Trincheras de Ideas

Razones de una movilización militar defensiva ante una ofensiva militar imperial

En el argot del billar se dice de una bola con piquete al revés cuando con la bola principal se le da a la segunda y en las tres bandas que debe tocar, ésta le da, a su vez, a una tercera que era el objetivo real del jugador. De esta manera pudiéramos analizar la agresión del gobierno fascista de Uribe a la soberanía territorial de Ecuador cuando decide –por órdenes del gobierno norteamericano– romper las iniciativas humanitarias para la liberación de Ingrid Betancourt y 11 rehenes más por parte de las FARC, asesinando de manera artera y premeditada al dirigente Raúl Reyes, quien llevaba esas negociaciones con el gobierno ecuatoriano del presidente Rafael Correa.

¿Por qué Uribe rompe la piñata de la paz y asume las políticas norteamericanas-israelita de la llamada guerra preventiva, extrapolan a Latinoamérica lo ocurrido en el Medio Oriente?

Evidentemente, a nuestro juicio, los trágicos sucesos de ecuador donde mueren cerca de 25 personas entre colombianos, ecuatorianos y mexicanos, no fue un globo de ensayo. Los aviones caza salidos presuntamente de la base norteamericana de Manta, Ecuador, los helicópteros artillados y de tropas no fueron utilizados para un simple ver qué pasa, sino que la misma fue una operación cuidadosamente planificada y de larga data.

¿Buscaban medir, además del genocidio perpetrado por las tropas uribistas y norteamericanas que participaron en la operación, medir la capacidad de respuesta militar de Ecuador o pensaban que el presidente Correa se acobardaría y aceptaría tranquilamente las excusas mentirosas de Uribe y sus lágrimas de cocodrilo?

¿No formaría ese plan, el inicio de una gran ofensiva militar contra las FARC y contra Venezuela? ¿Qué plan oculto existe entre el gobierno sanguinario de Uribe y Manuel Rosales de utilizar al estado Zulia de punta de playa para agredir a Venezuela?

Llama la atención la actitud precipitada de Rosales y del rosalismo de condenar la movilización militar que públicamente ordena Chávez a los estados fronterizos y acusar paladinamente a Chávez de traición a la Patria cuando es todo lo contrario.

La aparentemente incongruente decisión del presidente Chávez de mover los cuerpos de Ejército a la zona fronteriza ¿qué premisas políticas y militares previas tenía?

Por lo menos dos. El ataque militar a Ecuador –quien no estaba preparado para ello y fue tomado por sorpresa– fue la clarinada pública, pero ya se sabía que desde la Goajira y otras regiones colombianas se venían moviendo tropas, tanques de guerra, batallones hacia Venezuela, eso por el lado colombiano; por el venezolano la entente Uribe-Rosales-Águilas Negras-Ganaderos –que habían ensayado, cuando Bronsfield era embajador nortemericano– el separatismo del Zulia de Venezuela, ponían en acción sus planes secretos para apoyar internamente la agresión externa, por eso no sólo se precipita Rosales, sino que, en las primeras de cambio, arrastra a toda la oposición a coincidir con Uribe y condenar las decisiones soberanas del presidente Chávez, utilizándola burdamente; por otras razones, no muy patrióticas precisamente, el grupo fascista Primero Justicia se abstiene de condenar a Chávez igual que el resto de la contrarrevolución. Allí están algunas explicaciones de la movilización militar ordenada por Chávez.

Los paramilitares y mercenarios acechan, esperando el momento de actuar y que no pudieron hacerlo en el Zulia porque el gobierno lo frustró, hacia esos grupos deben ir los cuerpos de seguridad, ahora están a la defensiva, es el momento de golpear y desarticular los mini ejércitos que esperan.

(humbertocaracola@gmail.com)


Esta nota ha sido leída aproximadamente 5027 veces.



Humberto Gómez García

Director de la revista Caracola. Pertenece al Movimiento de Medios Alternativos y Comunitarios (MoMAC). revistacaracola.com.ve

 humbertocaracola@gmail.com      @hgcaracola

Visite el perfil de Humberto Gómez García para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: