Yo, pecador me confieso

Nota de Aporrea: El asunto de la Iglesia pica y se extiende, al parecer la serie de panfletos politicos que se han distribuido en absolutamente todas las iglesias de la capital, terminaría este domingo con la tercera entrega. Es inocultable la alianza de los grupos reaccionarios de la jerarquía católica con el golpismo y el fascismo, lo lamentable es que el gobierno no haya tomado acciones mas contundentes contra aquellos que hacen propaganda política desde los pulpitos y pretenden hacer ver que la situación política y social que vivimos es consecuencia de la actual administración cuando todos sabemos que no es asi. El movimiento popular exige mano duro contra la jerarquía católica reaccionaria y promoción de una nueva jerarquía católica que realmente trabaje por los intereses del pueblo. Para ello el Estado venezolano debe mover sus fichas diplomáticas en el Vaticano y lograr una reconformación de Conferencia Episcopal.

Vamos a sincerarnos con la iglesia, con la que ni siquiera hemos topado, sino que por el contrario, ella quiere topar contra ella misma.

Fíjense. En la Conferencia Episcopal en 1994, la iglesia, llegó a una serie de conclusiones, entre ellas la siguiente:

“Venezuela no tiene una legislación moderna en el área de las comunicaciones sociales. El desarrollo tecnológico cada día propone nuevas pautas para la producción y transmisión de programas. Nuevos medios de comunicación aparecen en nuestro país y legalmente el ciudadano está indefenso frente a una posible violación de sus derechos”.

Y no contentos con ese juicio, la Conferencia Episcopal Venezolana siguió diciendo en su mensaje:

“El gobierno debe acelerar el debate público sobre una nueva ley que legisle sobre la frecuencia radioeléctrica en Venezuela, sobre el contenido y la forma de las transmisiones y sobre el aspecto moral y cultural que por encima de cualquier interés debe protegerse”.

Sin embargo, el 13 de julio de 2003, en Ultimas Noticias, Baltasar Porras mandó a parar con unas declaraciones donde decía que la Ley de Responsabilidad Social en Radio y Televisión: “debiera congelarse como discusión en el parlamento y abrirse un debate a toda la sociedad porque allí hay conceptos fundamentales”.

A pesar de que, este mismo año, el Papa Juan Pablo II había dicho:

“De hecho, con frecuencia los medios prestan un valiente servicio a la verdad; pero a veces funcionan como agentes de propaganda y desinformación al servicio de intereses estrechos o de prejuicios de naturaleza nacional, étnica, racial o religiosa, de avidez material o de falsas ideologías de tendencias diversas. Ante las presiones que empujan a la prensa a tales errores, es imprescindible una resistencia ante todo por parte de los propios hombres y mujeres de los medios, pero también de la Iglesia y otros grupos responsables”.

Pero Baltasar no cree ni en el Papa. Yo creo que Baltasar debe hacer una propaganda por todos los medios, donde en primer plano, diga: “Yo, pecador me confieso, por mi culpa, por mi culpa, por mi santísima culpa, la iglesia se ha convertido en un partido político de oposición”.

Es más, ya ni una palabra suya bastará para sanarnos, Baltasar.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 4893 veces.



Roberto Malaver

Periodista y escritor. Niega ser humorista, a pesar de algunas evidencias que indican lo contrario. Co-moderador del popular programa "Los Robertos", al cual insisten en llamar "Como Ustedes Pueden Ver". Co-editor del suplemento comico-politico "El Especulador Precóz". "Co-algo" de muchos otros proyectos porque le gusta jugar en equipo.

 robertomalaver@gmail.com      @robertomalaver

Visite el perfil de Roberto Malaver para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas