Muy bien Presidente

Tenía tiempo que no oía una intervención del presidente Chávez que me recordara sus discursos iniciales, los de su primer gobierno en el período 1999 - mediados de 2004. Discursos centrados claramente en los problemas y dificultades existentes, en sus soluciones precisas y concretas, sin puntos débiles que pudieran volverse en su contra, llenos de argumentos imbatibles y demoledores, que dejaban prácticamente desnudos y mudos a sus críticos, donde la verdad brillaba transparentemente y las contradicciones de los enemigos les eran lanzadas certeramente, con una dosis de ironía que los ridiculizaba y terminaba por aplastar sus rebuscados argumentos.

Fue en la proclamación de los candidatos del PSUV, en la parte de su exposición sobre los ataques contra el Decreto-Ley Presidencial del Sistema Nacional de Inteligencia y Contrainteligencia reciente. El Presidente aceptó parte importante de las críticas al instrumento legal, iniciando su reflexión con la lectura del polémico artículo 16 y diciendo con transparencia y valentía que “(...) se nos pasó la mano”, “(...) nos equivocamos, yo me equivoqué”. Tomó como ejemplo su propia experiencia de conspirador de años dentro de las Fuerzas Armadas y sus múltiples negativas a declarar, a presentarse ante los tribunales, a incurrir en la delación de sus compañeros de aventuras. 

Suspendió la aplicación del instrumento y señaló su decisión de modificarlo, para no dejar dudas ni temores sobre su carácter democrático y respetuoso de las libertades individuales. Señaló la necesidad de tener un sistema de inteligencia legalmente constituido, que evite las violaciones de antaño con gente secuestrada, asesinada, torturada y desaparecida durante los gobiernos de AD y COPEI. Fustigó con mucha razón a aquellos críticos que, como la Iglesia y la oposición perversa, mienten y calumnian en su condena de la nueva legislación y callan con hipocresía ante la Ley Patriota de EEUU y las cárceles militares de ese país en Guantánamo y en Eurasia, en las que se violan salvajemente los derechos humanos de miles de personas, condenadas sin juicio ninguno y sin derecho de defensa.

La actitud de Chávez debe hacer reflexionar a sus aduladores de siempre, quienes ya condenaban cualquier crítica al decreto-ley en cuestión.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3249 veces.



Luis Fuenmayor Toro

Médico-Cirujano, Ph. D., Ex-rector y Profesor Titular de la UCV, Investigador en Neuroquímica, Neurofisiología, Educación Universitaria, Ciencia y Tecnología. Luchador político.

 lft3003@yahoo.com      @LFuenmayorToro

Visite el perfil de Luis Fuenmayor Toro para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Luis Fuenmayor Toro

Luis Fuenmayor Toro

Más artículos de este autor