hecho bajo la dictadura franquista en España y el período de la Independencia americana; militares que, obviando su rol institucional y de salvaguarda, se mostraron muy inclinados a respaladar el punto de vista de los opositores en algunos centros de recolección de firmas; y funcionarios del gobierno bolivariano que, tratando de ocuultarse de miradas indiscretas, estamparon sus firmas en centros donde se suponía nadie les reconocería, pero con tan mala suerte que sí hubo alguien que les viera.

Pero, por encima de todo esto, harto conocido por ser ya parte del viejo anecdotario histórico-político de nuestro país, sobresale la lección unitaria de las bases populares en torno de Chávez. Más que el de la dirigencia chavista, se debe distinguir el papel jugado por las amplias mayorías en este tenso torneo de resistencia cívica. Muchos hombres y mujeres revolucionarios y progresistas se dieron a la tarea de escamotearle las diversas triquiñuelas urdidas por la minoría puntofijista. Ellos son los verdaderos artífices de esta nueva victoria popular. Sería mezquino negarlo o disminuirlo. Y debe servir de reflexión sincera para quienes integran la nueva clase política del país y pretenden orientar el curso del proceso revolucionario bolivariano.

A la minoría reaccionaria no le debe quedar dudas respecto a la inevitabilidad de este proceso revolucionario. Algo que ella misma alimenta al desconcoer ciegamente el profundo cambio que se vino gestando desde hace décadas bajo sus propias narices y que comienza a tomar forma y contundencia. Lo único que le restaría hacer es continuar el hostigamiento, el sabotaje, el terrorismo mediático, la campaña de infundios (como ésa de que Chávez es narcotraficante y terrorista internacional), la invocación reiterativa para que el loco fascista instalado en la Casa Blanca ordene la invasión a nuestro territorio y algún militar trasnochado se anime a una aventura golpista; sin descontar el deseo nada desmentido para que se dé el magnicidio. Todo en función única y exclusivamente de sus intereses clasistas.

Reitero: la nueva etapa que comienza, con el despertar, la organización, la formación ideológica y el activismo decidido de las masas populares, reafirmará el carácter irreversible del proyecto bolivariano revolucionario. Sin embargo, esto supone para quienes estamos del lado de la Revolución, no descuidarnos. El enemigo seguirá al acecho, creando situaciones críticas, pero superables; y habrá que seguir derrotándolo en todos los escenarios posibles, contando siempre con el pueblo como primer y único protagonista de este proceso.

Homar Garcés
REBELDE Y REVOLUCIONARIO
POR SIEMPRE!!!







Esta nota ha sido leída aproximadamente 2573 veces.



Homar Garcés


Visite el perfil de Homar Garcés para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Homar Garcés

Homar Garcés

Más artículos de este autor


Notas relacionadas



US mp N Y ab = '0' /actualidad/a5915.htmlCd0NV CAC = Y co = US