"No soportó las presiones de los apologistas de la violencia"

Uribe...se le salió la clase

"Poner en riesgo la seguridad democrática"...? De esa manera encontramos en la página web del diario bogotano "El Tiempo", la "salida", utilizada como "razón", del Presidente Colombiano Alvaro Uribe con respecto a su intempestiva decisión con respecto a la suspensión del Presidente Hugo Chávez y la Senadora Piedad Córdoba como mediadores en la búsqueda del canje humanitario entre la FARC y el Gobierno de ese país. A cualquier desprevenido lector, la "salida" de Uribe puede considerarse como una sorpresa...pero haciendo un análisis mucho más allá del hecho puntual de el "Canje Humanitario", si vamos a la causa, al problema de fondo, tenemos que remitirnos a los tiempos de Jorge Eliecer Gaitan, a la guerra entre Liberales y Conservadores, que no era otra cosa que entre ricos y pobres, utilizados los últimos como "carne de cañón" por ambos mandos, Gaitan rompe con "el acuerdo" entre los políticos de la época en Colombia que establecía la máxima que "mientras los campesinos pobres ponían los muertos, lo políticos ponían las palabras", Gaitan rompió el molde y por eso se convierte en un enemigo poderoso, con un enfoque clasista del tema colombiano, a favor de los pobres; de esos acontecimientos nacen las FARC, son acontecimientos históricos que desencadenan hechos; así como "el caracazo" desencadenó lo que fue la insurrección del 4 de Febrero, en Colombia se fue a una guerra larga, interminable que pareciera no tener fin. Por supuesto que la definitiva y verdadera causa de todas esas turbulencias en América Latina no es otra cosa que el capitalismo. ¿Quien dio la orden aquel fatídico 9 de Abril de 1948 de asesinar a quien seguramente sería el presidente de los colombianos?, el imperio; Gaitan en 1948 le estorbaba al Plan Marshall.

Extraemos de las paginas de VIVE TV un párrafo del extraordinario trabajo realizado sobre Gaitan y que hoy nos puede ilustrar en relación a las decisiones del gobierno colombiano.

"El país político, dice Jorge Eliécer Gaitán, nada tiene que ver con el país nacional. Gaitán es jefe del Partido Liberal, pero es también su oveja negra. Lo adoran los pobres de todas las banderas. ¿Qué diferencia hay entre el hambre liberal y el hambre conservadora? ¡El paludismo no es conservador ni liberal!

La voz de Gaitán desata al pueblo que por su boca grita. Este hombre pone al miedo de espaldas. De todas partes acuden a escucharlo, a escucharse, los andrajosos, echando remo a través de la selva y metiendo espuela a los caballos por los caminos. Dicen que cuando Gaitán habla se rompe la niebla en Bogotá; y que hasta el mismo san Pedro para la oreja y no permite que caiga la lluvia sobre las gigantescas concentraciones reunidas a la luz de las antorchas.

El altivo caudillo, enjuto rostro de estatua, denuncia sin pelos en la lengua a la oligarquía y al ventrílocuo imperialista que la tiene sentada en sus rodillas, oligarquía sin vida propia ni palabra propia, y anuncia la reforma agraria y otras verdades que pondrán fin a tan larga mentira.

Si no lo matan, Gaitán será presidente de Colombia. Comprarlo, no se puede. ¿A qué tentación podría sucumbir este hombre que desprecia el placer, que duerme solo, come poco y bebe nada y que no acepta la anestesia ni para sacarse una muela?".

Después de todo esto, presidente Uribe, ¿es poner el riesgo la "seguridad Democrática" una llamada de un jefe de estado, igual que usted, a uno de sus generales?, forma extraña de poner en riesgo la "seguridad democrática? ¿Cual Democracia presidente Uribe?.

El acuerdo humanitario generó una expectativa mundial, además de lo álgido del tema, también los facilitadores o intermediarios le daban al proceso para lograrlo un toque muy especial, nada más y nada menos que la presencia de Hugo Chávez garantizaba, incluso hasta para los Franceses y las propias familias de los norteamericanos secuestrados, un manejo audaz y transparente, sin medias tintas ni ambages en un tema tan sensible como este.

Llegamos en un momento a creer que de verdad Uribe había marcado distancia de las mafias violentas y se disponía a permitir una negociación que abría las compuertas para la paz en Colombia; debemos aclarar y esto no es "descubrir el agua tibia", detrás de una guerra se mueven muchos intereses oscuros. La política impulsada desde el pentágono con el "plan Colombia" primero y ahora "el Plan Patriota", desde todo punto de vista es guerrerista; el exterminio del adversario es su meta principal, por ninguna parte se planteo allí una salida negociada. La decisión política de la FARC en torno a la posibilidad del acuerdo humanitario permitía avizorar que el acuerdo humanitario no solo se quedaría allí, iría mucho mas lejos, incluso, hasta la consecución de la propia paz en Colombia; todo este escenario representa un duro golpe para la estrategia guerrerista, de allí que nos imaginamos las presiones que Uribe tiene tras de si.

¿Esta el Presidente Uribe entrampado?

Esta es una interrogante que muchos nos hacemos, las elucubraciones son variadas y de distinto calibre, pero pareciera ser que ante las primeras reacciones de la comunidad internacional, muy específicamente las de Francia, dan a entender que la decision de Uribe le traerá graves consecuencias en el plano internacional y por supuesto dentro de su país. Las FARC salen fortalecidas de esta primera etapa, colocan las cosas en su verdadero lugar, abren las compuertas para que los curiosos indaguemos y nos topemos con las verdaderas causas de la violencia en Colombia; aquel bogotazo aun mantiene abiertas las heridas y todo esto nos permite y les permite a los colombianos ubicar con mayor precisión las causas más allá de los efectos.

Queda ahora determinar las reacciones del ámbito internacional y de los propios colombianos; muchos de ellos cifraban esperanzas, además de Chávez, en una valiosa mujer de ese país, la senadora Piedad Córdoba; quienes pensaron que el "Acuerdo Humanitario" dormiría el "sueño de los justos" con estos dos personajes se equivocaron, por el contrario ambos, Chávez y Córdoba, en el peor de los casos les dejan a Uribe "el rancho ardiendo", o enfoca el tema de la Paz por el camino verdadero y sincero o corre el riesgo de derrumbarse; Uribe, un político que "no moja pero empapa", verá si le pone el mismo fin a su carrera política o trata de sobrevivir del maremagnum que se le viene encima.

latojeda@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2461 veces.



Luis Alberto Toro Ojeda

Publicista. Militante de izquierda. Integrante del Frente Bicentenario de Campesinos del estado Trujillo. Integrante del PSUV.

 latojeda@gmail.com      @latojeda

Visite el perfil de Luis Alberto Toro Ojeda para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Luis Alberto Toro Ojeda

Luis Alberto Toro Ojeda

Más artículos de este autor