Las grandes contradicciones

Uruguay un país de escasos 3.3 millones de habitantes, inferior a la población de Caracas, inferior a la cantidad de niños que inician clases en nuestro país.

La otrora, "Suiza de América", se encuentra en la más grave crisis económica, de su historia, con una deuda externa de 14 mil millones de dólares, más el reciente préstamo de 3.800 millones de dólares, suman una cantidad aproximada de 18.000 millones de dólares, más los intereses que deben pagar sobre el monto de la deuda, la que luego se volverá imposible de cancelar, porque por un lado llega el préstamo y por el otro los bancos y la oligarquía los deposita en dólares en bancos extranjeros, con una fuga de 3.100 millones de dólares, dejando las reservas financieras en 760 millones de dólares, dividamos las cantidades expuestas, cada ciudadano uruguayo que nace, tiene una deuda aproximada de 54.545,454 dólares que representan 82 millones de bolívares aproximadamente.

El Neoliberalismo salvaje, el mercado que todo lo puede, ha expulsado una gran cantidad de ciudadanos uruguayos a otras latitudes, incluyendo a Venezuela. Las clases más pobres manifiestan en las calles pidiendo pan y trabajo, en un país donde los niños se acuestan con solo pasto en sus estómagos, estas manifestaciones son reprimidas salvajemente con saldo de heridos, detenidos y muertos. Donde no se contemplan mejoras salariales, ni para empleados públicos ni privados, todo lo contrario, muchos empresarios negocian rebajar el sueldo a los trabajadores, además del impuesto que tienen los sueldos que llegan a un 20% de descuento.

A un oficial retirado, el Coronel Carlos Silva, le censuraron un discurso donde cuestionaba la injerencia de “poderes externos” y hacia un llamado a luchar contra la “soberanía limitada”, además de mostrar su desacuerdo con las políticas económicas, la “consecuencia de políticas externas de dominio, como las que precedieron el proceso de nuestra independencia”. Compatriotas estas declaraciones fueron censuradas en un país que se dice ser democrático, bien parecido a las democracias adeco-copellanas, donde solo ellos tenían derecho a hablar y opinar.

En nuestro país, un grupo de militares retirados, conocidos como el frente Ibáñez-Matos, que se quejan de la democracia nuestra, todos los días amenazan al pueblo de tumbar al gobierno y viven en una conspiración continua y prolongada desde que nuestro Presidente llego al poder en elecciones libres y democráticas, han montado todos los show y templetes posibles, recuerden al loco Soto, el coronel cholalisa y al marinerito de agua dulce, el espantapájaros Molina Tamayo y todavía tienen el tupé o la falta de vergüenza de hablar de comunismo.

En nuestro país las clases pudientes, la oligarquía criolla junto a un grupo recalcitrante de fascistas: adecos, copellanos y primero justicia entre ellos un tal Peña Esclusa, que estuvo detenido en gobiernos anteriores cuando formo una secta en el este de Caracas secuestrando jóvenes para formar una organización ultra derechista de camisas negras al peor estilo del fascismo italiano, en aquella oportunidad no contaba con la ayuda del fascista Leopoldo López, este personaje reconocido por su posición antidemocrática y personaje activo en golpe de estado, estas personas han querido tomar como escenario, las puertas de PDVSA Chuao, como símbolo de sus arbitrariedades políticas, generando un caos en el este de la ciudad, esta gente ha creído que la empresa petrolera les pertenece solo a ellos, ya que son financiados por un pequeño grupo de golpistas de la gerencia de PDVSA, y han creído que paralizando la empresa se van alzar con el poder, pero estos desadaptados sociales piden acaso reivindicaciones salariales o sociales, no señor, su único programa es la salida del Presidente, porque no tienen programa alguno y cada vez se van quedando más solos, los salva los medios de comunicación, parte activa en el golpe de estado en abril pasado, que de no ser por estos ya hubiesen desaparecidos del escenario político.

Y ahora lo nueva modalidad de protesta, un grupo de mujeres, en números escasos que se lanzan a los cuarteles a buscar pleitos y formar toda la algarabía posible montando un show para los medios de comunicación, capaces de todas las faltas de respeto posible, que van desde groserías, rasguños, patadas, desmayos simulados y cuanto acto histérico se les ocurra, que el pueblo ya las bautizó con el nombre de “las batalloneras”, no pueden ver un militar porque se les tiran de pecho, señoras a buscar oficio en sus casas, y marido a otra parte, dejen trabajar a estos señores militares que bastante que tienen, no les busque más.

Este grupo fascista pretende implantar un gobierno neoliberal en nuestro país, parecido al que padece la Republica del Uruguay, con la complicidad de una CTV ilegítima, imagínense ustedes, los que dicen representar a los trabajadores juntándose con la oligarquía, para formar gobierno neoliberal. Increíble, como dicen “si no lo veo, no lo creo” y si a ver vamos este grupito gobernó por 47 horas, menos mal, que fue por tan escaso tiempo, porque en este periodo se violaron todos los derechos humanos de nacionales y extranjeros, derogaron todas las leyes, la Constitución, persiguieron, asesinaron y mil cosas más, ahora hablan de un paro nacional , después de haber dado un golpe de estado. Compatriotas Carlos Ortega es un delincuente y debe estar preso, por el daño moral, económico, político y social causado a los trabajadores venezolanos y al país.

Estos políticos fascistas junto a sus medios de comunicación estarían felices en un país como Argentina o Uruguay, mintiéndole todos los días al pueblo, encarcelando y matando ciudadanos y vendiendo la Patria a potencias extranjeras.

!!!Que se vayan todos!!!, Aquí no los queremos.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2329 veces.



José Rafael Ovalles


Visite el perfil de José Ovalles para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas