Del la nariz de Cleopatra a la nariz de Goicoechea

Decía Pascal que si la nariz de Cleopatra hubiera sido más corta, la faz del mundo habría cambiado, porque ni César ni Marco Antonio hubieran perdido la cabeza por ella. ¿Pasará igual con la naricita de Yon Goicoechea?

En los desórdenes que Yon estimuló con su franelita, dijo que le partieron el tabique nasal y salió con una curita no menos nasal y tan cuchi y farisaica como él. Acuciosos analistas sostienen que es la misma que portó Enrique Mendoza el 11 de abril de 2002. No creo, porque la de Goicoechea era más coquetona y la de Mendoza era tan torcida y desaliñada como él. Los médicos extrañaron los hematomas y las dificultades respiratorias típicos de una fractura ahí. Y diítas después, en su heroico y épico asalto con los patoteros al Consejo Nacional Electoral, ya no estaban ni la dulce curita ni ningún rastro de herida ni contusión ni lesión ni magulladura ni moretón ni hematoma ni raspón ni cardenal ni roncha ni señal ni poporo ni tuturo ni tuyuyo ni chichón ni bulto ni tumefacción ni hinchazón ni bollo ni inflamación ni turgencia propia de Pinocho, a quien creció la nariz por embaucador.

Ese día se puso la vistosa curita y se le cayó la careta de doncel modoso y delicado que había venido cultivando. La Embajada aquella le ordenó mostrarse vociferante, todo sazonado para la pantalla con la graciosa curita. La oposición pantallera lo eligió como estandarte de este nuevo asalto a la patria. Desecharon a Nixon Moreno como se desecha una servilleta. Es demasiado mayor y sombrío y en Mérida lo conocen demasiado. La Embajada también desechó al gafito del guion de ARS en la Asamblea Nacional porque se le cayó la última hoja. Está bien que sea gafo, como lo exige la Iglesia con sus colegios para bobos de la yuca, pero no tan gallo como para que se le caiga el cuerpo del delito.

Pero, amigos de la Embajada: Yon no se le queda atrás al gafito del libreto. O los gafitos son ustedes. Cuídense de que los dirigentes que inventan no sean más gafos que Bush, ya exorbitante, ¿leyeron, intelectuales de derecha? No sean imprudentes, no sean más inteligentes que Bush. La gente no se la está calando y por eso los latinos en los Estados Unidos escogen a Chávez como el dirigente más influyente.

analitica.com/bitblioteca/roberto/articulos.asp


Esta nota ha sido leída aproximadamente 5421 veces.



Roberto Hernández Montoya

Licenciado en Letras y presunto humorista. Actual presidente del CELARG y moderador del programa "Los Robertos" denominado "Comos Ustedes Pueden Ver" por sus moderadores, el cual se transmite por RNV y VTV.

 roberto.hernandez.montoya@gmail.com      @rhm1947

Visite el perfil de Roberto Hernández Montoya para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Roberto Hernández Montoya

Roberto Hernández Montoya

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a43935.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO