Se volvió a caer la estatua de Colón Borbón

Aquí aun hay gente que se escandaliza ante algunas palabras fuertes.

Muchos “concienzudamente” desatinan en aconsejar prudencia en la palabra hablada al Presidente; aconsejan nunca llevarle la contraria a la contraparte para no herirlos, para no ofenderlos. Es decir, que la molestia propia no se valoraba. Recomendaban comerse la rabia para que el otro se fuera feliz. El éxito de la diplomacia venezolana consistía en evitar que terceros se molestaran. Era sumarse a los consensos sin discusión. Cientos de tratados se firmaron bajo la premisa de “no molestar a la contraparte”.

Esa escuela de la política exterior arrodillada y no deliberativa, que esquivaba polémicas influyó determinantemente en Venezuela, y penetró todas las esferas de toma de decisión de los gobiernos, opinión pública y academia.

Esas actitudes de subir las manos y apoyar las propuestas generalmente de Estados Unidos y Europa Occidental, fueron calificadas por las “vacas sagradas” de la academia como de una “política coherente”. Eso les alegraba mucho. Para los opinadores las conductas enseñadas y aprendidas era el capital profesional del servicio exterior venezolano. En suma, el principio que guiaba las negociaciones fue el escrito en las puertas de las habitaciones de “No molestar”

El gran quiebre de aquel pernicioso modo de ser fue la reserva de la Republica Bolivariana de Venezuela, por medio del Presidente Hugo Chávez a la cláusula Democrática que se introdujo en la III Cumbre de la Américas en Canadá. De inmediato la opinión pública derechista de Venezuela pregonó el aislamiento internacional de Venezuela por haber sido el único país de América que se oponía a la cláusula. Los viejos diplomáticos se horrorizaban ante “la poca diplomacia” de Chávez. Ya para entonces Chávez había posicionado una frase que marcaría la presencia activa de Venezuela en cumbres, asambleas multilaterales y cumbres: “Los presidentes van de cumbre en cumbre y los pueblos de abismo en abismo”. Porque en esas cumbres sólo se iba firmar papeles preparados en cenáculos y nada más revisados en estilo y ortografía por los altos funcionarios y cancilleres. La nueva diplomacia venezolana, la política exterior de la V Republica, tuvo que rescatar la legítima defensa de los intereses del país, de su autodeterminación.


ESPAÑA, YA APARTA DE MI ESE CALIZ

Los quince años de guerra revolucionaria bolivariana (1810 – 1825), lograron la independencia de España, pero lamentablemente no pudieron acabar con el yugo cultural que impuso la iglesia católica con su colosal aparato persuasivo, disuasivo, represivo y destructivo.

En el terremoto de 1812 si hubo quienes entraron en pánico ante la sentencia de “castigo de dios”, que emitieron los curas. “El Decreto de Guerra a Muerte” de Simón Bolívar Palacios, tenia como principal objetivo no la exterminación física de los europeos que se oponían a la justa causa de la libertad, sino sacudir las conciencias nacionales alienadas por la cultura europea, la cultura monárquica, la cultura racista. España impuso a los territorios invadidos su burocracia real, con virreyes, capitanías generales, encomiendas, palacios, catedrales, cortes y títulos nobiliarios.

Europa, después de la independencia, y tras la desaparición del más grande ideólogo y estadista que haya dado América y la Europa juntas, hábilmente emprendió la reconquista cultural de las nuevas republicas americanas. Literatura, artes, constituciones políticas, estudios e investigaciones y sobre todo el minimizar la propia identidad nacional. Los países de América, se hicieron independientes políticamente, pero el capitalismo los convenció de que debían mantener excelentes relaciones económicas con Europa y sus amigos. Hasta muy entrado el siglo XX, la hoy llamada irónicamente América Latina (nombres europeos como la mayoría de las personas bautizadas bajo la fe cristiana, una especie de marca indeleble para toda la vida, como la que ponen sobre la piel del ganado), tuvo como principales socios comerciales a las ex “metrópolis” de Europa, hasta que estas fueron desplazadas por EEUU, gracias al proceso de autodestrucción imperial que causaron la primera y segunda guerras europeas del siglo XX. EEUU aprovechó esa debilidad para imponerse política y económicamente a Europa Occidental, destruir materialmente a Japón y mantener en jaque a Rusia. EEUU es un país creado por Gran Bretaña, por tanto con una inmensa herencia imperial que no tardó en manifestar.

Las ex colonias extranjeras quedaron gobernadas por elites pro realistas, embelesadas por las costumbres y holganzas “metropolitanas”. Continuaron usando modales, textos y costumbres. La adoración por la realeza, expresada en nomenclatura, en concursos de belleza y selección de “reinas” y “reyes” de cualquier cosa, dando entender que ser rey o reina es lo máximo. Hasta las casas comerciales llevan su “rey de tal cosa”, el “emperador de”, “la princesa…”. Por otra parte, se dedicaban a un seguimiento casi enfermizo de los problemas menudos de la realeza europea, sus amoríos y desvaríos. Acción alimentada por las publicaciones de las dinastías europeas en su creencia de que son superiores y por tanto hay que estar pendiente de todo lo que sus monarcas hagan o dejen de hacer.

Penosamente de este lado del Atlántico no han faltado quienes se crean súbditos, personas que ven a Europa como el centro del mundo. Indudablemente los europeos han mercadeado bien su fama de gran civilización, haciendo borrar de muchas mentes el historial genocida. Europa turística y académica y artísticamente se vendió exitosamente como lo máximo para las ex colonias.
Hasta en las constituciones quedo expresada esa preferencia por los conquistadores. En la de 1999, esta el “se privilegiara las relaciones con Ibero América”, un eufemismo para no decir España y Portugal, pues en el mismo articulo ya hay una referencia a América Latina y el Caribe, por lo que es una redundancia lo de Ibero América. Esta última palabra fue acuñada por el gobierno español en 1991 con la primera Cumbre Iberoamericana, para nosotros una invención para mantener la dependencia lingüística - cultural. Vale notar que esas cumbres no acercaban a los pueblos del Sur. Salvo la Conferencia Tricontinental de los Pueblos de Asia, África y América en La Habana, fue apenas en 2005 y 2006 cuando se promueve encuentros entre América del Sur, Países Árabes y África. Esa cumbres norte - sur, han tenido siempre la intención de leerle la cartilla a nuestros pueblos, evaluarlos y supervisarlos, mientras la inversión transnacional sigue su marcha saqueadora.

Prepotencia de Borbón, Zapatero
Dignidad de Cuba, Bolivia, Nicaragua y Venezuela

A diferencia de Portugal, el otro país ibérico, que en 1910 decidió continuar por la vida republicana, España luego del cruel transito franquista, optó por el pasado monárquico e hizo una constitución para darle rango a esta situación. Es la denominada “Monarquía Constitucional”, rebuscada terminología para aceptar a los monarcas como jefes de estado. Fenómenos culturales compartidos o no pero aceptados en el pluralismo ideológico.

Como en los concursos y grandes eventos, las figuras reales cautivan políticamente a la dirigencia de los países americanos. Los reyes y príncipes son con frecuencia invitados a actos oficiales, a dirimir conflictos limítrofes a cualquier acto que quieren “elevar con la realeza”. ¿Contradicciones? No. Alienación cultural, neocolonización con la complicidad interna de nacidos en esta tierra que nunca se quitaron el yugo mental europeo. Que siempre estuvieron de rodillas ante los invasores. Por ello aquella diplomacia complaciente venezolana, incapaz de hacer una propuesta, de rebelarse.

¿Son inocentes de esos los actuales reyes y gobernantes europeos? No. Para ellos los habitantes de América y África son seres inferiores. Ya superaron el dogma religioso que condenó a la muerte a la gente de estos dos continentes “porque no tenían alma”. Lo sustituyeron con otro peor, cargado de reconcomio: “La inferioridad intelectual de los pueblos no europeos”.

Pocos han comentado la intervención de Rodríguez Zapatero en la ahora polémica cumbre. Nos hizo recordar al premio nóbel James Watson, el medico estadounidense que ha dicho recientemente que los africanos tienen una inteligencia inferior a las del hombre blanco, por tanto no superaran su pobreza. Al propio Papa Benedicto XVI que intentó minimizar las religiones y cultos de nuestra tierra.
Zapatero (como le gusta ser llamado), frente a los presidentes indígenas, afrodescendientes del Abya Yala recalcó que los aportes europeos al mundo son superiores, que en Europa nacieron las grandes ideas. Eso lo digo luego de referirse a los colores de piel iberoamericanos que nos hacen más “atractivos”. “Hasta Carlos Marx” –como diciendo hasta ese comunista que ustedes admiran”- nació en Europa.

Largo sería aclararle a Zapatero su “equivocación”. Todas las personas son iguales, no importa en que lugar del planeta hayan nacido. Sólo, unas cuantas líneas fácilmente comprobables.
Los conocimientos científicos, los grandes inventos, descubrimientos, se produjeron en China, Arabia, África, Líbano (Fenicia). Como los referidos a la imprenta, la navegación, la brújula, la pólvora, el alfabeto, arquitectura entre otros. Por las migraciones fueron transferidas a Europa y otra parte del mundo (no existía la OMC por tanto no había problemas con la transferencia de tecnología). En este continente se desarrollaban culturas como la maya, la azteca, la inca, la caribe, cuyos avances arquitectónicos, navieros, matemáticos y agrícolas, por ejemplo superaban a los de Europa.
En cuanto al pensamiento político y militar (a los europeos les encanta remembrar a sus héroes militares), como decimos en el llano, pelo a pelo no hay ningún pensador político o militar en el mundo comparable a Simón Bolívar Palacios, por solo citar al más universal de los venezolanos y americanos.
Aunque el Presidente Zapatero, no hizo más que adaptarse al pensamiento monárquico. Tenía al lado al Rey Juan Carlos. Un señor que no entendía como el indiecito Daniel Ortega se metía abiertamente con las empresas españolas. Que inmenso Daniel Ortega. Lo oímos en la Asamblea General de Naciones Unidas 2007, con el discurso más brillante y sentido de todos los que allí se pronunciaron. Allí dijo tajantemente, luego de citar la historia de nuestros pueblos “El imperialismo, sin importar el nombre del Presidente siempre será el imperialismo”. Y ahora viene a decirle cuatro verdades al señor Juan Carlos. Que bien por Evo Morales y su continua defensa del derecho de la gente a hacer uso racional de sus recursos naturales.

Que majestuosa rabia para el rey español. Por eso su explosión ante Hugo Chávez Frías. No pensaba el don español que aquí se esta haciendo praxis el discurso de Simón Bolívar Palacios en la Sociedad Patriótica “Trescientos años de calma no basta”. No creía el don que estas ex colonias pudieran “ofender” a la contraparte que vino a pro-imponer un consenso neoliberal.

El “por que no te callas”, es el resumen de todo eso que se creyeron frente a nosotros. El considerarnos por siempre súbditos. El vernos como seres inferiores. El creerse dueños de nuestras riquezas naturales. El estar seguros que sin ellos no podemos avanzar. Ese “por que no te callas”, es expresión de los latigazos que daban sobre los esclavizados que se alzaban por la libertad; los disparos contra los patriotas que guerrearon por la independencia. Pero aquí “el por qué no te callas” ya no vale.

Son las oligarquías que piensan como Cristóbal Colon hace 515 años que somos seres sin alma. A la estatua de Colón en golfo triste la derribaron. Esta vez Colón se fue al piso solito. Los herederos de la dignidad indígena, de los cimarrones africanos, de los próceres, de la libertad ya no se callan. Somos iguales a la contraparte. Tenemos nuestro propio modelo de desarrollo y mucho que decirle al mundo.

reinaldobolivar@yahoo.com




Esta nota ha sido leída aproximadamente 3590 veces.



Reinaldo Bolívar

Investigador, fundador del Centro de Saberes Africanos, vicecanciller para África

 reibol@gmail.com      @BolivarReinaldo

Visite el perfil de Reinaldo Bolívar para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: