Sobre el artículo "El ser más temido del hombre: La mujer"

Respuesta a algunos de los lectores, a los lectores

Primero no se trata de una defensa o no de ninguna teoría de la homosexualidad, sino de una imposición del hombre sobre la mujer a partir de los mitos que reflejan que no solo es una diosa por poner a una diosa de algo, la idea resulta de los tantos mitos neolíticos existentes antes de la edad de los metales. La ocupación de América ocurrió antes de esa "revolución", para mí, masculina. Démeter, Semele, Artemisa, Afrodita, Aracne, Atenea, Isis, Manitú, Ixchel, son deidades antiquísimas, si se quiere tomadas posteriormente por los griegos, algunas pasaron a América como Manitú o Ixchel (equivalente a Aracne). Durante esa época neolítica, el hombre se hizo sedentario en muchas partes, antes de eso era errante y su ocupación de territorios la poseía hasta que la cacería se mudaba a otra región, como tal los aborígenes de Norteamérica, o los simples kariñas. En pueblos ya sedentarios, la fuerza masculina era igual a la femenina. Hay un mito entre los jíbaros brasileños que habla de que hace mucho tiempo, no hacían falta los hombres, pues con sólo la mujer tocar varias veces la tierra, de allí se levantaba un pene que las fertilizaba, el mito no puede ser más revelador. La idea de la Beauvoir no es que si ella era bisexual eso sea un parámetro de mayor libertad que las heterosexuales. Lo de ella es revolucionadísimo en el sentido de que el sexo no debe ser ninguna medida de la unión con el ser amado, lo que pasa es que según ella, aún nos mantenemos anticuadísimos en cuanto a la posesión, pues el CELO es una propiedad de la que aún no se escapan ni hombres ni mujeres, según ella, las mujeres son moldeadas a voluntad del hombre. Que Eva haya sido creada con una y no dos costillas, en la anatomía femenina, las costillas falsas de la mujer son dos más que las del hombre para su parto, lo que resulta cómico que el hombre haya "donado" una o dos o tres para la creación de ella, cuando es ella la que brinda un espacio entre las suyas para ser madre del hombre. Mitos más antiguos que ese, hablan de ese poder femenino que dice sobre su poder en cuanto a las estructuras que unía a unos y otros, a lo mejor, dictadas por estructuras, pero Pandora, Adán y Eva, son, a mi manera de ver, totalmente mitos machistas que reducen a la mujer a ser un objeto de castigo per saecula saeculorum, y, aunque la mujer eso ahora no le importe, ella va por una supuesta igualdad.

Lo del 50% para amigas y amigos que no conocen sobre nuestra realidad venezolana, el dato va porque se estila que la sociedad nuestra va por un 50% de participación de unos y otras, que la discriminación tiene que desaparecer a como dé lugar. Sobre las observaciones del amigo que me exhorta a leer a Pierre Bordieu, no veo mucha diferencia de lo que digo. Las revoluciones socialistas del siglo XX buscaron alguna cierta igualdad, pero jamás llegaron a atreverse a tanto como lo intenta la bolivariana, aunque aún esté en pañales. Finalmente lo femenino, no significa al pie de la letra de mujer, sino que es una fuerza que denominarían Yin en el conocimiento del Tao, el que un hombre sea tierno no significa que sea homosexual o tenga esa tendencia, aunque sí significa que si adolece de ella que tenga miedo de expresarla. Mis saludos muy sinceros a todos los que han respondido al artículo, después de todo, está hecho para polemizar, no es una Ley universal, apenas una hipótesis en este menjurje en donde todos debemos salir airosos puesto que la humanidad entera está metida en tremendo peo… Disculpen la expresión.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2414 veces.



Arnulfo Poyer Márquez


Visite el perfil de Arnulfo Poyer Márquez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Arnulfo Poyer Márquez

Arnulfo Poyer Márquez

Más artículos de este autor