Valor Escasez y Precio

En un principio la escasez impulsó la búsqueda de alimentos no disponibles
en la *mesa* de los comensales de esa primitiva etapa de la humanidad. Se
practicó la Recolección y la Pesca de unos bienes naturalmente ofrecidos por
la naturaleza. Todos esos bienes carecieron de valor de cambio.

Por esa razón ni pescadores ni recolectores fueron ni son productores, ellos
no agregaron ni agregan valor alguno a los bienes pescados o recogidos, si
por valor entendemos transformación de algunos bienes cuyo valor de uso es
potencial, en valores de uso efectivo. El beneficio de pescados, aves y
otras carnes pueden considerarse simples prolongaciones de las faenas
culinarias.

De igual manera, el comercio de bienes de producción, ex ante, y el c. de
mercancías listas para el consumo final, ex post, tampoco representan
producción, no agregan valor. Son simples *recolecciones* de las
mercancías que circulan desde los tiempos mismos de los primeros
intercambios de bienes de uso con determinados valores de cambio. De otra
manera tendríamos que catalogar como productivas las labores domésticas
destinadas a la confección casera de comidas y vestidos, y también a la
labor que practica el ama de casa para llenar su cesta básica alimentaria en
bodegas y mercados cercanos a su domicilio.

Por cierto que en las empresas modernas y capitalistas es común costear las
labores de compra de materias primas y materiales, así como la contrata de
mano de obra. Su contabilidad se añade como costes indirectos al valor
directamente insumido en las mercancías procesadas con aquellos insumos. Se
trata de una práctica contable viciosa afirmada en la falsa creencia de que
tales labores son productivas. Son sólo actividades forzosamente
encarecedoras del costo de producción dentro del cual sólo debe figurar el
valor agregado por la mano de obra productiva y la del valor agregado
previamente en materiales y otros medios complementariamente involucrados en
cada proceso de producción.

Una vez que se fabrican las mercancías y estas van al mercado puede ocurrir
que su demanda diste por exceso o por defecto del monto ofrecido. Es
entonces y bajo esas circunstancias de desequilibrio cuando reaparece la
escasez como alteradora del valor. Pero esta escasez tampoco crea valor, se
limita a bajar o subir los precios del valor creado.

Por todo eso, tenemos la producción de valor creado por los trabajadores
productivos, una escasez coyuntural improductiva ajustadora de los precios
de mercado y que gobierna la relación Oferta-Demanda de ese valor, y el
mercado donde se escenifican todas las transacciones de medios de producción
y de bienes de consumo.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 6481 veces.



Manuel C. Martínez M.


Visite el perfil de Manuel C. Martínez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: