¿Qué sentido tiene?

Frente al viaje de nuestro presidente a Rusia, Irán y otros países, Teodoro Petkoff editorializaba ayer (27 de Junio de 2007) en su periódico con una serie de preguntas bien importantes. Cito:

“Para todas las fuerzas políticas europeas de todas las pintas, el gobierno de Lukasenko, en Bielorrusia, es totalmente impresentable [¿ante quién?... pregunto yo] ¿Qué sentido puede tener, ante los ojos de la Unión Europea el estrechamiento de relaciones con este residuo dictatorial de la era soviética? ¿Qué sentido puede tener, ante los ojos de la Unión Europea un gobierno que se está metiendo imprudentemente en el juego de esta guerra fría light entre Estados Unidos y Rusia y se embarca en un afán armamentista de muy dudosa pertinencia? ¿Qué sentido puede tener para una Europa aprensiva ante la teocracia reaccionaria de Irán esta alianza con Ajmadineyad? ¿Qué sentido puede tener alienarse a las fuerzas democráticas del mundo?...

La verdad es que preguntarse por el sentido de tantas cosas es algo bastante grave, sobre todo si uno se asume ciudadano de la Unión Europea y factor de las “fuerzas democráticas del mundo”… esas mismas “fuerzas democráticas” que practican la democracia diariamente en Abu Garib y en Guantánamo.
De verdad Teodoro que yo no pongo en tela de juicio tu indagación cuasifilosófica por el sentido de tantos temas, Solo le agregaría a tus reflexiones una pregunta mas: ¿Qué sentido tiene que sigas cargando en la cartera una cedulita que te acredita como venezolano?... porque todas tus angustias se remiten a la percepción que de nosotros pueden tener en el llamado “primer mundo”, para cuyos gobiernos obviamente, no puede ser muy agradable nuestra política exterior desde que hemos decidido levantar del suelo una dignidad nacional, que canallas como tu ya se habían acostumbrado a pisotear impunemente para ganarse el mendrugo que les tiran desde el Imperio.
Pero ¿que sentido tiene increpar a de una piltrafa como tu?, que brincó de la lucha armada de los ’60 a un despacho de ministro en el último gobierno de los mismos que masacraron a quienes murieron creyendo ser tus compañeros de armas. Y no cualquier despacho!... Fuiste justamente el ministro encargado de aplicar obedientemente todo lo que te ordenaran desde el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional, mientras nos bañabas de cinismo a los venezolanos con frasecitas como aquella de “estamos mal, pero vamos bien” ¿Lo recuerdas?...

Decías vamos bien con el barril de petróleo a 6,80 Dls., vamos bien con las reservas internacionales por el suelo, vamos bien con la privatización de la salud y la educación.

Por eso no dudo de tu sinceridad cuando te preguntas por el sentido de tantas cosas, pero te faltó poner por escrito una última duda filosófica que estoy seguro te atormenta, porque –reconozcámoslo- el neocortex te funciona muy bien: ¿Qué sentido tiene haber nacido?... y yo te digo que ninguno, porque la vida es un fenómeno autorreferente cuyo sentido lo tiene que construir cada quien. Pero tu ya estás muy viejo para empezar… me parece que tu vida fue un desastre sin sentido, siempre brincando talanqueras en pos del único sentido que tiene la vida de las amebas y otros organismos inferiores… simplemente sobrevivir… ¿Qué sentido tiene?.


cajp391130@yahoo es


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1249 veces.



Pedro Calzada


Visite el perfil de Pedro Calzada para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Pedro Calzada

Pedro Calzada

Más artículos de este autor