La nueva religión, el periodismo y sus santos

Bueno ahora resulta que ser periodista da derechos “divinos” para calumniar, mentir, manipular, participar en un golpe de estado, amparar francotiradores, violentar los derechos de toda la sociedad, esconder delitos, justificar matanzas, denigrar de los ciudadanos y todo lo que a estos elegidos del dios “Libertad de expresión” se les ocurra.

Como es de esperarse en toda religión tienen su dogma, sus obispos, santos, su jerarquía eclesiástica y todos los detalles que caracterizan a las religiones. Su dogma esta basado en el convencimiento que tienen los santos periodistas de que su misión en la vida es decirnos a nosotros simples mortales que ellos y solo ellos tienen la verdad, no importa que sepamos que mienten descaradamente, tampoco importa que tengamos videos que demuestren que mienten reiteradamente, si hay testigos de sus mentiras tampoco importa, lo único valedero es el milagro de sus divinidades que les permiten manipular por obra y gracia divina del dios “libertad de expresión” la realidad y no se le ocurra contrariarlos porque será destruido en el altar de los noticieros, los programas de opinión, las columnas de los santos periodistas en los diarios y los programas de radios de los ungidos en la divina libertad de expresión.

Por supuesto usted no podrá refutar ni una solo palabra de las mentiras, a menos que haga el principal “acto de fe”. ¿Adivina? Hablar pestes del presidente Chávez o de cualquiera ligado al pensamiento bolivariano y no se preocupe por lo que tenga que decir, siempre que sean las mayores barbaridades que se le ocurran, no es necesario que tenga pruebas, los santos periodistas y sus altares se encargaran de darle la “legitimidad” que se necesita, porque después de todo para que necesitamos tribunales, jueces, fiscales o leyes cuando podemos acudir a los” santos medios de comunicación” y a sus santos representantes “los periodistas”.

Luego de completar su “acto de fe”, Ud esta listo para se entrevistado en cada programa de radio, televisión, columna de periódico o panfleto que circule en el país y siempre que se ciña a el ataque continuo al gobierno o alguien ligado a este, tendrá garantizada su presencia en todos los “santos medios de comunicación”.

Si no pertenece a este “santo circulo” y esta harto hasta la nausea de Napoleón Bravo, Luisiana Rios, Marta Colomina, Mayela León, Marianela Salazar, José Domingo Blanco, Cesar M. Rondón, Nelson Bocaranda, Maky Arenas, David Pérez Hansen, y de El NaZIonal, El Universal, Tal Cual, El mundo y la representación cotidiana de desinformadotes de oficio en la capital y en el interior de Venezuela (tal es el caso de Promar Tv en Lara y sus jefe de servicios informativos un cubano de nombre José Barrera) y tiene ganas de mandarlos al carajo, exigiendo respeto a sus derechos ciudadanos y a su opinión y visión del país, lo lamento; tendrá que desilusionarse porque los únicos que tiene derecho a la “santa libertad de expresión” son los militares golpistas y las vagas que estan casadas con ellos, los de Primero injusticia, la descordinadora golpista, los adecos ladrones, los copeyanos disfrazados de demócratas, los curas adecos confesos, los economistas que no hayan pegado ni una en los últimos 20 años, los ladrones de la CTv, y claro cualquier delincuente, ladrón, asesino, asaltante que quiera acusar por dinero a un bolivariano.

Se nos dice que la violencia hacia los “santos medios de comunicación” esta mal, puede que así sea, pero la pregunta es: ¿cómo llamamos a lo que hacen los reporteros de esos medios? Porque insisto, ¿estos periodistas y camarógrafos son en verdad inocentes? ¿No tienen conciencia de lo que sucede? ¿Estan o no de acuerdo con la manipulación y la mentira? ¿Cuantos participaron en el golpe de estado con placer y alegría? ¿Cuántos encubrieron información vital sobre los asesinatos del 11-A? .

Lo que esta claro es que los que simpatizamos con el proceso bolivariano no tenemos derechos ciudadanos, y lo demuestran los asesinatos, los encarcelamientos sin pruebas, las palizas de la PM, los insultos y la degradación diaria a que somos sometidos, y en especial el silencio que nos quieren imponer los medios golpistas, cual tiene que ser la reacción a tanta injusticia? ¿Cual es el límite? ¿Se puede culpar a la gente del Pte Llaguno por sus actuaciones contra la vileza de Golpevisión? ¿Se esperara a que se desborde la paciencia, para que el fiscal actúe de una vez? ¿Qué esperaremos para sacar a un juez como Rebolledo y los fiscales golpistas? ¿Se dejara que un tribunal supremo lleno de putas institucionales de bajo precio haga pedazos la constitución? ¿Permitiremos fiscales especiales y tribunales al margen de la constitución para juzgar a Chávez por delitos que no existen? ¿CUAL SERA EL LÍMITE PARA ACTUAR? Yo no tengo la respuesta, pero cada día tengo más preguntas.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2017 veces.



Nadezca Mujica (Hecali@cantv.net)


Visite el perfil de Nadezca Mujica para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas